las 10 películas de ciencia ficción con más estilo de todos los tiempos

Revisamos las películas sci-fi que han cambiado a la industria de la moda, desde de The Matrix a The Fifth Element.

|
20 octubre 2015, 8:50pm

Image © The Man Who Fell To Earth via Flickr

El diseño de vestuario en una película bien ejecutada puede inspirar a generaciones de colecciones de moda, editoriales, campañas y hasta un nuevo look. En términos de innovación, ningún género cinematográfico es tan irresistible como la ciencia ficción. El mundo sci-fi presenta prendas estilizadas agresivamente, en un mundo alterno, con conceptos que cambian el paradigma necesarios para sostenerlo. Cuando el diseñador de vestuario acierta, puede influenciar a la moda por décadas. Aquí hay 10 de los mejores -según nuestra investigación- estilos del mundo del sci-fi.

The Matrix (1999)
Lentes oscuros, un abrigo hasta el suelo, cuero brillantes ajustado al cuerpo, todo en negro: un estilo que invadió la cultura popular en la cúspide del nuevo milenio, influenciando diseñadores y geeks por igual. El vestuario de The Matrix fue, para bien o para mal, un fenómeno cultural que definió la idea de una era sobre ser cool. Al tomar prestadas nociones del urbanismo implacable de Helmut Lang y el romance gótico de los comienzos de Olivier Theykens, el estilo forjó el molde del superhéroe de los tiempos modernos.

Gattaca (1997)
El cuento del futuro regido por la eugenesia, Gattaca fue creada durante la tendencia ultra minimal de los noventa. La diseñadora de vestuario Colleen Atwood supuestamente cortó trajes de los treinta y ochenta (además de tomar muestras de los cuarenta) en telas modernas. Hay un romance retro dentro de la extremadamente conservadora escasez que denota un poco de la fascinación de Miuccia Prada con los treinta. La estética del filme, quince años después, ha envejecido muy bien.

Mad Max 2: The Road Warrior (1981)
Los vestuarios de Mad Max, la franquicia de culto sobre un policía enfundado en cuero, tratando de establecer el orden en un paraje sin ley, se ha vuelto el estándar por el cual se mide cualquier intento de estilo post apocalíptico. Mad Max 2: The Road Warrior definió la estética de perdición y polvo que se ha vuelto sinónimo del futuro desolado. Norma Moriceau sintetizó un nuevo género a partir de las fascinaciones New Romantic de Vivienne Westwood, el fascismo de Thierry Mugler y hasta la deconstrucción de Rei Kawakubo.

Star Wars: A New Hope (1977)
Ambientada en un tiempo muy, muy antiguo, y en una galaxia muy muy lejana, el universo de Star Wars presenta un mundo tecnológicamente avanzado que vive en armonía con la tradición. Las prendas drapeadas del Jedi son tan vitales y relevantes en esta galaxia como los uniformes moldeados de los Stormtroopers. El rango de diseños y profundidad de detalle en los filmes de Star Wars es tan extenso, que no es de sorprender que diseñadores reconocidos como Nicolas Ghesquière y Cristophe Lemaire han referenciado abiertamente el filme.

Solaris (1972)
Tarkovsky quería que el vestuario en Solaris fuera atemporal, y dejó de lado todas las nociones clichés de vestimenta del futuro (tenía un desdén particular por 2001: A Space Odyssey de Kubrick). Los diseños mantienen un sentido de calidez, variando entre básicos como sudaderas y pantalones de twill con piezas a mano como chales de crochet. Discreto pero profundo, el vestuario refleja el cambio en la moda conforme la era espacial se apagaba y los diseñadores adoptaban un enfoque más humanístico.

Alien (1979)
El diseño de la criatura biomecanoide icónica de H.R. Giger nos advierte sobre el resto del diseño de la producción. La ropa para el equipo del Nostromo, un buque espacial flotante, es sucia y muy gastada. Los toques personales del equipo como los sombreros de vaquero o la camisa hawaiana, hacen el vestuario ecléctico. El estilo podría lograrse fácilmente hoy mezclando Hood By Air con piezas vintage. El mejor momento de moda es una escena cercana al final cuando Sigourney Weaver se queda en ropa interior, quedándose a la altura de cualquier modelo de Calvin Klein.

The Man Who Fell To Earth (1976)
De cabello anaranjado, demacrado y exóticamente inglés, Bowie es un alien con la misión de encontrar agua para su planeta moribundo. El glamour que se desliza entre géneros es único de Bowie, y aquí está a todo lo que da, sosteniendo un drama trágico digno de Eurípides. The Man Who Fell To Earth se ha vuelto desde entonces una referencia esencial de moda. De Hedi Slimane (de quien Bowie es inspiración constante), a JW Anderson en Loewe a Alessandro Michelle en Gucci, los diseñadores se preguntan constantemente las normas del género masculino y el vestuario de la película provee de inspiración constante.

Blade Runner (1982)
Este filme es la década de los ochenta en carne y hueso, un editorial en movimiento para todas las tendencias futurísticas de la era. El vestuario de Michael Kaplan, inspirado en los film noire de los cuarenta y elementos futuristas, codificó las tendencias de su tiempo, de Montana a Mugler. Desde entonces, los diseños han sido referenciados por todos, incluyendo a Alexander McQueen y Raf Simons. El vestuario para Blade Runner entró en los cánones de la moda y es un elemento clave de los brillantes visuales y dirección de arte.

The Fifth Element (1997)
Luc Besson hizo mancuerna con el enfant terrible Jean-Paul Gaultier para hacer el vestuario de su épica de ciencia ficción de los noventa. Conocido por su enfoque radical sobre el género, el estilo urbano y el vestuario étnico, Gaultier dio vida al utópico y cosmopolita futuro de Besson. Con más de mil personajes que vestir, fue la tarea más extenuante que Gaultier jamás ha realizado. De empleados de comida rápida a policías, sobrecargos, monjes, al post género extravagante de Chris Tucker como Ruby Rod, a una diva de ópera alienígena, el vestuario revela la inagotable imaginación de Gaultier y increíble rango.

2001: A Space Odyssey (1968)
Stanley Kubrick comisionó al diseñador establecido en Londres y costurero de la Reina, Hardy Amies, que diseñara el vestuario de su épica interplanetaria. Amies desarrolló el estilo de la era espacial que prevalecía en la época con tanto cuidado por el detalle y la presentación que hasta le daría envidia a Pierre Cardin. El trabajo de Amie, sensible a la Alta Costura, se vio reflejado en trajes de trabajo, así como en uniformes para Pan Am, o en limpios trajes sastres masculinos. Siempre vista como punto de referencia por su diseño de producción, cinematografía, y efectos especiales, 2001 no es solo una visión inmaculada del futuro, es el estándar contra el que cualquier otro diseño de ciencia ficción se mide. Es una ventana a una visión alterna del universo de moda de Amies y es probablemente algunas de las mejores piezas de ropa que se hayan diseñado jamás.

Credits


Texto Jeremy Lewis