los hombres en 2015 deben recordar que hablar no es algo malo

Finanzas, relaciones, identidad y expectativas, ¿qué se puede hacer para ayudar a que los hombres hablen de temas importantes?

por Joe Gamp
|
04 Diciembre 2015, 8:00pm

La semana pasada, The Southbank Centre exploró los temas, debates y sentimientos del género masculino en el Being A Man Festival, desafiando, cuestionando y sacudiendo los prejuicios que rodean el papel del hombre moderno. Los temas candentes de debate estaban disponibles: la gestión de imagen y aspiraciones, la depresión y abuso de sustancias, los estereotipos, la cultura del futbol, las minorías jóvenes y los talleres sobre las emociones y los sentimientos. Si bien Being A Man defendió y celebró los diferentes ideales de masculinidad e individualidad moderna, al mismo tiempo planteó otra pregunta: ¿Dónde pueden los hombres obtener el apoyo necesario para hacer frente a los desafíos de la vida moderna?

Una gran presencia de trabajadores de caridad y grupos de apoyo, como The Men's Health Forum, también estuvieron presentes, ayudando a hablar con los hombres de todas las edades sobre sus ansiedades, tensiones y problemas. Porque no olvidemos, algunos de nosotros apenas ahora intentamos aceptar el hecho de que se nos permite hablar de nuestros sentimientos sin temor a reproches; un estigma importante que hay que romper con el fin de enriquecer la vida.

Bob Dylan pudo haber observado que los tiempos estaban cambiando a principios de los años sesenta, pero su mantra es tan relevante para los cambios de hoy como lo era en ese entonces. Todo está en un estado de flujo rápido y estamos constantemente tratando de dar sentido a las cosas con la rapidez con la que pasan; la tecnología, los negocios, las artes, la ruptura de las fronteras de la identidad y la comunicación y, específicamente, el papel de la identidad de género y lo que se supone que son nuestros roles en la sociedad se encuentra en constante cambio. Personalmente, me enfrento a una batalla diaria contra el aumento de presiones en mi vida: una creciente ola de deudas, problemas amorosos y temores sobre mi incapacidad de ser lo que la sociedad espera que sea; todo lo cual contribuye a un campo minado confuso que se espera que navegue. Max Olesker, escritor cultural de The Guardian, comentó recientemente que "conforme los ideales tradicionales del hombre del siglo XX (fuerte, estoico, reprimido) comienzan a desaparecer, en el panorama actual de la cultura pop no hay un ideal arquetípico único que se suponga debamos emular" .

En un mundo donde la identidad de género se ha mantenido prácticamente sin cambios para los hombres durante los últimos 50 años, proporcionando un conjunto estructural de principios que compartimentan el mundo que nos rodea, no es de extrañar que algunos de nosotros estemos luchando contra conflictos internos en cuanto a los rasgos "correctos" y 'lo que se espera" del hombre moderno. Sorprendentemente, el autor de Yes Man y chico bromista en general, Danny Wallace, hizo alusión alegremente a los problemas de los "hombres aprendiendo grandes lecciones de vida" durante años en su columna de larga data Shortlist.

Las tensiones de la vida moderna significan que el mayor desafío para los hombres en estos días es encontrar el coraje de hablar abiertamente. Desde la falta de modelos de conducta hasta sufrir violencia doméstica o simplemente sentirse inadecuado en un mundo consumista que se alimenta con la presión, 1 de cada 5 de nosotros estamos sintiendo el peso y la carga de estos subtextos sociales. La opinión de que los verdaderos hombres no hablan de sus problemas es penalmente anticuado y, francamente, necesita ser erradicado.

Being A Man y las cuestiones planteadas (como generalmente se asume con los debates sobre la identidad masculina) no se trataron de la desigualdad entre hombres y mujeres ni de las nociones de los equilibrios de poder cambiantes. Se trataron más bien de cómo nuestros medios de comunicación y publicidad llevaron a que la sociedad dictara lo que debemos hacer, a qué debemos aspirar y cómo debemos identificarnos como "hombres modernos": ya no hay manera simplista, fácil y lineal de hacer esto.

Las expectativas del hombre moderno son altas, y los niveles de estrés causados por esas expectativas están llegando a punto de ebullición. En los últimos meses, es posible que hayas visto un cartel de campaña en tu parada de autobús local de CALM (Campaign Against Living Miserably), promocionando un 'mandictionary' en línea. Puede parecer un poco gracioso a nivel superficial, pero CALM le está dando activamente a los hombres una voz con el fin de hablar sobre su estrés y problemas de salud mental, algo que se necesita desesperadamente pues las estadísticas muestran que el número de suicidios de hombres está en su punto más alto desde 2001.

Como las campañas como CALM intentan mostrar, realmente va más allá de levantar el teléfono y hacer ruido. Being A Man fue un recordatorio de la importancia que tiene para nosotros, "los chicos", el hablar, que tenemos que reunirnos para preguntarnos qué es lo que la sociedad capitalista le está diciendo a los jóvenes vulnerables; a través de sus portadas de revistas inalcanzables; a través de los viejos estereotipos sobre que los hombres son impasibles y fríos; a través de la noción arcaica de que los hombres deben cargar con las cosas y no hablar de la depresión; y el cómo darle sentido a un mundo en constante cambio.

Credits


Texto Joe Gamp