mujeres activistas que nos inspiran

Escritoras, abogadas, biólogas y artistas desde la lente de 5 de nuestras fotógrafas favoritas. En distintas trincheras, estas mujeres mexicanas trabajan día a día para lograr un mundo más justo. Desde la conservación de las abejas, hasta los derechos...

por i-D Team
|
04 Octubre 2016, 5:30pm

Joanna Gutiérrez por Andrea Belmont
Comunicóloga, 
Antes de Eva
25 años

¿Cuándo y cómo decidiste dedicarte a lo que haces? Quise dedicarme a la comunicación desde los doce años, cuando me di cuenta que se podía vivir de escribir y de analizar información.
¿Cómo surge Antes de Eva? Surge como un proyecto con el que buscábamos escribir de lo que no podíamos en nuestros trabajos. Siempre teníamos muchas ideas y propuestas que no podíamos llevar a cabo, así que construimos nuestro propio lugar.
¿Cuál es tu lucha? Me encantaría que las mujeres pudiéramos hacer lo que queramos, desde salir a la calle usando una falda hasta llegar a cargos directivos. La verdad, es que me gustaría que los derechos de todos fueran respetados, sin importar su clase, raza, género u orientación sexual. También me importa mucho la ecología y la protección animal.
¿De qué forma crees que lo que haces puede ayudar a hacer de este un mundo mejor? Los medios se encargan de generar y legitimar representaciones sociales que adoptamos en nuestra vida, nos trazan los caminos posibles para desarrollarnos. Hablar sobre cómo el género perméa nuestras vidas nos hace cuestionarnos lo que hemos aprendido culturalmente. Podemos aspirar a lo mismo que nuestras contrapartes masculinas y no nos merecemos ningún tipo de violencia.
¿Cuál es tu experiencia con los trollsAntes me enojaba y me sorprendía, no podía creer que existiera gente con ideas tan retrógradas. Pero, ya no me afectan sus ataques, la página la hicimos con mucho cariño para las mujeres (y hombres) que nos siguen, no para ellos.

Más de i-D: (e)stereotipas, el feminismo pop latinoamericano

Adriana Peña por Andrea Belmont
Conservación de abejas, Efecto Colmena
30 años

Profesión Médico veterinario y zootecnista / rama apícola.
¿Cuál es tu lucha? La sensibilización y concientización sobre la situación actual de las abejas, a través del rescate y reubicación de enjambres de la ciudad a zonas amigables para su desarrollo, donde deben ser producidas de manera sustentable para la preservación de la especie.
¿Cuál es el problema principal que están viviendo las abejas en estos momentos? El uso indiscriminado de pesticidas, plaguicidas, agroquímicos en el campo, así como la siembra de cultivos transgénicos; dichos químicos afectan el sistema nervioso, causando envenenamiento y desorientación de las abejas. Lo cual se ve reflejado en la muerte de las abejas así como la desaparición y baja de la población de las mismas.
¿Cómo podemos ayudar a que las abejas no se extingan? Sembrando en los jardines plantas benéficas para las abejas, con flores y frutos, como la lavanda, girasol, geranio, jazmines, borraja, orégano, romero entre otras. Colocar bebederos cerca de las zonas donde haya jardines. Reforestando bosques. Comprando productos para el cuidado de tu jardín amigables con las abejas. Consumiendo productos libres de pesticidas, los cuales puedes adquirir en viveros o tianguis orgánicos.  Exigir a las autoridades que NO maten a las abejas, que llamen a especialistas en el tema. Reportando presencia de enjambres a EFECTO COLMENA al 5585405447 para su rescate. -Apoyar a los productores apícolas regionales con la compra de productos de la colmena, a fin de que sigan desarrollando su importante labor.
¿Qué es lo mejor de ser mujer en el 2016? La libertad que tenemos de realizar cualquier tipo de trabajo sin ser juzgadas o etiquetadas por la sociedad; para una mujer desarrollarse en un medio como es el sector pecuario es complicado, ya que se tiene una idea de que las mujeres que laboran en campo solo pueden hacer trabajos que no impliquen esfuerzos físicos o trabajos más detallados; el trabajo con las abejas en su mayoría era desarrollado por hombres y las mujeres se dedicaban a envasar o elaborar productos derivados de la miel; en la actualidad la cantidad de mujeres apicultoras ha ido en aumento, lo cual quiere decir que ser mujer no es una limitante para tener éxito.

Más de i-D: La creadora del burkini habla sobre la reciente controversia en Francia

Lucía Anaya por María Fernanda Molins
Promotora de música independiente
29 años

¿Cuál es tu principal objetivo, tu lucha? Pasé por varias etapas, primero fue la del riesgo, pensar en construir cierta credibilidad no en base al tamaño o popularidad del artista, sino de la gente que pudiera ir a tus shows a escuchar las propuestas. Ahora estoy en una etapa en donde la visión es hablarle a generaciones jóvenes y también fortalecer lazos entre las personas que trabajamos en la música, pensar en cómo empoderar y crear oportunidades para los que quieran trabajar en esto.
¿Cómo se relaciona tu trabajo con cuestiones de género? Siempre me gustó el tema. Crecí escuchando a las Ultrasónicas, Bikini Kill, toda esa movida de K Records, Peaches, Cheeks on Speed, siempre me pareció un mensaje importante. Hay que pensar en cómo podemos crear plataformas locales para desarrollar y crear oportunidades y hacer visible el poder de la mujer en la industria musical. Esto ha evolucionado mucho, y creo que en Latinoamérica ya se está construyendo más reconocimiento. Las mujeres que están hoy en día al frente, deben empoderar a más y más, si alguien tiene el poder de cambiar las cosas, es su misión hacer que pase algo que nos lleve a algo más balanceado, lo dijo Emma Watson en su disucurso para la ONU "If not me, who? If not now, when?"
¿En qué proyectos trabajas actualmente? Estoy co-produciendo Ruidosa, un festival feminista creado por Francisca Valenzuela, ya hicieron su primera versión en Chile y viene la edición en la Ciudad de México para noviembre, también involucra una expo de organizaciones donde estamos colaborando con GIRE para fomentar y tratar temas como el feminicidio, derechos reproductivos, entre otros. Hago una fiesta llamada Traición, son tardeadas queers los domingos últimos de mes. Al final de este año haré tres show, uno será Maria Minerva, el rave Spider Galaxy y otro aún por confirmar. En 2017 estoy programando un escenario para el Carnaval Bahidorá. Llevo desde enero trabajando una visualización de datos junto con la productora y diseñadora mexicana residente en NY, Pana Li, sobre mujeres productoras en LATAM, y eso va de la mano con algo que sucederá en 2017. Y la construcción de un estudio en la Roma Norte con cdjs, internet y un espacio abierto para todo aquel que quiera transmitir su música al mundo desde el tercer mundo.
¿Qué es lo mejor de ser mujer en el 2016? Siempre ser independiente, y hacer lo que quieras. Dar espacio. 

Más de i-D: Fun fun latin gals

Regina Tames por María Fernanda Molins
Abogada, GIRE (Grupo de Información en Reproducción Elegida)
39 años

¿Cuál es tu lucha? Lucho por la igualdad de todas las personas, en particular por la igualdad entre mujeres y hombres. No hay inferioridad ni superioridad entre los sexos y deberíamos no sólo tener los mismos derechos sino también poder ejercerlos de igual manera y sin discriminación.
¿Cuándo y cómo decidiste dedicarte a lo que haces? Desde que elegí estudiar derecho, pues la decisión estaba relacionada con poder hacer algo por las personas. Poder contar con herramientas para lograr mayor justicia social. Esto fue ya hace 16 años y desde entonces he trabajado en organizaciones de la sociedad civil, en la CNDH y la ONU.
¿Qué son los derechos reproductivos? Son derechos humanos que tienen todas las personas. Los derechos que conocemos como el derecho a la salud, intimidad, vida, pero ligados al campo de la reproducción. No son derechos nuevos; lo que es más reciente es la interpretación para que las personas puedan tomar decisiones autónomas e informadas sobre si quieren o no tener hijos, cuantos, cómo y que el Estado garantice esa elección sin violencia ni discriminación.
¿Cuál es la situación actual que viven las mujeres mexicanas en torno a este tema? Es aún muy lamentable. En México seguimos viendo que niñas quedan embarazadas por violencia sexual y son obligadas a ser madres porque no las dejan interrumpir el embarazo; otras a quienes las violentan durante su parto; para algunas el parto significa su tumba, o bien pierden el embarazo o a sus recién nacidos. La gente piensa en derechos reproductivos y solamente piensa en aborto, sin duda es un tema fundamental, pero lo cierto es que falta mucho para que el Estado respete las decisiones de cada persona, particularmente de las mujeres, para que puedan seguir su proyecto de vida.
¿Qué es lo más esperanzador que has visto realizarse gracias a tu trabajo? Cuando se logra justicia en los casos que acompañamos en GIRE. Cuando el Estado pide una disculpa a las víctimas por haberles causado dolor, por haber violentado sus derechos. Lo más esperanzador es ver la satisfacción de las mujeres y sus familias que nos permiten estar cerca durante su proceso legal, también lo es ver cómo se fortalecen en la búsqueda de justicia.
¿Has recibido algún ataque o queja en contra de lo que haces? Sí, pero eso quiere decir que estoy haciendo las cosas bien. Si a la gente le molesta que defienda a las mujeres de las injusticias que viven, seguramente es porque no han sido víctimas o sus derechos jamás han sido violentados. Siempre están los grupos antiderechos que no ven a las mujeres ni sus derechos. Prefieren, sin escrúpulos, poner a un embrión por encima de la vida de una mujer. Tampoco les importan los bebés recién nacidos en pobreza y enfermedad.
¿Cuáles son tus intereses principales hoy? Me interesa mucho que las personas conozcan el trabajo de GIRE, que se sepa que las mujeres siguen muriendo en el parto por razones prevenibles. Invitarles a que se indignen con nosotras y se sumen a empujar por cambios. También me interesa que mi hija y mi hijo puedan crecer en un mundo menos discriminatorio y con más amor.

Más de i-D: Ser o no ser madre o padre

María Fernanda Molins por Maureen Evans
Fotógrafa
26 años

¿Cuál es tu lucha? Honestidad y sentido común para todxs.
¿Cuándo y cómo decidiste dedicarte a lo que haces? Mis papás me regalaron una cámara cuando era niña y es lo que más he hecho y es lo que más me gusta desde ese entonces.
¿En qué momento tu trabajo comienza a relacionarse con temas como el feminismo? Crecí en un entorno bastante libre de juicios morales, sabiendo que soy capaz de hacer lo que quiera hacer si trabajo en eso, que no soy más ni menos por ser mujer, que puedo vestirme, peinarme y verme de la manera que más me convenga, que soy suficiente. Creo que fue hasta los 19 años que me di cuenta que lo que para mi era sentido común y lo más normal, no era la realidad de muchas personas, después empecé a relacionarme con personas y publicaciones que hablaban de feminismo y decidí empezar a generar imágenes que hablaran de esto.
¿Qué es lo que más quieres expresar con tu trabajo? Creo que estoy contenta con generar algún sentimiento positivo en las personas, no me gusta andarle diciendo a la gente qué pensar o qué sentir.
¿Crees que las imágenes pueden ayudar a hacer de este un mundo mejor? Cuando ves todo lo que está pasando en el mundo y luego ves todos estos instagrams y revistas con fotos muy bonitas a veces me siento muy insignificante, pero pienso que somos bastante visuales y muchas veces las imagenes pueden llegar más rápido a la mente de las personas y que si usamos las imágenes para protestar y concientizar entonces si hay una posibilidad de que aporten a hacer todo esto algo mejor para todxs
¿Cuál es tu experiencia con los trolls? La primera vez que recibí criticas sin parar por mis fotos me la pasé llorando, lo tomé muy en serio. Siempre me voy a sentir un poco mal de ver toda esta cantidad de personas reunidas linchando a otras personas solo por no entender o no compartir la misma opinión, todo ese lenguaje ofensivo y con una intención muy clara de destruir algo en la otra persona, pienso que eso es la base de todo lo que está mal en la sociedad y siempre es triste verlo y al final del día lo único que yo puedo hacer es seguir trabajando y aprendiendo e intentar ser mejor persona.
¿Cuáles son tus intereses principales hoy? Las mujeres y los perros son de las cosas que más me gustan y si puedo hacer algo por los derechos de ambos, entonces estoy muy dispuesta y claro los adolescentes, podemos aprender mucho de ellos y si ellos pueden aprender algo de nosotros para que seamos una sociedad mejor, entonces está padre y creo que todavía hay salvación.
¿Qué es lo mejor de ser mujer en el 2016? Ser mujer es lo mejor de ser mujer en el 2016.

Más de i-D: La mirada más importante es la propia, mujeres sobre su sexualidad

Más de i-D: Ecocore, el zine ecológico más sexy del mundo

Valeria Towns por Maureen Evans
Bióloga
31 años

¿Cuándo y cómo decidiste dedicarte a lo que haces? La primera vez que visité la selva, la sensación fue inequívoca. Las plantas trepadoras, el dosel inalcanzable, los misterios y complejidad de las interacciones biológicas, me dejaron absorta y supe que quería dedicar mi vida al estudio y conservación de este fascinante ecosistema. Como bien diría Wallace: "En una selva, nadie que tenga un sentido de lo magnánimo y sublime, puede ser decepcionado". Desde entonces, he trabajado en la investigación y conservación de los ecosistemas de nuestro país.
¿Cuál es tu lucha? Asegurar que los ecosistemas del país se conserven y sean la fuente de bienestar para la gente que los habita. Garantizar que las generaciones venideras tengan un futuro digno y un medio ambiente sano. Esforzarme por que mis hijos y mis nietos tengan el privilegio de visitar una selva, de ver guacamayas volando en el aire, de escuchar un jaguar. 
¿Cuáles consideras los principales problemas ambientales de esta época? La perdida de los ecosistemas y el hábitat de millones de especies a causa de las actividades humanas y la ignorancia. 
¿De qué forma crees que lo que haces puede ayudar a hacer de este un mundo mejor? Ser autentico y convencido, luchar por una causa, caminar en sentido contrario de la apatía y falta de convicción de nuestra época. Ser diferente, revolucionario, trabajar por lo que amas, es un reto en un mundo que exige y promueve la homogeneidad. No sé si lo que hago hará el mundo mejor. Pero si estoy convencida de que conservar y manejar con sabiduría la naturaleza garantiza que el mundo no se ponga peor. 
Platícanos una anécdota positiva de algo que haya provocado tu trabajo: No hay nada más satisfactorio que sentarme con un grupo de estudiantes o monitores de las comunidades rurales en nuestro país y descubrir la expresión de orgullo que resulta de un trabajo voluntario por entender la riqueza natural que los rodea. La historia de esta pequeña hembra de jaguar, guerrera por definición, que en colectivo decidimos nombrar "La Marquesa", es sin duda una de las que más me apasiona. La marquesa es una jaguar que vive en los fragmentos de selva que aún quedan en la selva del municipio Marques de Comillas en la Selva Lacandona, Chiapas. Todos los años, la Marquesa cruza el río Lacantún para aparearse en la Reserva de la Biosfera Montes Azules, el último pedazo bien conservado de selva nos queda en México. Los jóvenes monitores locales que cuidan los fragmentos de selva donde la Marquesa tiene a sus crías, están orgullosos de que una guerrera jaguar viva en sus selvas y por ello promueven su conservación.  

Susana Vargas por Pia Riverola
Académica
39 años

¿Cuál es tu lucha? Mi lucha es por un cambio social como resultado de una transformación interna. Por eso abogo para que todos y todas nos convirtamos en feministas, entiendo el feminismo a partir de Teresa de Lauretis que lo define como el método crítico y analítico de la práctica de la autoconciencia.
¿Te imaginas una sociedad en la que todas las personas trabajan por un cambio social a partir de una transformación interna, de cambiarse a si mismos? 
¿Por qué hay que liberarnos del género para hacer de este un mundo mejor? Yo no creo que tenemos que liberarnos del género. El género y la sexualidad, la clase, la tonalidad de piel, definen socialmente que sujeto es más vulnerable que otro. Cambiar las normas sociales de género tan violentas es lo que me parece más importante, y para llegar ahí, pienso en una re-distribución de oportunidades y riqueza. Un cambio es redefinir quién tiene el conocimiento y como se comparte.
¿Cómo por medio de tu trabajo informas a la gente sobre los problemas de género? Escribo, doy pláticas, conferencias y clases. Me gusta mucho escribir, y aunque mi entrenamiento es académico, disfruto el reto de traducir el lenguaje académico para un público general, aunque no siempre lo logro.
¿Cómo sería tu sociedad perfecta, en cuanto a los temas con los que trabajas? Más comunal y menos individualista. Una sociedad en la que la riqueza se distribuya de forma mas equitativa, menos ricos y menos pobres, y mas personas sintiéndose capaces y responsables, más personas viviendo y disfrutando, totalmente opuesto a como estamos ahora, constantemente sobreviviendo. No espero una sociedad sin género, no creo que ahí esté la solución, sería imposible, espero una sociedad en la que el género de una persona no sea motivo para que otra persona sienta tanto miedo, ansiedad y odio, que la asesiné. Todas las personas independientemente de su género debemos tener el mismo acceso a las mismas oportunidades.
¿En qué proyectos trabajas actualmente? Trabajo en varios proyectos a la par. Estoy terminando un proyecto de dos años, Mesas de Dialogo: subjetivación sur-norte, que busca llevar la academia a un público general y que además contribuye al poco diálogo entre teóricas americanas y su contra parte latinoamericana. Nuestras invitadas han sido increíbles , como Judith Butler, Leticia Sabsay, Amelia Jones, Ma. Amelia Viteri, Dean Spade y Eli Vasquez. También estoy terminando un libro titulado: Performing criminality: El/La Mataviejitas que a partir del caso de la Mataviejitas cuestiona quien cuenta como víctima y quien como criminal. Y hablando de género estoy en un súper proyecto curatorial en el Centro Cultural España sobre identidades trans* y de género no conformista se llama: Lo que se ve no se pregunta. Inauguramos el 26 de octubre.

Más de i-D: ¿Qué hace que una obra de arte sea queer?

Tamara De Anda por Eunice Adorno
Escritora
33 años

¿Cuándo y cómo decidiste dedicarte a lo que haces? A la mitad de la carrera (Ciencias de la Comunicación) no sabía qué iba a ser "de grande." No se me había ocurrido que se pudiera vivir de escribir. Pero en 2004 abrí mi blog, Plaqueta y ya, y me di cuenta de que no sólo "se me daba" eso de las letritas, sino que a la gente le gustaban mis ocurrencias. 
¿Para qué medios escribes? En El Universal escribo un blog que se llama Crisis de los 30. En el máspormás tengo una sección que se llama Excéntrico DF, sobre lugares raros de la Ciudad de México; también escribo de comida y a veces publico entrevistas. En Canal Once trabajo en un programa que se llama Itinerario, donde presento cosas que me gustan de la Ciudad de México. También estoy haciendo una serie de YouTube que se llama "Tamara aprende alemán" para el Año Dual Alemania - México (¡y realmente estoy estudiando alemán!). Y voy a empezar un programa de feminismo en Radio Fórmula, ¡me muero de nervios!
¿En qué momento comenzaste a usar tu trabajo como activismo? Hace como dos años empecé a leer sobre feminismo y todo eso se vio reflejado en mis textos de El Universal, que hablan de como una buena hija del malvaaaaado sistema patriarcal (yo) de pronto y poco a poco se empieza a salir del guacal. Pero también creo que en mis chambas sobre la Ciudad de México hay una postura política, aunque no tan evidente: invito a la gente a salir de sus casas y disfrutar de las calles, conocerlas y enamorarse de ellas. Eso ya es político, sobre todo para quienes crecimos con el discurso de que el DF era el peor lugar del mundo y que nunca seríamos como Europa (jaja, qué oso -y qué hueva- que eso haya sido deseable), que las calles eran peligrosas y que lo mejor que podíamos hacer era evitarlas y quedarnos en casa viendo la tele; la clase media siempre veía hacia el exterior, se avergonzaba de lo que era, de lo que tenía en sus narices. Las cosas han cambiado, pero todavía hay un gran sector que prefiere ir a un mall hecho en serie que meterse en las calles históricas de su barrio (o el barrio de junto).
¿De qué forma crees que lo que haces puede ayudar a hacer de este un mundo mejor? No se trata de predicar ni aleccionar, porque pa pronto, ¿yo qué?. La primera función de casi todo lo que hago es entretener, y no creo que eso tenga nada de malo (al contrario). Pero me encanta pensar que, a veces, "de pilón" algo hace click en la cabeza de una persona que me lee o que me ve, y eso provoca una reacción en cadena que la hace cuestionarse ciertas ideas o decisiones, a ser más consciente de lo que dice o hace, a entender al humano de junto, a no discriminar, etc.
Platícanos una anécdota positiva de algo que haya provocado tu trabajo. Cuando escribo de sobrepeso y #cuerpopositividad, me llegan comentarios de chavas que mi texto las ayudó a no ser tan duras con ellas mismas y empezar a deshacerse de estándares de belleza pendejos e irreales.
¿Qué es lo mejor de ser mujer en el 2016? Dentro de mi burbuja de privilegio, puedo decir que el efecto dominó del feminismo es impresionante. Antes era una palabra prohibida; ahora ya hasta el babas de Osorio Chong dice que es feminista (jaja, ahora nomás le falta entrar a Wikipedia y leer qué es). Pero cuando empiezas a leer del tema te das cuenta de todo lo que tuviste que aguantar porque creías que "así era", entonces te cuestionas todo lo que creías que era "correcto" o "natural" y pum, comienzas a entender quién eres realmente y a explotar al máximo tu potencial. Y ves cómo más gente a tu alrededor va abriendo los ojos y se va armando una complicidad anti-binarismo-de-género-que-nos-impusieron-en-la-escuela muy chida. Fuera de mi burbuja de privilegio, sales a la calle y te desaparecen. En México, nunca había sido tan peligroso ser mujer. Por eso es importante hablar de estos temas, discutirlos e intentar hallar soluciones.

Más de i-D: 35 supermujeres

Sofia Alessio por Eunice Adorno
Politóloga, 
ILSB
26 años

¿Cuál es tu lucha? Trabajar para avanzar el reconocimiento y garantía de los derechos sexuales y reproductivos en México, y colaborar al cambio hacía una sociedad con mayor equidad de género.
¿Cuándo y cómo decidiste dedicarte a lo que haces? No sé exactamente. Desde la universidad me comencé a asumir como activista, y después de una temporada de incertidumbre el feminismo y algunas personas llegaron a mi vida de manera fortuita. Fue como tirarse al agua y comenzar a nadar.
¿Qué hace tu organización en torno a los derechos reproductivos? El Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir es una organización feminista que busca contribuir a crear una sociedad democrática y justa a través del conocimiento, la innovación y la formación de liderazgos sociales con perspectiva de género, derechos e interculturalidad. Dentro de el Instituto, yo coordino el programa de jóvenes activistas que trabajan por los derechos sexuales y reproductivos, se llama REDefine y esta presente en 13 estados.
¿Has recibido algún ataque o queja en contra de lo que haces? Como gran parte de lo que buscamos lograr con la garantía de derechos sexuales y reproductivos rompe con las normas conservadoras de la sociedad patriarcal, hay mucha gente y grupos anti derechos que manifiestan su oposición mediante juicios morales o argumentos religiosos. Hace algún tiempo nos hackaearon la página de internet y redireccionaron todos los botones hacía un sitio que vende Viagra.
¿Qué es lo mejor de ser mujer en el 2016? Poder decidir qué mujeres queremos ser y de qué forma.

Más de i-D: La actualidad del aborto en México 

Josseline Mendoza por Eunice Adorno
Activista por los derechos transgénero, Comité Orgullo Ecatepec
35 años

¿Cómo y cuándo decidiste hacer lo que haces? Yo había sido una pequeña empresaria y después perdí todo. Comencé a hacer trabajo sexual, donde fui violentada y violada. Reconocí que este tipo de violencia la había tenido en la vida cotidiana y decidí que ya no más, que tenía que hacer algo. Me uní a Comité Orgullo Ecatepec y me encargué de las relaciones interinstitucionales. Desde hace un año soy presidenta de este Comité, el cual es un movimiento por la diversidad sexual. Hemos creado el primer grupo de mujeres trans promotoras de la salud, los primeros festivales de arte y diversidad en Casa Morelos y marchas del orgullo y el respeto a la diversidad. También se hizo un proyecto de familias sin discriminación dirigidas a padres que tienen hijos que viven en la diversidad. 
¿En qué momento de tu vida definiste tu género? Desafortunadamente me definí como una mujer transgénero hasta hace 4 años. Primero me di cuenta de que era una persona diferente a los 3 años, cuando entré a la escuela, al convivir con más niños no me sentía identificada ni de un lado, ni del otro. Sin embargo pude definirme como mujer transgénero hasta que empecé a investigar y aprender de diversidad y género. 
¿Cuál es tu lucha? Los derechos iguales, el vivir sin miedo y con tranquilidad. Aportar trabajo para un municipio, país y mundo mejor. Llegué a esta lucha después de recibir mucho rechazo.
¿De qué forma crees que lo que haces puede ayudar a que este mundo mejore? La ignorancia y las fobias vienen del miedo a lo que no conocemos, así que hay que acercarnos con amor e informar. La población trans debe de saber distinguirse, ya que no saben mucho sobre el tema. Muchas hemos inclusive salido de la escuela por la discriminación. Algunas somos difíciles de tratar por lo mismo, por todo lo que está alrededor de la vida de una persona trans. Este mundo lo debemos mejorar con respeto, amor y educación. También estoy haciendo un proyecto de talleres para informar a las mujeres trans sobre lo que pueden hacer los líquidos o los biopolímeros al cuerpo. A veces nosotros creemos que para encontrar el amor o el cariño de nuestras familias tenemos que parecernos al prototipo de lo que es ser mujer y por eso es que se comienzan a poner líquidos en la cara, busto, piernas, etc... y estos líquidos nos están matando, se hace cancer en la piel, agujeros, e inclusive algunas compañeras han muerto al ser inyectadas. Porque creemos que ser mujer es eso, tener senos y cadera. También nosotras tenemos que reconocer que nuestras diferencias nos hacen especiales y únicas. 

Más de i-D:  La realidad de los niños transgénero por Louis Theroux

Karen Cymerman por Eunice Adorno
Editora, Antes de Eva
26 años

¿Cuándo y cómo decidiste dedicarte a lo que haces? En la preparatoria descubrí que me gustaba escribir. Dedicarme al tema de género es mucho más reciente, y creo que fue consecuencia de que en él encontré una manera de dirigir y encausar todo el enojo que me provocan las injusticias sociales. Es decir, saber que puedo hacer algo más que enojarme, que tal vez, a través de los medios digitales puedo decirle a las personas "hey, miren, esto está pasando y es indignante, indígnense conmigo, hagamos algo para cambiar las cosas".
¿Cómo surge Antes de Eva? Hace un año Jo y yo escribíamos para medios algo "frívolos", y tras darle varias vueltas al asunto, planteamos la idea de crear un blog para escribir de lo que nos interesaba a nosotras. Personalmente, las revistas para mujeres me parecían ofensivas, porque sí, puede que nos interese el sexo, el maquillaje y la moda, pero también nos interesa la política, los derechos humanos y el medio ambiente. Nuestra intención era hacer una revista que a nosotras nos gustaría leer, y aunque al principio no la habíamos definido como feminista, al poco tiempo nos percatamos de que una publicación que ve en sus lectoras seres complejos, no podía no ser feminista.
¿De qué forma crees que lo que haces puede ayudar a hacer de este un mundo mejor? Yo creo que podemos ser la representación que no vemos en los medios de comunicación ahora. Creo que podemos hacer una práctica ética del periodismo y abordarlo desde la perspectiva de género para acercar más personas a este tema. El feminismo es también, de alguna manera, la conciencia que adquieres sobre la opresión que se ejerce contra ti sólo por ser mujer, y no veo cómo podemos ser conscientes de esto espontáneamente si desde que nacemos formamos parte de este sistema, nosotras mismas lo alimentamos. Si no tenemos información, si no hay análisis que podamos consumir, si nadie nos dice que esto que nos pasa es consecuencia de un sistema que normaliza todas las formas de violencia contra nosotras, que no estamos dentro de él por voluntad, pero que sí podemos transformarlo para vivir mejor, nunca vamos a ser feministas, nunca vamos a entender que algo no está bien, que algo tiene que cambiar y que nosotras podemos hacer ese cambio.
Platícanos una anécdota positiva de algo que haya provocado tu trabajo, puede ser alguien que te escribió, etc... El mes pasado nos invitaron a la radio, y una mujer de 40 años que nos escuchó nos envió un mensaje. En éste, decía que toda su vida había tenido que soportar conductas machistas con las que no estaba de acuerdo, que siempre había sentido que estaba loca y que no sabía si tenía que conformarse. Y por supuesto que no está loca, ni tiene por qué conformarse. Lo que hacemos trata de generar esto, que otras mujeres sepan que no están solas y que juntas podemos hacer algo al respecto, que no tenemos que vivir así. Eso me tocó el corazón.
¿Qué es lo mejor de ser mujer en el 2016? El acceso a prácticamente todo, que las generaciones pasadas procuraron para la mía. Y las redes de mujeres que están ahí para cuidar de todas.

Más de i-D: Escritoras, cantantes, actrices y activistas feministas: conoce a las mujeres que inspiran a Petra Collins

Tagged:
mexico
mujeres
Feminismo
maria fernanda molins
regina tames
Lucia Anaya
Female Gaze
activistmo
adriana peña
efecto colmena
mujeres activistas
valeria towns