Publicidad

dance, dance, dance: la cultura del house

Libertad, energía y cultura propia. El house es un tipo de baile que se originó en el club, contrario al estilo callejero del hip-hop con el que muchos lo relacionan. En esta nueva edición, i-D y Calvin Klein te presentan el estilo de la mano de dos de...

por Diego Menchaca
|
17 Noviembre 2016, 11:35pm

La música house es la que le da el nombre al estilo de baile, un género musical electrónico que se originó en Estados Unidos y que tuvo como líder al DJ Frankie Knuckles. Descendiente directo de la música disco y el funk, el baile se desarrolló paralelamente en Chicago y Nueva York en los ochenta, y desde entonces el estilo ha evolucionado al igual que el género musical. El primer club de house se llamaba Warehouse, donde surgieron los primeros bailarines del género como Tony McGregor, Caleaf y Marjory Smarth. Ellos aportaron todo el vocabulario —los pasos— que los de la nueva generación bailan en el presente.

El house tiene influencias de todo el mundo, tanto la música como el estilo de baile, y aunque antes se creía que era sólo una fase en la música electrónica, se ha reinventado una y otra vez hasta convertirse en parte esencial de la cultura club. Al ser parte de la escena club, la forma en la que se visten los que lo practican debe de ser no solo cómoda, sino estilizada. El género es reciente y algunos de los pioneros lo siguen practicando, como Brian Green. Él fue parte de la cultura del hip-hop y del house, comparando la agresividad de las batallas de hip-hop donde podía haber asesinatos, con el ambiente de aceptación y celebración con el que se practicaba el house dentro del club.

En México empieza a formarse una escena del house, donde cada vez hay más bailarines y gente interesada debido a su energía y necesidad de improvisación. El estilo tiene un paso base conocido como jacking, que consiste en ondulear el torso al ritmo de la música, de ahí se originan los demás pasos. La improvisación es algo común en este baile, donde movimientos rápidos de pies y vueltas fluidas acompañan al jacking, interpretando los beats de la música. Aprende más sobre el género con dos de los principales talentos de house en México, Paulina y Enrique.

Enrique Hernández
25 años

¿A qué edad empezaste a bailar?
Empecé a bailar a los 14 años, pero llevo practicando house tres años y medio.

¿Cuál fue tu primer encuentro con el house?
Con la música y por videos en YouTube. No sabía que era, pero lo imitaba y lo relacionaba con el hip-hop. En el ambiente urbano —como yo me dedico también al hip-hop— escuchas del funk, del breaking, del popping, del locking, del house. Yo, como bailarín, me dediqué a bailar y a conocer los diferentes géneros. Cuando conocí el house, me gustó más porque es una forma más libre de bailar ya que no existen reglas, como es de club lo bailas diferente.

¿Cuál es el paso base?
El paso principal es el jacking, que es como el groove. El jacking es hacer un movimiento sintiendo la música; por ejemplo cuando escuchas música, lo primero que mueves es la cabeza. Si escuchas hip-hop, tiene un ritmo más pesado y te provoca ser más callejero. Acabo de tomar un taller con Tony McGregor en Texas, y nos explicó que jacking es como si estuvieras teniendo sexo en el club, ya que es un movimiento donde mueves mucho el torso y la pelvis. Tony fue uno de los que inventó el jacking.

Que increíble que puedas conocer a los que inventaron los pasos.
Sí, la verdad es una experiencia muy chida, porque dedicarse al baile no es solamente bailar, también debemos conocer el por qué lo estamos bailando ya que es una cultura y está ligado al hip-hop por algunos movimientos. Por ejemplo, Tony me explicó que él y sus amigos era una comunidad de jóvenes donde a algunos les gustaba más el hip-hop. El mismo grupo se dedicaba al house y al hip-hop por gusto, no porque se relacionen. Y en esa época era lo que escuchaban, el club era diferente porque había más dinero y no te dejaban entrar con tenis, por ejemplo. 

¿En qué momento te das cuenta de que puedes dedicarte a esto por completo? 
Como profesión está difícil, pero simplemente lo que conoces lo tienes que llevar a otro nivel. Como existen muchos bailarines, nuestra responsabilidad consiste en crear tu propio estilo y empezar a sobresalir.

¿Cómo se puede empezar a bailar house en México?
Primero se tienen que conocer los fundamentos, el vocabulario que nos dejaron. Para empezar, solo se necesita practicar, conocer la música —lo cual es muy importante porque es lo que te va a hacer bailar— y buscar personas y talleres que se dedican al house. La práctica es lo más importante. Cualquier taller de house es bueno, para cualquiera que vaya a conocer el estilo es bueno ir a los talleres que enseñen las bases. Ya conociéndolas, puedes encontrar tu estilo propio y evolucionar con el movimiento que esas bases te dejan.

¿Quién dirías tú que son los mejores bailarines de house en México?
Paulina Pulido, Andy Smooth, Rogelio Flores de Aguascalientes, para mí son de los bailarines más influyentes en las nuevas generaciones en México.

Paulina Pulido

¿A qué te dedicas?
Doy clases, hago coreografías y bailo profesionalmente.

¿Cómo empezaste a bailar?
Antes quería ser actriz y me metí a teatro musical, ahí fue donde me di cuenta que lo que más se me facilitaba era la danza. Una maestra me dijo que me podía dedicar a eso, tomé mi primera clase de hip-hop a los 16 años y me aloqué. En un año ya me estaba mudando a Los Ángeles a hacer la carrera de danza en Santa Monica College, al mismo tiempo hice un programa de becados en Debbie Reynolds, donde realmente vi hip-hop y conocí el house.

¿Cómo definirías al house?
En mi opinión, el house dancísticamente es muy completo porque el ballet, el baile africano y el breakdance le aportaron y se fusionó para volverse un estilo. Para mí, la esencia pura es cómo tu cuerpo baila naturalmente a ese tipo de música.

Es un género que surge de una mezcla de lo que hacían en los clubs.
Sí, es la forma en la que tu cuerpo reacciona a la música house, eventualmente eso es bailar house. Sí hay técnica, y hay pasos que vinieron gracias a los pioneros. También está esta parte muy bonita de crear variaciones a los pasos de acuerdo a como tú los sientes, es una danza mucho más libre que todas las demás. Puedes incorporar otros estilos al house y sigue estando bien, nadie te va a decir que está mal.

¿Y cómo distinguen al house del hip-hop en las competencias?
Principalmente por la música, después si hay ciertos fundamentos y vocabulario que puedes utilizar. Para competencia siempre es algo subjetivo, donde algunos se van más por el sentimiento y la esencia de que el house es sobre amor, aceptación y celebración. Hay otros que se van por la técnica, los fundamentos, la limpieza de pies y ese tipo de cosas. Yo soy más del primer tipo, porque para mí es más importante el ideal. En los clubs de house todo era muy pacífico y se buscaba amor, aceptaban a los gays cuando los demás no los aceptaban, aceptaban otros estilos, bailes afeminados, realmente era una cultura que aceptaba a todos. Para mí lo más importante, antes de lo que podías hacer con tus piernas, es que mantengas ese ideal de aceptación y celebración hacia todos.

¿Qué recomiendas para bailar house en México?
Recomiendo los antros de house. En la Ciudad de México se hacen más fiestas, yo soy parte de una organización que se llama Mexican House Unity. Esta unidad promueve la música y las fiestas del house de antes, hay un grupo de DJs y yo me encargo de la parte dancística. Hacemos fiestas casi cada semana. Este mes trajimos a Todd Terry —uno de los padrinos del house en Chicago—, el fin pasado organicé un evento para bailarines que se llamó Xantolo, fueron batallas y cursos de house, whacking y vogue. Lo que buscamos es volver a fomentar una cultura, porque en México no hay un club que semanalmente toque música house para bailar como antes, donde había clubheads que iban diario a bailar.

¿Cuál dirías que es la ciudad del house en este momento?
La verdad, Nueva York, pero Francia y Japón también están muy presentes. Yo aprendí en Los Ángeles, pero es más comercial y mainstream. Sí hay batallas y cursos, y ahí fue donde aprendí a dar clases, pero no se aprende lo mismo en clases —es bueno para los fundamentos—  en la pista es donde desarrollas el sentimiento por la música y el house.

Más de i-D:
Dance, dance, dance: la cultura del Vogue

Dance, dance, dance: breakdance en México

Dance, dance, dance: ballet en México hoy

De bailar en la calle a trabajar con FKA Twigs, conoce a Kaner Flex

Credits


Fotografía Alexis Rayas
Estilismo María Rangel
Maquillaje Adrían González 
Looks completos de Calvin Klein