lo mejor de tener pánico

La historia y misión de las publicaciones de moda independientes más importantes y constantes de México. Descubre cómo es que la escena creativa nacional es cómo es y siente lo mejor de tener Pánico, la única revista para un hombre joven, creativo y...

por Monse Castera
|
20 Mayo 2015, 5:10pm

Fotografía Rene Fragoso

Hace ya una década que Tony Solis llegó a la Ciudad de México. Ha sido editor de fotografía de Nylon México, impulsor de Nylon Guys, creador de un blog de editoriales de moda rechazados por otras publicaciones, de fotografías de arte que se van de gira por las ferias más grandes, y de su proyecto más personal hasta ahora: Pánico, hi how are you? Junto con sus socios de Centro ADM, Misael Torres y Milene Zozaya, ha construido una de las publicaciones de moda mexicana e independiente, más constantes y sobresalientes. De forma gratuita, cada bimestre, puedes buscar Pánico, junto con su novia, Gxrrl, y ver lo que este equipo de gente con necesidad de crear moda, tiene para ti.

Platícame la historia de Pánico, ¿cómo surge?
Antes de trabajar durante cuatro años en Nylon México, como editor, trabajaba solamente como fotógrafo de moda en revistas y estaba en la Galería Enrique Guerrero, la cual hasta la actualidad me representa. Un día en Monterrey me topé en el metro a un amigo de la infancia que es tres o cuatro años mayor que yo. Fue curioso porque este muchacho tiene una historia muy trágica: tenían un mariachi infantil con todos sus hermanos, eran doce u ocho, no me acuerdo. Fueron a cantarle las mañanitas a la Virgen en Corpus Christi, tuvieron un accidente y todos se murieron, menos él. Estaba estudiando medicina y siguió haciendo música, no sé cómo se empezó a ser muy famoso entre los cantantes tipo Arjona. Fundó su disquera, su sello, su empresa y ganó varios premios Grammy.

Me dio mucho gusto verlo después y me dijo: "sé que trabajas en revistas y que haces fotos". En el trayecto del metro, quince minutos que nos vimos, me dijo, "tú y yo deberíamos hacer una revista", dije "sí a huevo", pensé que me estaba choreando. Sabía que ese dinero sí lo tenía, lo raro es que este chico no lo hacía porque quería una revista, él se quedó con un viaje de ayudar a la gente siempre, quería ayudarme a poner una revista. 

Inventé el concepto de una revista que era bastante similar a Pánico, pero no, era más adulto, de hecho, todavía me gustaría eventualmente sacarla, se llamaba Fifty Fifty. Armé las secciones, el equipo editorial, contacté fotógrafos que yo ya conocía desde hace mucho, ya había pedido los editoriales, los textos y le dije: "ya tengo todo, ¿qué onda?"

Gabriel vino como cinco veces a la Ciudad de México, para estar checando cómo íbamos, hacía números, registros y en eso me hablan de Nylon México para ocupar el puesto de editor. Decidí esperar y aprender desde adentro de una revista independiente cómo se hace una publicación. De esta forma no gastaba una inversión sin tener la experiencia, Gabriel me apoyó y decidió esperar a que yo estuviera listo.

Fotografía Toshinao Kumakura

Empecé en Nylon México en 2009 y permanecí ahí mucho tiempo. A la par, saqué un proyecto, un blog que se llamaba Stupid Mags que luego comenzó a tener fama. Lo estuvieron publicando en revistas y no sabían de quién era, presuntamente era del fotógrafo mexicano Tony Solis.

En el blog subía mis series rechazadas por otras revistas, invité a varios amigos fotógrafos de otras ciudades y países a que hicieran lo mismo y contábamos la historia completa, no con el afán de quemar a las publicaciones, ni por ardillas, sino para tener como fotógrafos, un foro y un espacio para publicar lo rechazado.

Había muchas secciones de Fifty Fifty, la otra revista, y de Stupid Mags; entonces yo ya estaba pensando en hacer una revista para hombres jóvenes pues no existía un medio así, GQ y Esquire, son revistas para gente más grande. Mi trabajo personal siempre se ha enfocado mucho en los jóvenes, antes eran más jóvenes, supongo que han ido creciendo junto conmigo. Por esa época, entré a la galería de Enrique Guerrero, tuve presencia en Zona MACO y en otras ferias internacionales de arte y la primera exposición que hice se llamó Dosis de Pánico en 2009, porque la palabra ya había estado rondando mucho tiempo, y me dan ataques de ansiedad y ataques de pánico, así que le puse Pánico.

Me empezaron a buscar de Centro ADM para dar clases. No sabía bien de que se trataba, era para hacer un taller y estar de maestro, impartir la clase de foto de moda -resulta que me cayeron muy bien. Un día terminando el primer taller, Milene me dice: "nosotros queremos sacar una publicación y no sabemos ni de qué, pero queremos hacerlo", y se me hizo fácil decirle: "yo estoy haciendo una, se llama Pánico" -el nombre me lo inventé ahí. Empezó el proyecto, invité gente, avisé en redes sociales y ya vamos para tres años.

Fotografía Joe Lai

¿Cómo describes a Pánico?
Pánico es una publicación orgánica, muy personal, casi puedo decir que es un diario de colaboradores. Toda la gente que está trepada en el barco son amigos, pero no están ahí por eso, sino porque estamos en el mismo canal y agarran la onda de lo que Pánico quiere transmitir número con número, tema tras tema. Para mí, es como un diario que la gente está entiendo y eso lo puedo hacer comercial, esperemos.

¿Es negocio?
Está empezando a ser negocio. Mis socios y yo sabíamos que una publicación independiente es muy difícil, yo creo que por románticos le dimos por hacerlo impreso, pero ya empieza a ser negocio. Todo lo que recibimos lo volvemos a invertir para hacerla crecer. 

¿Ha habido momentos en los que piensen en rendirse?
No, nunca. Es lo único que hasta el momento me hace muy feliz.

¿Qué crees que diferencíe a Pánico de otras publicaciones independientes de moda mexicanas?
Hay muy pocas. Hay muchas publicaciones nuevas que no he revisado con atención. ¿Qué nos diferencia? Hablamos solo de lo que conocemos muy bien y de lo que nos gusta, no hablamos de lo que no nos late, y lo hacemos todo con una opinión. Ya ahorita son dos (Gxxrl es la versión para mujer), y nos gusta pensar que tratamos a los jóvenes con el respeto que se merecen, con buenos textos, con opiniones muy personales, una apertura. Pensando que son inteligentes.

¿Quiénes han sido colaboradores constantes?
Elza Jo de Ámsterdam, no publica todo el tiempo pero es consejo editorial, aparte de muy buena amiga y confidente personal. Ahorita está preparando una serie que vamos a publicar. Evan Goodfellow de Canadá, que reside en Seúl, también ha sido pieza importante. Julio Torres que es artista visual. Marbrisa Ter-Veen, me encanta su estilo para escribir. Sergio Orospe que fue editor (ahora parte para hacer su propio proyecto editorial), estuvo trabajando también conmigo en Nylon México. Dan Crosby, supongo que todo mundo lo conoce, Anairam, increíble. Se está asomando Vera Félix, me tiene muy feliz porque, the bitch is back y hemos estado trabajando para editoriales y otras revistas, de hecho va a ser la editora invitada junto con Ernesto Moncada para el número de pop. Moncada también es muy buen elemento que me saca adelante cuando me trabo.

¿Todos los editoriales y el contenido lo hacen ustedes desde el principio? ¿Aceptan propuestas que les envían?
Sí. Hemos aceptado como dos veces, por la naturaleza temática de la revista es muy difícil, la verdad, sí me gusta tener todo muy controlado, de lo que entra, de lo que se escribe, de todo.

¿Cuál es el proceso para hacer un editorial en Pánico?
La revista ha ido cambiando en estos tres años, empezó como más… no quiero decir trash pero sí más punk, tanto en el diseño como en la temática siempre ha tenido un toquecillo como dark, creo que ahorita se está pasando, pero ya vamos a sacar cosas más felices. Es súper primordial que el fotógrafo que vaya a hacer la editorial sepa de que se va a tratar el siguiente número, me interesa hasta que lean los textos, a lo mejor no sirve para nada, pero a mí me interesa. No importa que los estilos brinquen porque eso hace a la revista diferente, hay revistas en la que todo es lo mismo, el tipo de arte. Siempre y cuando mantenga un espíritu joven y elegante y un poquito oscuro con eso me conformo. Obviamente los fotógrafos que colaboran en la versión impresa sí están en México conmigo o son personas súper talentosas, profesionales de otras partes del mundo en las que sé perfectamente que no debería estar detrás de ellos. Confío en el talento de la gente.

Fotografía Tony Solis

¿Cómo eliges las temáticas de cada número?
Depende de lo que me haya pasado el mes pasado o si tuve alguna obsesión.

¿Cómo has percibido a lo largo de todos tus años de carrera la apertura que está adquiriendo la moda masculina en México?
Empieza a haber cosas, de hecho me tengo que ir más para atrás, porque no puedo hablar solo de moda de hombre, tengo que hablar de la moda en general; todavía no existe en México. Cuando llegamos todos los provincianos (MancandyTemores, Quetzal) toda esta generación, no existían las cosas como existen ahora, entonces creo que empezamos a hacer las cosas un poquito inocentemente y no sabíamos cómo empezar a hacerlas, pero las empezamos a lograr, a lo mejor al revés, pero ya se hicieron. Antes la moda se trataba sobre ser emergente, se trataba más de figurar. Lo puedo asegurar porque soy de ahí y vengo de ahí, era como figurar no importaba con qué.

Empezaron a haber nuevas generaciones de diseñadores, como por ejemplo María Vogel, que está loquita y que es súper enfocada y súper chambeadora o Ale Quesada, que siempre fue muy de negocios. Creo que las nuevas generaciones, tanto diseñadores como fotógrafos de moda, empezamos a tomarlo más en serio y como un negocio, estamos trabajando para que realmente exista un industria sustentable de moda. O sea, no puede haber tres revistas de moda, no puede haber un diseñador, porque si yo soy el único fotógrafo y la única revista en tres años, pasa de moda, se quema. Creo que lo que importaría aquí, sería posicionar a México como un país productor de moda, moda editorial, foto, arte, pero todavía no existe eso, estamos en proceso y hay que estar claros y conscientes de que todavía no estamos ahí. Estamos trabajando mucho.

¿Qué crees que va a pasar en los siguientes dos años?
No tengo idea porque se vienen momentos muy difíciles. 

¿En qué sentido?
Crisis. Crisis muy cabrona, lo malo de la crisis es que los lujos se van a ir a al caño. Pero también tiene un parte buena, que realmente creo que los que puedan sobrevivir a esta crisis, son los que se van a quedar. No auguro, para nada, buenos tiempos, auguro a lo mejor echarle más ganas todos. Creo que la gente está despertando en todos los sentidos y eso va a provocar que se hagan cosas buenas. 

Se va a poner más difícil pero lo que perdura va a estar más cabrón.
Exactamente y a lo mejor el sentido de unidad se va a reforzar, como el no hacer competencia; así como cuando me tocó que te cerraban puertas, te quitaban chambas. Equipitos siempre hay, trabajas con la gente que te cae bien, con la que te acomodas, pero tiene que haber mucha gente. Creo que eso puede pasar que es bueno, que la gente aprenda a trabajar juntos y tratar de que esto se salve, eso puede ser.

Fotografía Tony Solis

¿Cómo surge el lado femenino de Pánico?
Mera necesidad comercial. Las chicas venden más y no es que no me guste hacer cosas de chicas -sacamos un especial de chicas que fue un poco un caos- pero que fue muy bien aceptado. 

¿El tiraje se dividió o se duplicó?
Más bien incrementamos páginas porque lo que quería hacer era una revista siamesa, como la de Carine Roitfeld. El especial era separado. Lo que vamos a hacer es cambiar el formato, vamos a meterle más páginas, otro tipo de pasta, lomo… vamos a hacerla crecer este año.

¿Y qué se viene para Pánico?
Crecerla, eso precisamente. Estamos pensando en la posibilidad de expandirla, llegar a Sanborns y este tipo de cosas, ya competir contra otro tipo de target, porque seguimos siendo un revista muy de nicho y a mí me encanta que así sea, implica total libertad creativa, pero necesitamos que esto sea más grande, que se solidifique. Va a entrar gente nueva, vamos a tener editora de moda nueva sorpresa y PR, entonces sí está creciendo, lento pero seguro.

¿En el equipo ahorita cuántos son y cómo se manejan?
Tenemos gente nueva de web, somos no más de diez personas haciendo la revista impresa. Sustituto es el despacho de diseño que la hace y que está increíble.

Fotografía Valentina Vos

¿Cómo describirías lo que es la fotografía de moda?
En mi caso es muy divertido hacerlo porque no estoy acostumbrado, en lo absoluto, a que me den una línea. Desde que era freelance nada más para BabyBabyBaby, Código, o para Vice, yo hacía lo que quería y así me acostumbré, tal vez me mal acostumbré, porque luego quiero hacer cosas muy fresas y no me salen. Puede ser muy divertida, o existen veces que ya la veo como un trabajo, como por ejemplo los compromisos con un tipo de marca; también tengo la fortuna (o a lo mejor al contrario), de que las personas me tienen ubicado como algo ya preconcebido. La gente que me busca, me busca por lo que ya soy, entonces para mí es muy liberador y divertido hacer fotografía de moda. 

¿Qué crees que es lo que la gente que no está tan en la industria o en el nicho no sabe y tiene que saber sobre lo que implica tener una publicación de moda independiente?
Que para nada es glamouroso, para nada es una posición privilegiada para mamonear en los cócteles, -hay algunos claro a los que nunca voy. Es muy difícil, es mucho dinero también, es una responsabilidad tener un medio y lo que estás escribiendo lo van a leer muchas personas, no puedes ser un asshole, puedes serlo en tu casa, pero no en un impreso. Neta, es trabajo, es un oficio que cuesta mucho y la gente también tiene una idea de que esto es muy banal y superficial, sí existe la gente así, pero creo que la gente que es creativa y está interesada en la moda es gente diferente, inteligente, preparada, es gente sensible, no son, sin afán de ofender, groupies o bloggeros que están como fans, que creen que la moda es otra cosa. La moda es una chamba y es justo como el arte, existe por algo, existe como medio de expresión, algo cultural, es un negocio y al final de cuentas es un registro histórico nada más. La gente tiene una idea muy diferente de ella.

Fotografía Tony Solis

Si Pánico tuviera que elegir a cinco personas que admire, ¿quiénes serían?
Daniel Johnston, Tom Waits, Johnny Cash, Leonard Cohen y Bob Dylan.

¿Cuál es el papel de la música en Pánico?
Toda la revista está inspirada en la personalidad de Daniel Johnston, de hecho se llama Pánico Hi, How Are You?… porque Hi, Wow Are You? es el disco más famoso de Johnston, y es una figura súper importante para mí y esto no quiere decir que es mi músico favorito, pero sí es un personaje al que le tengo mucho cariño, para mí el artista más honesto que he conocido, tal vez ni siquiera es buen músico, o buen pintor, pero la honestidad con la que hace lo que tiene que hacer, es brutal y siempre es incómoda y siempre duele un chingo, pero así es. Ese es el referente para hacer Pánico, a lo mejor no va a ser cómodo, no es complaciente, pero sale del corazón.

¿Cuál es el objetivo real o qué quiere hacerle sentir a la gente que la lee?
No sé, porque sólo lo hago porque tengo que hacerlo, es una necesidad, espero que la gente le entienda nada más y creo que no hemos tenido malas criticas, he escuchado muy poquitas o ni una, y eso me gusta, porque confío en mi equipo. Soy muy mamoncito para seleccionar a la gente con la que trabajo, soy exigente entonces, me gusta que tengan algo de calidad.

¿Pánico ha llegado a otros países?
Está muy raro porque ya pasando el primer año de Pánico, empecé a recibir emails de fotógrafos que me gustan mucho para colaborar. De repente le mandamos a los colaboradores un bonche de revistas a Corea, Inglaterra, Nueva Zelanda.

La gente tiene que venir acá para quitarse la idea equivocada de México y después cuando viajan a su país, su ciudad, hablan bien de México y dicen existe esto, existe una revista bien padre, un movimiento, un grupo de diseñadores de moda buenos y un grupito de fotógrafos buenos y un montón de maquillistas buenos. Está bien padre, Pánico es el orgullo de todos nosotros. Es una revista neta mexicana de corazón, no importa si hacemos editoriales en Europa, Estados Unidos, o Asia.

¿Y eso por qué? ¿Cómo describes que algo sea mexicano?
Por lo honesto y lo sensiblero, tiene esa identidad mexicanota de decir todo, procuro que así sea.

panico.com.mx

Fotografía Alexandra Waespi

Fotografía Donovan Quiróz

Más i-D:

Siete años de 192

¡P Magazine será tu publicación favorita!

Credits


Texto Monse Castera
Fotografía cortesía de Pánico

Tagged:
mexico
Pânico
Μόδα
tony solis
publicaciones
grxxxl