Publicidad

masha svyatogor cubre los rostros de sus sujetos desnudos con clásicos del arte

A través de sus inquietantes collages digitales, la joven fotógrafa bielorrusa explora los límites entre la exposición y la censura, y la frágil relación entre artista y modelo.

por Alice Newell-Hanson
|
03 Enero 2017, 10:44pm

Poco después de que Masha Svyatogor fotografiara a una conocida en su casa en Minsk, la mujer le exigió que le diera los negativos y destruyera todas las impresiones. "Se había vuelto profundamente religiosa", explica Masha, "Dijo que la existencia de esas imágenes de ella desnuda era un crimen contra Dios y el hombre". La modelo creía tener todos los derechos sobre las imágenes, a pesar de haber firmado un contrato dando su aprobación. Viéndose en un aprieto, Masha decidió encontrar una solución con la que ella y su modelo pudieran vivir. En lugar de mostrar su íntima serie de retratos (de amigas y conocidas), la fotógrafa los "despersonalizó". Escogió a heroínas y santos clásicos de pinturas de maestros como Sandro Botticelli, Rogier van der Weyden y Lucas Cranach the Elder y usó sus rostros para proteger las identidades de las mujeres modernas.

Los collages digitales resultantes combinan representaciones modernas de las mujeres -crudas y sin idealizar, captadas con luz clara y natural en habitaciones contemporáneas con ropa regada alrededor- con antiguos iconos de la "virtud femenina" y la "pureza moral". "La serie Masks-show explora el tema de la continuidad en la historia del arte, el tema de las formas de representación de las imágenes femeninas", explica Masha. "Una vez que esos personajes femeninos famosos son colocados en el contexto presente, tenemos la oportunidad de hacer una lectura alternativa de ellos, la oportunidad de reinventarlos y reinterpretarlos".

¿Cuándo y por qué empezaste a tomar fotografías? Y, ¿estudiaste fotografía en la universidad?
Cuando era una niña, soñaba con hacer películas. Después de ver las películas de Ingmar Bergman algo me pasó. Sus películas me brindaron una sensación de misterio, algo más íntimo e inconcebible. Me interesé por la naturaleza humana. Así que tomé mi cámara. Empecé a tomar fotos en la universidad, mientras estudiaba literatura. Para mí era importante superar la apatía y la indiferencia hacia el mundo exterior. La fotografía, desde mi punto de vista, te hace involucrarte en la vida y desarrolla tu visión, tanto externa como interna. Nunca recibí ninguna tipo de educación fotográfica formal.

¿Cuál fue el contexto original en el que fotografiaste a las modelos incluidas en esta serie?
Estos son simplemente retratos de mis amigas y conocidas tomados en sus casas. Siempre he disfrutado interactuar con la gente a través de la fotografía. A veces les sugería que aparecieran desnudas frente a la cámara, debido a mi interés en la vulnerabilidad y la indefensión. No tenía planes acerca de cómo usaría las imágenes. Muchos de los retratos evocaban un estado de extenuación mental, física y espiritual. Más de una de las chicas en estas fotografías ha fallecido desde que se tomaron las imágenes. No creo que haya sido una coincidencia que entre la variedad de personajes femeninos que elegí para Masks-Show esté incluida Lucretia, una mujer romana de la cual se sabe que cometió suicidio.

¿Cuál crees que es el acuerdo ético entre el fotógrafo y su modelo?
Este es un tema muy delicado y complejo. Creo que algún acuerdo ético es efectivo, pero una persona es capaz de romper tal acuerdo -nadie puede asegurarse contra eso. Ambos corren un riesgo. Pero en cualquier situación crítica se puede elegir actuar de manera ética con el debido respeto a los derechos del otro.

¿Crees que es ético, o incluso posible, que los modelos retiren su aprobación?
Esa es una cuestión aún más complicada. Definitivamente, tener un consentimiento firmado por escrito es imprescindible. No puedes depender sólo de la confianza. Especialmente cuando se trata de relaciones personales.

¿Qué piensan tus modelos de las versiones enmascaradas de sus retratos?
Le asigné un personajes femenino eminente y honorable a todas las modelos -los rostros de la Virgen María, María Magdalena, Santa Godeberta, Judith, Lucrecia y otros. Así, las chicas de hoy se unieron a las musas y las inspiraciones del pasado, lo que me hizo sentirme realmente encantada. Las modelos que se preocupan por la respuesta hacia sus imágenes pueden relajarse porque sus rostros no son reconocibles.

¿Cómo hiciste para combinar pinturas específicas con modelos específicas?
Me tomó mucho tiempo encontrar a los personajes femeninos correctos. Por una parte, busqué personajes que se parecieran a las modelos contemporáneas, independientemente de todas sus diferencias ideológicas y estilísticas. Por otra parte, me gustó especialmente la sensación de disonancia e inconsistencia que la manipulación de las imágenes dio como resultado.

Nos dices que escogiste pinturas que expresaban "feminidad universal y pureza espiritual". ¿Qué ideas esperas que tus collages expresen?
Utilicé deliberadamente las imágenes femeninas que se encuentran fuertemente asociadas con ciertas funciones y formas de representación en la tradición artística. Me gusta la manera en que los rostros de las Madonnas, con su inocencia y castidad, se combinan con las chicas de hoy, posando desnudas y representando la corporeidad de una manera natural. Para mí, son un nuevo tipo de imágenes femeninas autónomas, inspiradas en la tradición y la modernidad. Me interesa la manera en que las nuevas imágenes de la feminidad se interrelacionan con las preexistentes.

¿Cómo ha recibido la gente tus imágenes? ¿Cuál es la actitud general hacia las representaciones de la desnudez femenina en Bielorrusia en 2016?
Mis obras no son escandalosas ni provocativas. Pero sí recibí algunos comentarios de los usuarios de Internet de habla rusa, los cuales hicieron muchos comentarios ofensivos y obscenos. Llamaron a mis modelos prostitutas, dijeron que sus cuerpos eran feos, flácidos y sosos, y dijeron que yo soy una idiota despreciable con muy mal gusto. Curiosamente, los comentarios negativos provienen de hombres.

¿Cómo es la escena creativa en Minsk? ¿Hay buenas escuelas, fondos y oportunidades para los artistas jóvenes?
Podría estar siendo parcial, pero creo que Bielorrusia ofrece muy pocas oportunidades para los artistas jóvenes. Debes buscar oportunidades en otro lugar si quiere mantenerte al día con el mundo. Pero me da gusto que el festival Month of Photography se esté celebrando en Minsk por tercer año consecutivo. Es quizás el evento cultural más destacado de nuestro país y le da a la gente la oportunidad de conocer los proyectos actuales, familiarizarse con nuevos artistas, compartir experiencias y mucho más.

@svyatogormasha

Credits


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Masha Svyatogor