el culto al mundo de los tatuajes

Llenarse el cuerpo de tinta ha dejado de ser una práctica reservada a unos pocos para acabar convirtiéndose hoy en día en algo a la orden del día. Hablamos con la pareja de artistas Loney Abrams y Johnny Stanish sobre su protesta ante la banalización y...

por Cheryl Santos
|
08 Abril 2015, 8:05am

Fotografía PJ Rountree para Regina Rex Gallery

Los tatuajes están cada vez más visibles en cualquier lugar y en un espectro de personas cada vez más amplio. Ya no se reservan para aquellos con un estilo de vida alternativo, son tan asequibles y aceptados que su culto se ha puesto de moda a un paso acelerado. ¿Ha diluido el mainstream su significado? Loney Abrams y Johnny Stanish presentan esta cuestión con su proyecto multidisciplinar There There. La pareja se conoció mientras ambos estudiaban la maestría en 2013 en el Pratt Institute. Desde entonces, el dúo de artistas ha trabajado en diversos medios -desde ropa a porcelana-. Hablamos con ellos sobre los tatuajes, las piezas que expusieron en México, su próxima exhibición en Brooklyn y sobre cómo en una era en la que todo es tan efímero, el tatuaje se ha convertido en una pieza de nostalgia.


Loney Abrams y Johnny Stanish, retrato por Ana Hop.

Sé que tenéis una línea de ropa, pero ¿desde cuándo tatuáis objetos y plantas?
Johnny: Todo sucedió al mismo tiempo.
Loney: Sí, comenzamos principalmente en el mundo de la moda. Al diseñar ropa descubrimos que era tan interesante como fotografiar o escribir. Cuando comenzamos a tatuar cuero y prendas, hicimos la transición a las plantas. Aún nos gusta hacer exposiciones en galerías, que no tiene mucho que ver con la moda, pero en algún momento regresaremos a ello.

¿Ahora estáis enfocados en la cultura del tatuaje?
J: Tenemos un espectáculo dentro de poco y no tiene que ver con el mundo del tatuaje. Pero hemos estado tatuando cuero porque es piel y es una indumentaria que te puedes quitar y poner. Puedes convertirte en rockero por un día y llevar un pequeño tatuaje en tu chaleco de cuero sin tener que llevarlo grabado para toda la vida.
L: En realidad estamos interesados en cómo las subculturas se vuelven mainstream y cómo los tatuajes solían representar a pandilleros o convictos y tenían ese significado que tan sólo unos pocos podían entender. En la actualidad se han vuelto totalmente comerciales, gracias a enormes compañías que obtienen ganancias haciendo tatuajes temporales de celebridades o marcas que usan modelos tatuados para vender sus productos. Se ha convertido en algo tan comercial y popular que resulta un buen material para expresar nuestro punto de vista sobre la moda en general, sobre como las subculturas son apropiadas y reproducidas en masa. 

¿Cuándo creéis que ha empezado esto?
L: Creo que fue en los noventa cuando los tatuajes se volvieron verdaderamente populares.
J: En la cultura americana.
L: Sí, bueno, estamos interesados en la cultura americana en particular, por eso no podemos decir con exactitud cómo ha surgido en otros países.

Creo que cuando te apropias de una subcultura de esta manera es porque la admiras y quieres formar parte de ella. Y un tatuaje puede ser lo más cercano a ella.
L: Opino lo mismo, pero eso solo hace que los significados se diluyan. Cualquiera puede tener un tatuaje propio de una chola, y eso provoca precisamente que pierda su significado. Algunas de las imágenes que nosotros usamos tocan ese tema, porque estamos usando tatuajes de criminales rusos -increíblemente cargados de emociones-. Si estabas encarcelado tenáis que conocer que significaba cada símbolo: si tu compañero de celda tenía el símbolo de ladrón deberías guardar tus pertenencias a buen recaudo. Eran prácticos y significativos a un nivel logístico. Este estilo fue el precursor de muchos de sus contemporáneos, a pesar de que mucha gente que los lleva no tienen idea de cuál es su significado original.

Tienes los tatuajes de exconvictos -tan poderosos y cargados de significado- y los comparas con los tatuajes de cualquier celebrity y te das cuenta de la banalidad de los últimos. Sin embargo, puedes buscar en Google los de Angelina Jolie y obtendrás un sinfín de artículos completos dedicados a cada uno de ellos. 

Hablando de figuras de la cultura pop, ¿cuál resumen este discurso a la perfección?
L: Creo que One Direction es un ejemplo perfecto. Aunque no son americanos, son muy jóvenes y tienen esa imagen de pureza que les convierte en ejemplos a seguir para adolescentes de todo el mundo. Cada uno de los integrantes vende su propio set de tatuajes temporales igual que los suyos propios. En la actualidad se ha convertido en un producto por sí solo: lo compras y tú mismo te vuelves el producto al llenar tu cuerpo de ellos, te comercializas a ti mismo.

¿Traduciríais vuelstro trabajo a tatuajes temporales?
J: Sí, lo hemos hecho. En nuestro primer proyecto compramos tatuajes temporales de WalMart. Eso fue antes de que comenzáramos a tatuar, por lo tanto esas ideas ya las hemos expresado antes.
L: También hemos usado tatuajes temporales como una manera de transferir imágenes a objetos.
J: Pero creo que hacerlo sobre las plantas con una máquina de verdad comunica algo muy distinto.

Habladme de la exposición de México, ¿por qué las suculentas?
J: Tratamos de usar otras plantas, pero las suculentas cicatrizan mejor que ninguna otra. Y por supuesto porque son de México.
L: No sabíamos que los cactus eran algo tan común aquí. Lo decidimos cuando llegamos allí y los vimos en todos los parques, la gente grababa su nombre en ellos.
J: Aquí [en Estados Unidos] lo hacemos en árboles.
L: Y creo que las plantas en general son seres vivos, y en cierto sentido tienen su propia piel y reaccionan de manera similar a como lo hacen los cuerpos, tienen el mismo proceso de sanado. Grabamos un poema en el cactus más largo sobre nuestra reflexión del viaje a México para producir arte, y añadimos algún que otro chiste local.

Y luego están las tres piezas que expusieron dentro de Beverly's.
L: Sí, representan los tatuajes de Miley Cyrus, Hilary Duff y Lindsey Lohan. Hablando del estereotipo de celebridad con tatuajes, ellas son buenos ejemplos, porque comenzaron como estrellas de Disney con mucho potencial y ahora son enormes celebridades que tienen estos tatuajes tan… banales. No son badass de ninguna manera; tienen estrellas, frases en cursiva, tatuajes iguales con su BFF y son públicamente conocidos. Entonces compramos esas tres plantas y nos preguntamos, 'Si estas plantas fueran personas, ¿quiénes serían? 

Entonces, fuera de criminales convictos, ¿cuál sería un tatuaje significativo y relevante para vosotros?
J: Es difícil contestar a eso, tú puedes hacer lo que quieras, se trata de tu cuerpo. Nuestro discurso se basa más en: ¿por qué hacerte un tatuaje cuando puedes obtener una chaqueta de cuero tatuada y ponértela cuándo quieras? No tienes que reforzar tus creencias grabando para siempre tinta sobre tu piel.
L: De hecho, ninguno de nosotros estamos particularmente emocionados con el hecho de hacerse un tatuaje. Yo no tengo ninguno y tampoco lo tengo en mente.
J: La gente nos pide que les tatuemos y siempre respondemos lo mismo: 'No tatuamos personas, solo objetos'. Muchos no entienden por qué tatuamos plantas y no queremos tatuarles a ellos, y es que en realidad usamos esto para hablar de ciertos temas sin tener la necesidad de tatuar a personas.
L: Sí, la gente cree que somos tatuadores y que en realidad nos gustan mucho los tatuajes, pero en realidad es todo lo contrario. Solo lo usamos como una herramienta de dibujo que habla de la cultura del tatuaje como una declaración de moda.

¿Cómo de lejos pensáis que llegará la moda del tatuaje?
J: Permanecerá mientras la gente obtenga algo de ello. Pero creo que es importante que existan personas que critiquen el arte del tatuaje. Hay una fanpage en Facebook llamada I Love My Tatoo-Free Life, que abrió una señora mucho más agresiva con su crítica que nosotros y recibe muchos comentarios negativos. Nosotros solo queremos dar otro punto de vista, decir: 'bueno, también lo puedes ver de esta manera'.
L: Como en cualquier otra tendencia, hay ciclos. Stick 'n' Poke fue algo popular antes de los noventa y vuelve a estar de moda de nuevo, e incluso las imágenes tribales vuelven a ser populares.
J: Me gustaría saber cuánto cuesta hacerse un tatuaje en cada país y cuanto se gasta para borrarlos. Yo tengo un montón de tatuajes que me hice cuando no tenía la edad para hacer ese tipo de decisiones.

¿Te arrepientes de alguno de tus tatuajes?
J: No, creo que ya superé eso. Me acostumbré a llevar mis errores encima. Podría borrarlos, pero tengo edad suficiente para que ya no sea algo que me preocupe.
L: Creo que la cultura va a un paso acelerado, siempre estamos comercializándonos a nosotros mismos, ya sea obteniendo tatuajes o posteando selfies; las tendencias pasan tan rápido, es difícil predecir que se hará viral mañana, y justo en este momento los tatuajes ya son arcaicos e inmutables. Entonces puede ser que ahora sean tan populares por el sentido de nostalgia, y sobre todo de permanencia, algo que perdemos al pasar tanto tiempo en Internet.

¿Cuál es vuestro próximo proyecto para 2015?
L: Tenemos una exposición en una galería nueva de Brooklyn, The Java Project. La exhibición se llama Gluteus Maximus y abre el viernes 10 de abril. Consiste en esculturas de cerámica e impresos digitales en ropa que construyen una crítica para parodiar las formas en que los símbolos culturales se expresan en el cuerpo.

theretherebiz.biz

No te pierdas:
*La artista Illma Gore te tatúa tu nombre por 9 euros
*Grace Neutral, una belleza de otro mundo
*1000 tatoos

Recomendados


Texto Cheryl Santos
Imágenes cortesía de Regina Rex por PJ Rountree y There There.

Tagged:
mexico
Entrevista
tatuajes
Μόδα
there there