tschan andrews nos habla sobre la transfobia y el racismo

La vida de la modelo transexual de 23 años de edad ha incluido el abandono y el abuso, así que ahora lucha por que nadie más experimente la misma injusticia.

por Georgina Yi Wan
|
09 Octubre 2015, 6:23pm

Foto: Juergen Teller

Los dos últimos años han visto un aumento inmenso de la visibilidad transexual. Gracias al alto perfil de los iconos transexuales, los temas trans han atravesado los susurros y la ignorancia de lo desconocido y han aterrizado en el mismísimo centro de tu sala, en tu teléfono inteligente, en los periódicos, y en las calles por las que caminas todos los días. Las voces trans se escuchan más fuerte y más claras que nunca. Pero, ¿quién está representando a las voces de las minorías segregadas? Aquí entra en escena Tschan Andrews, una modelo trans de 23 años de edad quien ha estado peleando su batalla 24/7, mucho antes de que #callmecaitlyn se hiciera tendencia. Puede que haya trabajado con grandes nombres como Juergen Teller, Nick Knight y David Bailey, pero Tschan nunca deja que el brillo de la sesión fotográfica enmascare su lucha contra el racismo, la falta de vivienda, los intentos de violación y abuso. Para Tschan, esto no es una tendencia o un fenómeno de la sociedad; es una lucha continua.

¿Cuándo te volviste consciente del género?
Para ser honesta, siempre he sido consciente del género. Creo que cualquiera que esté en el espectro del género, sobre todo trans o intersex, son conscientes de él casi de inmediato. ¿Por qué? Porque han actuado diferente al género que se les asignó al nacer. Yo fui consciente de ello desde muy temprana edad cuando se me dijo: "No, no hagas eso: los niños no hacen eso". Puedes preguntarle a cualquier persona trans y estoy segura de que te dirían lo mismo. ¿Ya ves que dicen que los chicos piensan en sexo cada cinco segundos? Yo pienso en mi género cada cinco segundos. Desde cómo hablas hasta cómo te mueves y cómo eres, la expresión del género está por todas partes.

¿Cómo afectó eso tu niñez y adolescencia?
Ser trans afectó mi infancia por completo. No se me permitió tener una. En la primaria, los padres iban por sus hijos y les decían: "No te juntes con Tschan, Tschan es raro". Recuerdo que una madre jamaiquina le dijo a su hijo que yo era un "hombre chiflado". Es como si me hubiera quedado atrapado en una cápsula y con el tiempo incluso empecé a creer lo que me decían. Hasta hace tres o cuatro años, pensé que nunca sería capaz de tener amigos porque nadie me querría por lo que verdaderamente soy y debería estar avergonzada de mí misma. Tuve una homofobia y transfobia interna tan profunda. No se me permitió experimentar una vida.

¿Cuál fue el papel de tu familia en momentos tan difíciles?
No obtuve mucho apoyo de mi familia en absoluto. Mi madre es una madre soltera, por lo que trabajaba todo el tiempo y mi Nan cuidaría de mí, mi hermana y mi hermano.

Finalmente dejaste tu hogar familiar y te acogieron padres adoptivos. ¿Cómo te trataron?
Mi amiga trans recomendó una organización de caridad llamada Albert Kennedy Trust. Ellos ayudan a encontrar vivienda y apoyo a las personas LGBT jóvenes que se quedan sin hogar. Ellos me ayudaron a encontrar a mis padres adoptivos homosexuales y la experiencia, literalmente, me salvó la vida. Me hicieron darme cuenta de que soy un ser humano, me dieron una voz y me enseñaron que mi opinión importaba. Me proporcionaron un hogar cariñoso y agradable y me metieron a la universidad, me cuidaron y me permitieron florecer como persona. Cuando terminé mi fundación en Camberwell estaba tan feliz que no podía dejar de llorar, porque me di cuenta, por primera vez en mi vida, que en realidad tengo una vida.

¿Cómo es la realidad de ser trans?
Hay gente con el privilegio de tener acceso y medios para lograr una transición completa y no tener que preocuparse por dónde estarán el próximo mes o cómo van a pagar por sus hormonas. Puedo entender el porqué mucha gente se enoja con Caitlyn Jenner, porque ella es enormemente privilegiada y es capaz de llevar a cabo la transición, y se le dio la bienvenida al mundo como una heroína, y ése no es el caso del 99.999 por ciento de las personas trans, especialmente las personas trans de color. La mayoría de las personas trans no pueden siquiera conseguir un trabajo de base o el acceso al cuidado de salud adecuado. Cuando las personas trans tratan de encontrar una vivienda, mucha gente no los acepta como posibles inquilinos, porque asumen que ser trans va de la mano con la prostitución, que muchas veces es el caso, pero eso solo porque la sociedad los ha llevado a un punto en el que ellos creen que la única manera de mantenerse es a través del trabajo sexual.

También es inquietante cuando una organización o un medio de comunicación dicen ser del momento y no ser transfóbicos cuando solo cubren un tipo específico de historia trans. Es maravilloso que las historias trans positivas puedan ser escuchadas, pero todos los aspectos deben ser cubiertos y expuestos a los lectores, pues deben ser conscientes de la falsa verdad, no todos estamos bien ni somos privilegiados.

La comunidad negra, en general, ni se ocupa ni reconoce a los trans. Cuando era más joven, fui rechazada por mis compañeros negros en la escuela. Solían decir que ser trans era una forma de enfermedad blanca y que yo estaba tratando de imitar a la gente blanca. Soy alguien que está experimentando no solo transfobia, sino también racismo. Creo que no solo es importante mostrar a las personas trans blancas y privilegiadas, sino también obtener las voces de las personas de mi comunidad, porque ellas son las que necesitan más ayuda.

¿Qué se puede hacer para fomentar el progreso?
Hay algo que me encantaría hacer yo misma. He leído que hay una gran cantidad de personas LGBT jóvenes que se suicidan por estar confundidos y ser discriminados. Me encantaría entrar en el sistema educativo con otras personas LGBT en un panel para discutir el ser trans, para compartir nuestras experiencias y mostrarle a los chicos con dificultades que las cosas mejoran. No quiero que estos niños crean que ser ellos mismos es algo incorrecto o desviado, y tener la oportunidad de ayudarles haría mi vida tan feliz y contenta.

@ourscharrr

Credits


Texto Georgina Yi Wan
Fotografía Juergen Teller
Estilismo Poppy Kain
Barneys Menswear primavera/verano 2015

Tagged:
LGBT+
gay
queer
trans
tschan andrews