Sasha wears all clothing model's own.

sasha lane, en la cúspide de la madurez y la fama

Conoce a la novel estrella de ‘American Honey’ mientras nos habla de asuntos como las rastas, la raza y encontrar el amor en un lugar sin esperanza.

por Colin Crummy
|
14 Octubre 2016, 5:50pm

Sasha wears all clothing model's own.

Es Spring Break en 2015 y Sasha Lane la está pasando bastante mal. "Estaba durmiendo en un auto porque me echaron del hotel", dice la entonces estudiante de la Universidad Estatal de Texas. "No estaba durmiendo, estaba congelándome en el auto y viendo si me podía hospedar en algún otro hotel y fui directamente a la playa y ahí conocí a Andrea y así comenzó todo".

Con todo se refiere a ser la protagonista de la nueva película ganadora del Oscar de la directora Andrea Arnold, American Honey, que debutó en Cannes y se llevó el premio Prix du Jury y convirtió a Sasha Lane, de ahora veintiún años de edad, en la estrella revelación de este año.

La directora británica se había embarcado en la misión de encontrar una protagonista durante las vacaciones de primavera en Florida, cuando vio a la chica de las rastas y los tatuajes en la playa. Cuando Andrea se acercó, Sasha pensó que podría ser una estafa porno. En cambio, era la oportunidad de interpretar a Star, la protagonista de la primera película que ocurre en los Estados Unidos de la directora, un viaje salvaje y sinuoso por carretera con una millenial de clase bajada.

En American Honey, Star, una adolescente de Oklahoma que escapa de su sombría y empobrecida vida en el hogar, huye con un salvaje grupo de vendedores de puerta en puerta, amantes de la fiesta. La pandilla se abre paso a través de los estados del sur, entregando de puerta en puerta sus fraudulentas suscripciones a revistas en el día, y divirtiéndose desenfrenadamente en cualquier motel que encuentran a su paso por la noche. Sasha se enamora del líder del equipo (Shia LaBeouf), una manager brutal la mantiene en ascuas (la brillante Riley Keough), y logra alcanzar una cierta comprensión de sí misma y de este caótico mundo loco.

Es un mundo que Sasha entiende. Ella no soñaba con ser actriz; esas oportunidades simplemente no están disponibles para chicas como ella. Su madre es kiwi, su padre afroamericano; ser de raza mixta ha hecho que desde pequeña surgieran en ella preguntas acerca de su identidad. Debido a la manera en la que elige representarse o ser ella misma -las rastas, los tatuajes, los porros en su cuenta de Instagram-, la gente se forma ideas preconcebidas con respecto a ella, antes y después de American Honey. i-D fue a platicar con Sasha justo después de cumplir sus veintiún años, para hablar sobre su vida antes y después de ser famosa.

¿Qué hiciste para tu cumpleaños?
Hice todo. Ay, Dios, los veintiuno son agotadores. Fue un pequeño grupo de personas, con los cuales soy buena. Sólo estuvimos deambulando [en Los Ángeles - donde Sasha vive ahora], tomando bebidas alcohólicas CBD [un cóctel de marihuana], que es muy bueno. Te hace lo que te haría la marihuana, pero sin ponerte paranoico. Es realmente relajante.

¿Cómo eres en una fiesta?
No soy mucho de fiestas o grupos grandes. Soy más de vamos a relajarnos, ponernos en contacto con nuestra mente. Me gusta relajarme y conectarme.

¿Estabas bastante animada para las escenas de fiesta en la película?
Sí, sí. Siento que una vez que me involucro en algo, lo hago en serio. Todos me agradaron mucho, así que luego todavía salimos todos juntos. Siento que cuando estoy con el elenco de American Honey, soy más como de 'SÍ, HAGÁMOSLO'. Fue diferente a quien soy normalmente pero me gustó; fue genial.

¿Cuál ha sido el mayor desafío que has tenido desde que estás bajo la luz de los reflectores
Soy una persona naturalmente huraña y ansiosa, por lo que prefiero situaciones más íntimas. La alfombra roja y las grandes fiestas me ponen un poco nerviosa.

Tu cabello se ha convertido en un tema de conversación. ¿Por qué?
Porque son rastas, están asociadas con ser alguien sucio. Todo eso no significa nada. Me siento muy fuerte y muy bella con ellas. Son parte de una cultura. Es mucho más que sólo pelo. Representan muchas cosas.

¿Qué representa tu pelo para ti?
Para mí, es mucha libertad. Nunca me sentí tan bella como cuando me hice las rastas. La gente decía: "No puedes estar en una habitación llena de gente profesional debido a esas rastas". No me pongan en ese grupo sólo porque piensan que son sucias. Me siento increíble.

¿Cómo te sentiste cuando te acusaron de haber incurrido en una apropiación cultural por tener rastas?
La gente ve que tengo la piel más clara y por eso dicen: "No eres negra, eres la chica blanca con rastas". ¿No soy negra? ¿Qué quieren decir con eso? Mi papá es negro. Soy una mezcla y eso no me avergüenza. He lidiado con mucha gente que dice, "no eres suficientemente negra para esto, no eres suficientemente blanca para esto otro". Es esta rara situación de ser algo en el medio; yo me siento muy bien con ambas cosas. Es sólo ignorancia estúpida y otra manera en que la gente te ataca. ¿Una chica blanca con rastas? Como si en realidad vieras un tono de piel y asumieras que eso eres. Es ridículo.

Te identificas bastante con los chicos en la película. ¿Se debe a la forma en que los perciben o el lugar del que provienen?
Es por la falta de oportunidades. Realmente no puedes soñar con algo tan grande. No te ha sido concedido ese tipo de libertad. Star es ingenua en la forma en que yo soy ingenua. No se trata de la tierra de la fantasía, ni todo es hermoso. Es más una cuestión de que a pesar de toda la mierda que he recibido, mi entorno, la gente diciéndome que no voy a lograrlo, todavía hago mi más grande esfuerzo por encontrar la belleza en todas partes y en todas las personas.

Credits


Texto Colin Crummy 
Fotografía Matt Jones