el show de moda en el metro: vaquera

La marca emergente trajo consigo a los it kids de downtown y los pasajeros que conmutan en el metro para su tercera presentación en la estación F de Delancey Street.

|
03 abril 2015, 1:55pm

Los pasajeros del metro de Nueva York están acostumbrados a que su vida sea animada cada que cambian de estación. Bailarines como el crew de W.A.F.F.L.E, perfeccionan sus rutinas que desafían la gravedad en la parada Q, bandas de mariachi te saludan en la L, y luego está ese tipo que toca Sound of Silence todas las mañanas en la estación G de Metropolitan. Pero la noche del viernes, los que abordaban la F fueron deleitados con un show distinto, con un show de moda.

La marca Vaquera presentó su tercera colección en la plataforma de Delancey Street con una ecléctica mezcla de it-kids como Michael Bailey GatesHari Nef, así como los regulares que usan en el metro. Podías ver una gran cantidad de caras en incógnita mientras los modelos estaban montados entre abundantes cosechas de zanahorias, pero la mayoría de los no interesados en la moda, parecían realmente estarlo, tomándose selfies y Snapchats sin control. Hablamos con el diseñador de Vaquera, Patric DiCaprio, sobre las vaqueras y como sacar lo mejor del metro.

Háblanos de los orígenes de Vaquera.
Era estilista antes de comenzar a hacer ropa. Sentí la necesidad de comenzar una marca de ropa porque estaba extremadamente aburrido con la escena de la moda, especialmente en Nueva York. Nadie estaba haciendo ropa que me gustara usar en shoots, así que me compré una máquina de coser me enseñé a mí mismo a usarla gracias a tutoriales de cosplay. La línea poco tiene que ver con la imagen de siempre de los vaqueros. "La Vaquera" es como mis colaboradores mexicanos me llamaban cuando estaba trabajando en una cocina en East Village, porque soy mandón y de Alabama.

¿Cuál fue el punto de partida para esta colección?
Cuando comienzo una colección trato de no estar atado a un tema muy específico, solo comienzo con la ropa pieza por pieza y la colección empieza a materializarse. El tema de la América Colonial de esta temporada fue inspirado por una entrevista con Andre Walker de House of Style. Cuando estaba describiendo su colección de otoño/invierno de 1993, dijo: "Esta ropa es para mi chica cursi, la chica parda que quiere ser más asquerosa… sabía que iba a ser asquerosa pero tenían que tomar el riesgo, porque básicamente mañana, mañana va a ser más asqueroso que hoy." Después de escuchar eso, pensé 'que podría ser más cursi y repulsivo que los looks de los peregrinos americanos?'

Háblanos de la presentación. ¿Por qué mostrarla en una estación del metro? ¿Por qué escogiste esta?
Me inspiré para hacerla en la estación del metro por el reciente anuncio de la MTA [Autoridad Metropolitana del Transporte de Nueva York] de que iba a incrementar los precios del pasaje de nuevo. Quise explorar nuevas formas de hacer que mi dinero valiera más. También va de la mano el concepto de 'transportación' con el de 'peregrinaje', ambos importantes para esta colección y mi trabajo en general. Escogí la plataforma F en Delancey y Essex por sus mosaicos de huertos.

¿Tuviste contratiempos al presentarla en esta plataforma? ¿Cómo fue la reacción del público?
La mayoría de las cosas se dieron fácilmente. El público en general estaba muy interesado. Veía los comentarios en Instagram en las fotos de la presentación con gente diciendo, "OMG vi esto en el camino a casa, estaba increíble." También tuvimos un trío de chicos de Showtime que regresó tres veces para tomarse fotos sin camisa con l@s model@s.

¿Crees que los fashion shows deberían ser abiertos al público?
Creo que depende de la marca. Si eres una marca de lujo que solo le vende a gente rica blanca y a celebridades, entonces tiene sentido que solo invites a gente blanca y celebridades a tus shows en lugares exclusivos. Pero a mí me interesa que todo tipo de gente use mi ropa, así que fue muy divertido hacerla pública. ¡Las opciones son infinitas! Mis amigos Moses Gauntlett Cheng tuvieron su show en una casa rodante dentro de un estacionamiento en uso.

@vaquera.nyc

Credits


Texto Emily Manning
Fotografía Franey Miller