créetela hasta lograrlo: gucci ghost

La carrera del artista multidisciplinario Trevor 'Trouble' Andrew lo ha llevado del snowboard olímpico a ser colaborador de Gucci.

por Jeremy Abbott
|
22 Marzo 2017, 5:03pm

El artista multidisciplinario Trevor 'Trouble' Andrew, también conocido como Gucci Ghost, está conversando con i-D en FaceTime, con un resplandeciente suéter Chanel en color rojo. Le hacemos notar que esa no es su marca, y se ríe: "¡Ay, carajo, ni siquiera lo pensé!". Hace girar la cámara de su laptop para mostrarnos su estudio y revelarnos el energético caos que hay a su alrededor, es una montaña de lienzos, ropa y ephemera. Todo lo que se espera de un artista que parece estar perpetuamente envuelto en un parche púrpura de creatividad. Bromeando acerca de todas las piezas que lo rodean, Trevor explica: "Se han acumulado muchas cosas porque soy un acumulador, hay televisores, discos y obras de arte. Mi esposa vino esta semana con nuestro hijo de tres años, no habían estado aquí en un tiempo, y fue una sobrecarga sensorial para él. Estaba como: '¡guauuu!'".

p.p1 {margin: 0.0px 0.0px 0.0px 0.0px; text-align: justify; font: 8.5px Helvetica} span.s1 {font-kerning: none}

El mundo de Trevor es una sobrecarga sensorial sin importar la edad que tengas. Desde su experiencia en deportes de acción y su éxito internacional como snowboarder, se ha forjado una carrera que lo ha mantenido en movimiento y poniendo en acción su talento instintivo. Habiendo crecido en una pequeña ciudad en Nueva Escocia, Canadá, Trevor es uno de los exploradores intuitivos de la vida; empezó a practicar el skateboarding a una edad temprana y se obsesionó con el mundo que se abrió ante él. "Al crecer, lo que siempre hacía era dibujar y andar en patineta", recuerda. "Mi hermano practicó skateboarding durante un tiempo y había un chico que vivía al final de la calle que me enseñó. Me trajo cintas de Black Flag y videos de skate que me permitieron echar un vistazo a todo un mundo nuevo".

Más de i-D: La nueva campaña de Gucci con memes nos tiene a todos contentos.

Sin embargo, fue la madre de Trevor quien inició su carrera olímpica en snowboarding. "Mi mamá trabajaba en la colina de esquí justo al final de la calle y un día trajo a casa un catálogo Burton -dice-. Así que ese invierno aprendí a hacer snowboard. Había esquiado un poco, así que el snowboarding simplemente pareció tener sentido. Me gustó porque no había reglas". Trevor se fue de casa a los catorce años y se volvió profesional a los dieciséis; compitiendo como parte del equipo nacional canadiense en los Juegos Olímpicos de invierno de 1998 en Nagano, Japón, y en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2002 en Salt Lake City. Durante este tiempo, fue integral al alejar el estilo del snowboarding del de el equipo de esquí alpino, en favor de un look que era igual al de las calles en casa. "En ese tiempo, no había nada disponible que fuera lo bastante urbano -explica-, así que solía cortar unos jeans y usarlos sobre los pantalones para la nieve. Una vez que me volví un snowboarder profesional empecé a hacer mi propia ropa, googles, tablas e imágenes. Siempre guardaba álbumes de recortes, tomaba fotos y escribía un diario". Al trabajar con marcas como Oakley y Burton; Trevor nos revela que: "siempre tuve la idea de cómo se exhibirían mis anuncios. Siempre estuve involucrado en todo el proceso".

Después de que una lesión en la rodilla lo sacara del snowboarding en 2005 en el apogeo de su carrera, Trevor se trasladó a Filadelfia para rehabilitarse y estar con su novia, cantante y productora Santigold, donde avanzó cada vez más hacia su arte. "Siempre estoy transfiriendo mi energía a diferentes medios -explica, pues estaba por lanzar dos álbumes de crunk rock bajo el apodo de Trouble Andrew-. Siempre haciendo diferentes cosas y sobreviviendo. Es algo que me encanta hacer, trabajar en una situación normal, trabajar en algo que realmente amo". Todo este ajetreo se mudó más tarde a Nueva York, donde él y Santi se establecieron en Bed-Stuy, Brooklyn, con su gran danés Bo y tuvieron a su hijo Radek en 2014.

Aquí, el enfoque multimedia de Trevor comenzó a desarrollarse más y después de necesitar un disfraz de último minuto para el Halloween de 2013, le hizo dos agujeros a su sábana Gucci y se disfrazó de fantasma. Al tweetear una imagen de sí mismo en su patineta por la ciudad de Nueva York, nació el proyecto de arte por el que recientemente se volvería más famoso: Gucci Ghost. Esa noche, se topó con el célebre fotógrafo Ari Marcopoulos. Ari había documentado previamente la carrera de snowboarding de Trevor, estando de gira con él en los noventas, y un Trevor joven aparece bastante en el libro Transitions and Exits de Ari, incluso aparece en la portada del libro recibiendo un cheque por sus primeras ganancias haciendo snowboarding. Con esas ganancias, Trevor, de diecisiete años, fue al centro comercial y compró su primer artículo de lujo, un reloj Gucci "G", el cual había deseado después de habérselo visto a Inspectah Deck en la portada de un álbum de Wu Tang. A partir de ahí, su obsesión por todo lo de la marca Gucci creció hasta convertirse en Gucci Ghost, el proyecto artístico de medios mixtos con ilustraciones inocentes del emblema de un fantasma entrelazado con los monogramas de la G y Gucci llegaron a los muros, las telas y la ropa de Nueva York. Incorporando eslóganes como "Real" y "Life is Gucci", se volvió igual a Warhol, Basquiat y Mark Gonzales y rápidamente se ganó una base de seguidores de culto.

"Pintar al fantasma de Gucci es una reacción a mi experiencia en ese centro comercial, cuando pensé: '¡Increíble, puedo comprar un reloj Gucci por primera vez!' -nos dice Trevor-. En ese momento, se trataba de transformar las cosas que encontraba en cosas Gucci. Pero entonces comencé a profundizar más y más, y me obsesioné con captar la atención de Gucci, independientemente de si era algo positivo o negativo. Mi mantra era: '¡Voy a hacer esto hasta que Gucci me demande o me contrate!'. Estaba haciendo toda esta ropa y chamarras y había mucha gente diciéndome: 'Gucci nunca te contratará, ¡ni siquiera encienden sus propios cigarrillos!'. Pero hubo un momento en el que ya estaba tan metido en esto que supe que funcionaría. Sólo se necesitaba la persona adecuada para que se concretara, y luego Alessandro Michele llegó a Gucci y él era la persona adecuada. Él lo entendió".

Más de i-D: Los asistentes a la fiesta de Gucci Ghost en Barcelona.

A lo largo de los años, la cultura urbana ha utilizado periódicamente a Gucci como una marca trofeo aspiracional. Desde Gucci Mane hasta Schoolly D y su exitoso track Gucci Time, hasta el sastre de Harlem, Dapper Dan, y los tracksuits Gucci y LV falsos que diseñó a partir de material de lujo que se reapropió de raperos de Nueva York entre los que figuran Eric B & Rakim, LL Cool J y Ultramagnetic MCs. "En definitiva, siempre ha habido una conexión -dice Trevor-. Me refiero a que Dapper Dan siempre fue muy visionario. Mi proyecto antes de hacerse realidad, planteaba la pregunta: ¿qué es real? Es lo mejor, lo que es único. Creo que es realmente interesante que las marcas acojan este tipo de cosas, pero para mí Gucci Ghost era sólo un proyecto artístico, quería convencer a la gente de que era real, y de repente lo fue".

En 2016, Ari fue comisionado para tomar la fotografía del lookbook pre otoño de Gucci, así que presentó a Trevor con el Director Creativo de Gucci, Alessandro Michele. Alessandro no podía esperar para conocer al snowboarder convertido en artista, y Gucci Ghost rápidamente se volvió muy real. "Me presenté para conocer a Alessandro sin saber realmente qué esperar -recuerda Trevor-. Pensé que sólo haríamos una camiseta estampada o algo así, no tenía idea de lo mucho que él sabía acerca de lo que yo había estado haciendo; así que llegué con esta maleta llena de piezas hechas en casa, lienzos y bolsas de papel que había pintado. Fue un sentimiento muy acogedor ver lo emocionado que estaba". Alessandro tomó algunas de las piezas que Trevor trajo y con ellas creo algo nuevo y mejor, otras piezas las crearon juntos desde cero. "¡Sólo estábamos improvisando! -dice Trevor-. Yo pintaba y Alessandro le agregaba algo, nunca me dijo qué hacer. Sólo me traía ropa para pintar. Le dio vida, ¡fue rápido!". Es un testimonio de que la marca de lujo italiana con noventa y seis años de antigüedad entiende el valor de la cultura urbana; defendiendo una marca tributo que anteriormente podría haber sido cerrada con un aviso de cese y desistimiento. La colaboración ha ayudado a potenciar el estratosférico crecimiento de Gucci para convertirla en una de las marcas más populares de la Semana de Moda, con la obra de Trevor adornando la colección femenina, la crucero y la masculina.

Riendo acerca de lo que espera del futuro, Trevor elabora: "Lo único que me da miedo en la vida es una situación laboral regular. Nunca he tenido una, pero siempre me comprometo tanto que he tenido la suerte de hacer que ocurra. Me encanta pintar y es sólo otra manera de liberar mi ansiedad. En realidad no sé lo que estoy haciendo, sólo lo hago. ¡Huyo de un horario de 9 a 5!".

Descubre todo lo que hay dentro de nuestro nuevo número: The Family Values Issue

Credits


Texto Jeremy Abbot