Publicidad

sunflower bean: los nuevos poster kids del rock 'n' roll

Nos encontramos con la banda que está dominando el mundo.

por Francesca Dunn
|
18 Febrero 2016, 7:00pm

Conforme hacen pruebas de sonido entre el encanto old-school de oro de oropel y las cabinas de terciopelo en el Moth Club del este de Londres, Julia Cumming, Nick Kilven y Jacob Faber ya tienen el amor eterno de i-D. La banda de Brooklyn funciona con una especie de fórmula mágica, con las voces de Nick y Julia, a veces armonías, a veces de llamada y respuesta, entrelazadas en una relación de fuego mientras ella toca el bajo y él la guitarra mejor que cualquier persona que conozcamos. Mientras Jacob y su batería mantienen su atractivo sonido psicodélico bajo control, es cada vez más difícil creer/recordar/aceptar que los tres apenas tienen 20 años. Después de pasar gran parte del año pasado de gira con DIIV, The Vaccines y sus amigos de disquera Fat White Family, es un milagro que encontraran tiempo para grabar y lanzar su brillante álbum debut, Human Ceremony. Ya disponible en Fat Possum, el LP marca su primera vez trabajando con un productor (lo grabaron en solo 11 días con Matt Molnar) y aunque el resultado es tan impresionante como su EP Show Me Your Seven Secrets, se puede escuchar su crecimiento en el sonido pulido del álbum. Lo escribieron, como siempre lo han hecho, en el sótano de la casa de los padres de Jacob. El sonido allá abajo es realmente bueno... además, bueno, es su lugar especial. Lou Reed dijo una vez que haces un álbum y luego tienes el resto de tu vida, y la banda usa regularmente esta cita en búsqueda de motivación "Creo que en términos de su desarrollo, es bueno marcar un límite, defenderlo y decir: éste es nuestro primer álbum… y no es el único álbum que vamos a hacer", afirma Julia. "Creo que es diferente ahora que antes. En la era digital todo lo que sacas vive para siempre. Todo es accesible. No es como cuando David Bowie podía pasar por fases y luego enterrarlas".

Más de i-D: En exclusiva las sesiones parisinas de Saint Laurent con Julia Cumming

"Estaba pensando en el momento cuando ves la sección de un dollar en una tienda de discos", continúa Nick, "y ves cosas de artistas que eran lo suficientemente buenos para hacer un álbum y estar en una disquera, pero han sido olvidados por alguna razón. Apuesto a que en realidad eran muy cool y populares y, probablemente, amigos de todas nuestras bandas favoritas". Tiene un punto. Debemos empezar a rescatar a los artistas olvidados. Dicho esto, parece poco probable que Sunflower Bean sufra el mismo destino. Al volverse musa de Hedi Slimane, Julia tiene una serie de campañas de Saint Laurent en su haber y aparece en los billboards para la casa en todo el mundo. "Empecé a escribir un diario para poder recordar todas las cosas increíbles que están sucediendo. No es que todo sea alegría, pero... ya sabes. Estamos viviendo una especie de sueño". Así que, ahora que su álbum está disponible, ¿qué van hacer con el resto de sus vidas? "¿Quieres decir cuando seamos viejos y estemos desgastados?" No exactamente, Nick, pero dinos de todos modos. "Bueno, me encanta coleccionar cosas, así que solo quiero tener una casa en la que todos podamos vivir juntos. Quiero diez pianos que voy a encontrar en Craigslist y voy a ponerlos todos en la misma habitación. También tendré un cuarto de relojes, una sala de espejos, una habitación de flores…" ¿Y mientras Sunflower Bean cura esta casa de locos? "Vamos a estar haciendo álbumes…", dice Julia, "¡y esperemos no terminar en la sección del dollar!"

Credits


Texto Francesca Dunn
Fotografía Eleanor Hardwick
Julia lleva saco Saint Laurent by Hedi Slimane. Todos los demás llevan su propia ropa.