la invasión americana: proenza schouler, rodarte, hermès y miu miu en paris couture

El reino de la Alta Costura fue retado en el primer día de los shows otoño/invierno 2017 en París donde Proenza Schouler y Rodarte llegaron a la ciudad con sus colecciones ready-to-wear, respaldados por shows crucero de Hermès y Miu Miu.

|
jul. 4 2017, 12:42am

Rodarte spring/summer 18

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK

Pero, ¿es Alta Costura? Reemplaza esas dos últimas palabras con 'arte' y es la pregunta que la moda se ha estado haciendo por épocas. En el primer día de los shows de Alta Costura otoño/invierno 2017, la industria estaba cuestionando sus propias reglas anticuadas y sus límites. Mientras Proenza SchoulerRodarte —dos poderosas marcas estadounidenses— llegaban a París, escogiendo la santificada fecha que tiene la Alta Costura para presentar sus shows, las definiciones del oficio más antiguo de la moda fueron retadas. No era la primera vez que pasaba. La temporada pasada, Vetements movió su show a la Semana de la Alta Costura, haciendo una declaración de no seguir las estrictas reglas impuestas por la Chambre Syndicale de la Haute Couture, la cual incluye haber pasado una cierta cantidad de horas en cada prenda —ah, y de hecho estar establecido en París. "Normalmente durante los shows no queremos comer pero aquí es como, ¡son las cinco de la tarde y es hora de la cena! Todo se veía más, no sé, humano", Laura Mulleavy dijo después del show de Rodarte, es la primera vez que ella y de su hermana Kate están en París. "Fue tan emocionante, todo fue maravilloso, incluso nuestras comidas fueron más divertidas". ¿Una turista estadounidense en París? En efecto, pero el calendario de la capital de la moda siempre le ha dado la bienvenida a sus amigos del extranjero —incluso el de la Alta Costura, quien le ha dado la bienvenida a Ralph Rucci en el pasado.

Proenza Schouler primavera/verano 2018

Lo que hizo diferente a este domingo de julio en París fue que la invasión estadounidense de Rodarte y Proenza Schouler no fue una oferta de Alta Costura. De hecho fue, al menos eso estaba escrito, ready-to-wear. Pero, ¿realmente lo era? "No iríamos a París sin intentar superarnos. Aún mantendremos el ADN de lo que hacemos, sólo que no tan teatral sino romántico, el cual aún honra la historia de la Alta Costura y de las casas que muestran y las marcas que están aquí", Laura Mulleavy explicó. "Sólo estamos tratando de hacerlo a nuestra manera". Las hermanas Rodarte definitivamente le dieron vida a su presentación, cubriendo sus etéreos vestidos para la pradera con suficientes flores velo de novia, tanto que podrían poner en ridículo a la revista Martha Stewart Weddings. Las monjas del siglo XVII, las cuales una vez vagaron por los claustros de la Abadía de Port-Royal donde el show fue escenificado, habrían dejado pasar por alto los atrevidos looks de cuero y las medias que sazonaron al show, todo en el nombre de la esponjosa inocencia que reinaba, y de todos esos volantes. No era Alta Costura —no según las reglas— pero las hermanas Mulleavy ciertamente le dieron a la Alta Costura todo lo que pudieron. Al igual que Proenza Schouler, quien acogió la fortaleza más alta de la moda de una forma diferente.

Más de i-D: Exclusiva: La colaboración de Coach y Rodarte

Hermès Crucero 2018

Las formas estaban en la agenda, esas retorcidas que vemos en la Alta Costura, las cuales nos recuerdan a Cristóbal Balenciaga y Azzedine Alaïa (quien normalmente hace Semi Alta Costura pero estará mostrando en la Semana de la Alta Costura esta temporada, todo lo cual es una historia enteramente diferente e incluso más confusa). Jack McCollough y Lazaro Hernandez han pasado tiempo en París trabajando en su nueva fragancia, y la artesanía singular de la ciudad se ha vuelto una obsesión. "Hemos pasado nuestro tiempo libre investigando estos diferentes ateliers que se especializan en distintas cosas como trabajos en listón, o plumas, o tejido a mano. Así que definitivamente eso cautivó nuestras mentes y nos hizo explorar ese mundo", dijo Hernandez. "Hemos estado haciendo bordado por, como, un mes. Esa chamarra de plumas nos llevó un mes hacerla", continuó, refiriéndose a la prenda que acaparó todas las miradas usada por Sasha Pivovarova. "Hay una industria muy pequeña aquí, ateliers de tres personas. Un telar en un departamento". — "¡Pero es un telar como de 400 años!", añadió McCollough.

Miu Miu Crucero 2018

Se veía como Alta Costura y también se sentía así. Entonces, ¿lo era? "Unas cosas son ready-to-wear y algunas son hechas a la medida. Es una gran mezcla. Algo grande. Una colección. Un mundo", Hernandez trató de clarificar. En otras palabras, la respuesta fue no. Todas estas piezas no serán hechas bajo pedido por una sola persona, por pieza, y recreadas a sus deseos específicos de la forma en que lo hace la auténtica Alta Costura. ¿Eso hace que la colección de Proenza Schouler sea menos hermosa? Absolutamente no, pero te hace pensar sobre el futuro de los shows de la Alta Costura en París —esta Semana de la Moda de cuatro días tan amada por los ciudadanos de la industria. Claro, además de que la Chambre Syndical aprobó sólo unos cuantos —Chanel, Dior, Valentino, etcétera— el resto del calendario son muchas pre-colecciones de todos modos. Y así, Hermès y Miu Miu hicieron lo suyo, el primero en su tienda en rue FaubougSaint Honoré donde Nadège Vanhee-Cybulski presentó su colección crucero 2018 hecha para la cliente de la Alta Costura, quien de hecho va de crucero en invierno —en su propio barco, claro. Unas cuantas temporadas en su puesto, y Vanhee-Cybulski se está soltando y divirtiendo en Hermès, alocándose con colores suculentos y un poco de loca pintura para la cara, la cual le daba a su colección dirigida a las vacaciones un toque de guerrera amazona.

Más de i-D: Ve el nuevo filme corto de Chloë Sevigny para Miu Miu

Miu Miu Crucero 2018

En Miu Miu, Miuccia Prada transformó el Automobile Club de París en un escenario para showgirls, llenándolo con canciones de show mezcladas por Fréderic Sanchez y un performance de Tommy Genesis. Su colección crucero 2018 continuó por el femenino camino lleno de diversión que ha seguido últimamente, aumentando los adornos con un circo de parches, cristales y estoperoles en estampados coloridos y techno, en shorts cortos envolviendo los muslos de adolescentes. Esto no era Alta Costura —ni siquiera era ready-to-wear si se sostienen las reglas de la moda— pero en su teatralidad hizo exactamente lo que esos estadounidenses hicieron antes ese día, y lo que los couturiers de París harán durante los próximos tres días de los shows de Alta Costura: empujar la industria de la moda en una nueva era mezclada donde el cielo es el límite.

Sigue nuestra cobertura de la Semana de la Moda

Credits


Texto Anders Christian Madsen