​descubre los diseños afrofuturistas de la marca superYAYA

La diseñadora graduada de CSM ahora vive entre el Líbano y Costa de Marfil, y, en colaboración con 1 Granary y la fotógrafa Joyce NG, saltamos a su mundo.

por 1 Granary
|
11 Mayo 2017, 1:15pm

Nacida y criada en Abiyán, la joven artista libanesa Rym Beydoun nunca carecería de un punto de vista único. La graduada de Central Saint Martins fundó su marca el año pasado, inspirada en el diseño crudo e innovador que descubrió durante su año de colocación en su país.

Ahora radicando entre el Líbano y Costa de Marfil, Rym busca redefinir el Afrofuturismo en la moda, alejándose de la perspectiva exótica de Occidente para ofrecer una imagen moderna y auténtica de su continente natal. 1 Granary se encuentra con Rym, la fuerza creativa detrás de la nueva marca para descubrir sus raíces.

Pareces tener una narrativa y autenticidad muy claras con respecto a tu trabajo, ¿siempre ha sido así? ¿Puedes hablarnos un poco de tus origines?
Nací en Abiyán, pero mi familia se mudó a Dakar a principios de los años noventa, convirtiéndome en la cuarta generación de libaneses afro-occidentales. Viví en Costa de Marfil hasta que mi familia y yo tuvimos que irnos a Beirut para huir de un golpe de Estado en Costa de Marfil en 1999. Aunque originalmente soy libanesa, me siento profundamente marfileña. Estuve rodeada de muy diferentes tipos de personas a una edad temprana -lo que dio forma a mi cosmovisión.

Más de i-D: África forma parte del futuro de la moda (y estas chicas lo están haciendo posible).

¿Crees que estas diversas asociaciones culturales explican tu deseo por desarrollar una conexión entre las personas y los lugares dentro de tu trabajo?
Sí, especialmente cuando no se espera que el pueblo libanés esté tan presente en lugares como Costa de Marfil o Senegal. Me gustan las historias inesperadas y quería retratar a través de la marca a las diferentes culturas que se encuentran interactuando. Tenía la esperanza de construir un puente entre Beirut y Abiyán, para reconciliar mis orígenes e identidad. Por eso hicimos las tomas para el lookbook otoño/invierno 2017 en Beirut con Joyce NG y Makram Bitar. Me empezó a parecer importante hacer las tomas en el Líbano y no sólo en Costa de Marfil. Sin embargo, lo más importante que intento transmitir a través de SuperYAYA es, sin lugar a dudas, un modernismo africano que con frecuencia se encuentra olvidado.

Tienes un enfoque muy abierto hacia la moda. ¿Conscientemente se trata de un enfoque que rechaza los clichés de la moda?
Sí. Para mí, la marca se trata de todo lo que me inspiró para crear las imágenes -desde la música que me llevó a iniciar la marca hasta los cursos de motocross que solía tomar. Quisiera que la marca permanezca siendo 100% flexible. La idea inicial era desarrollarla con el tiempo hasta convertirla en una especie de supermercado. Si me apetece crear neumáticos o motos SuperYAYA quiero poder hacerlo. No se trata sólo de moda, o de ropa, es más que eso.

¿Qué te devolvió al carrusel de la moda?
Una vez que entré a estudiar moda, no hubo vuelta atrás -representaba un reto y aunque no me gustaba, traté de encontrar un enfoque distinto. Ya iba a rendirme, pero entonces encontré al mejor tutor posible para guiarme y me fui de Londres para hacer mi año de colocación. Volví a Abiyán en mi año sabático. Estando de vuelta en ese lugar familiar, sentí como si me redescubriera, pero a una edad y en una etapa diferente en mi vida. Tuve una nueva apreciación de todo. Todo me inspiraba y empecé a entender cómo utilizar la moda como un medio para transmitir mis ideas. Sentí que no había un retrato real del lugar de dónde yo provenía y me fascinó mucho la idea de poder pintar mi visión de Costa de Marfil a través de la marca, erradicando las ideas fabricadas y simples.

¿Dónde trabajaste mientras estuviste en Costa de Marfil? Parece que superaste las experiencias habituales de tus compañeros.
Trabajé e hice un internado en Abiyán primero con un sastre de la calle en la ciudad. Luego trabajé con Laurence Chauvin Buthaud, que acababa de fundar su marca Laurence Airline, y con Miguel, quien hizo unos trajes a la medida para los ministros del gobierno, y en el taller de impresión de la fábrica UNIWAX, donde creamos impresiones de cera. También viajé por África Central y llevé a cabo investigaciones visuales (Congo Brazzaville, Gabón, República Centroafricana, Santo Tomé), lo que me expuso a diferencias fundamentales entre el modo africano de trabajar y el occidental. En Abiyán, las telas son las tendencias, no las prendas mismas. Todos los días se venden estampados distintos en el mercado, la gente compra su tela, se va y hace su propia ropa. El individuo es el diseñador. Esto fue algo muy crudo y creativo. Fue en ese momento que mi mente comenzó a pensar cómo podría llevar esa idea alternativa de diseño fuera del país.

Más de i-D: Sobre cómo el modelo Adonis Bosso está confrontando el problema de falta de diversidad en la moda.

Entonces, ¿fue este el momento en que concebiste la idea de Super YAYA?
Exactamente. Entonces pensé en crear una plataforma que permitiera al comprador participar en el diseño. El sitio de comercio electrónico ofrecería una selección de telas y estilos, y el comprador elegiría lo que quisiera y yo lo haría y se lo enviaría. No habría nada en stock, el cliente sólo vería el diseño y el textil en la pantalla.

Y, ¿cómo surgió el concepto de ready-to-wear?
La demanda aumentó y los distribuidores empezaron a interesarse, así que rápidamente tuve que desarrollar una estrategia diferente. Creé dos camisetas YAYA originales (Super YAYA 100% y 100% Africosmic) que vendí mientras desarrollaba una colección unisex completa que mostraré en el calendario de la moda.

¿Por qué esperaste hasta el 2016 para lanzar Super YAYA, si la idea se empezó a gestar desde tu año sabático?
Era muy importante para mí trabajar de lleno en la marca y en cómo quería que Super Yaya se viera. Mi visión tenía que ser muy precisa. Sabía que algunas cosas sólo se podían expresar y traducir visualmente -así que me aseguré de que las imágenes fueran lo suficientemente fuertes y creé más imágenes que ropa en ese tiempo. Sólo ahora puedo concentrarme realmente en diseñar ropa. Quería que el propósito y la historia fueran lo más exactos posible y pensé que necesitaba tiempo para madurar natural y genuinamente.

Super YAYA ha surgido coincidentemente en un momento en que la moda necesita marcas culturalmente conscientes. ¿Qué piensas con respecto a tu lugar dentro de esta discusión?
La diversidad cultural está en tendencia, la raza está en tendencia, y el color de piel está en tendencia. Me resulta muy molesto que la gente saque beneficio de la naturaleza y la realidad. La industria de la moda realmente puede hacer que cualquier cosa se ponga de moda y me parece que es difícil evitarlo. Siento que es una mezcla de fetichismo y exotismo. Por eso todo es falso y forzado. Es natural que los diseñadores y los artistas busquen inspiración fuera de sus esferas inmediatas, pero la objetivación y apropiación de las culturas siempre resulta en algo muy aparente y poco atractivo. No creo que estuviera destacando un tema o un contexto si no me sintiera parte de él o no me identificara completamente con él.

Más de i-D: Omar Victor Diop está documentando a una nueva generación de creativos africanos.

Tus inusuales orígenes dieron como resultado que instintivamente negocies las diferencias culturales. ¿Siempre fue tu intención crear un vínculo entre diferentes mundos sin retratarlos de manera estereotipada y fácilmente digerible?
Absolutamente. Por ejemplo, sólo porque radico en Abyán y algunos de los tejidos que utilizo son telas estampadas en Costa de Marfil no significa que todos mis modelos serán negros -no todos en Costa de Marfil son negros- , yo misma no soy negra. Quiero borrar esos supuestos y estereotipos a través de la marca. Es más que una cuestión de blancos y negros en Abiyán o Dakar. Las relaciones Líbano-marfileñas y senegalés-marfileñas son diferentes. A menudo la gente me dice: "pero tú eres blanca". En Abiyánn los blancos representan a los franceses o los europeos y por eso se puede escuchar a los lugareños preguntar: "¿Eres blanco o eres libanés?".

super-yaya.com

1granary.com

Credits


Texto Naomi Barlin
Fotografía Joyce NG
Estilismo Makram Bitar
Asistente de fotografía Jimmy Dabbagh
Agradecemos a 1 Granary

Tagged:
CSM
Libano
costa de marfil
1 granary
rym beydoun
super yaya
superyaya
entrevistas de moda