Publicidad

bonnie cashin, la diseñadora de moda más imitada de la que nunca has escuchado

La rebelde fundadora de Coach es el sujeto de un nuevo libro de Rizzoli, el cual celebra su irreverente e infinitamente influyente acercamiento a la moda estadounidense.

por Jeremy Lewis
|
26 Abril 2016, 10:30pm

Cuando Phoebe Philo estrenó su nueva visión para Céline en 2009, su retorno a la moda fue recibido con un elogio unánime y bien merecido. Celebrada por su inclinación minimalista y modernista fue promocionada como un respiro de aire fresco para la industria de la moda. Lo que no se dijo en las reseñas, y su subsiguiente cobertura, fue que la colección, en su chic utilitario y lienzo de cuero recortado, hacía eco a la obra de otra diseñadora, una casi olvidada en los anales de la moda: Bonnie Cashin.

Su influencia ha llegado a las pasarelas de Tom Ford, Chloé, y hasta las de Nicolas Ghesquière para Balenciaga, pero su nombre solo es familiar para los historiadores del vestuario y los entusiastas de lo vintage. Si se lo mencionas al editor promedio lo más probable es que recibas miradas vacías. A pesar de que muchos no lo sepan, Cashin de hecho fue un mega talento, una diseñadora estrella que vistió a Marlene Dietrich, que vendía su ropa en Liberty en Londres y en Hermès en París, y recibió tantos premios de la industria que comenzó a utilizarlos como topes de puertas. La mayoría de los historiadores estarían de acuerdo en que Cashin fue una de las diseñadoras más innovadoras que Estados Unidos haya producido. Y ahora Rizzoli ha sacado su obra de la oscuridad con el primer libro publicado sobre la diseñadora: Bonnie Cashin: Chic Is Where You Find It.

Más de i-D: Citas de Coco Chanel que amamos

Escrito por la historiadora Stephanie Lake, es uno de los recuentos más comprehensivos de cualquier vida y obra de un diseñador. Lake se hizo amiga de la diseñadora en sus últimos años, y cuando Cashin murió, en el 2000, le fue encomendada su propiedad y su legado. Pasó los siguientes 15 años clasificando su archivo, buscando entre papeles y contratos, y penetrando su historia: "Trabajé con Bonnie casi todos los días, me contó tantas historias, y nos volvimos muy cercanas", explica Lake. "Pero llegué a conocer a Bonnie de una manera completamente distinta después de que murió".

Chic Is Where You Find It es extenso, por decir lo menos, haciendo una crónica, no solo de la vida y obra de Cashin, sino también de sus ideas filosóficas sobre la vida y la moda, las cuales, en su momento, fueron rebeldes y desafiaron las convenciones. Cashin era individualista, trabajando más como diseñador industrial que como alguien que hace ropa de lujo para mujeres, valorando el pragmatismo y la realidad, un antídoto a la decadente frivolidad de los cincuenta en la cual se hizo de su fama.

Sus innovaciones incluyen el uso de herrajes en la ropa: cierres industriales, pestillos y cierres de giro hechos de latón reluciente. Buscó inspiración en el este de Asia, adaptando los antiguos y elegantes vestuarios para soluciones modernas. De ahí sacó la revolucionaria idea de las capas —ropa que se puede adaptar a diferentes temperaturas y ocasiones— en una época donde los couturiers diseñaban un cambio de ropa para casi cada hora del día. Hasta su práctica de negocios era distinta: mantenía un laboratorio en donde producía prototipos y estaba a cargo de un montón de contratos de diseño. En lugar de operar directamente un negocio de manufactura, o dando licencia a su nombre, diseñó para agencias de especialidad, con su marca junto a la de ellos. Una colaboración con Sills & Co. dio origen a su característica bastilla recortada. Incluso Hermès la invitó para diseñar ropa deportiva (y hacerla en sus propias fábricas), pero declinó la oferta cuando se dio cuenta que su ropa se vendía en la tienda sin su etiqueta. A finales de los cincuenta, una compañía de bolsos de mano llamada Gail Leather Products, le pidió a Cashin que diseñara una línea completamente nueva para ellos. Debutó en 1962 y se llamó Coach. 

Más de i-D: Coach celebra su cumpleaños número 75 con un homenaje a las subculturas estadounidenses

Cashin diseñó Coach desde 1962 hasta 1974. Su acercamiento a las bolsas de mano fue igual de entusiasta como lo fue hacia la ropa, diseñando herramientas para "cargar cosas" de manera reduccionista, en vez de como decoración o estatus. Confeccionadas desde su lenguaje modernista distintivo y hecho a sus estándares exigentes, por un equipo especial de artesanos, las piezas de Cashin transmutaron la utilidad en lujo. No hace falta decir que Coach fue un éxito rotundo.

A pesar de la enorme influencia de Cashin, su nombre quedó olvidado a lo largo de los años: "Cuando no patentas, y te retiras y no tienes a nadie trabajando para ti que continúe, comienzas a desaparecer", dice Lake. Seguramente la convicción implacable de Cashin no ayudó. "Bonnie era obstinada, era franca". Divulga Lake. "Era ingeniosa e increíble, pero era muy abierta con lo que no le gustaba del sistema de la moda". Cashin operaba de fuera, y una cita selecta de la diseñadora revela cómo era ella en contexto: "La moda es ahora. La moda es aceptable. La moda es popularidad. Una gran parte de mi trabajo es anti-moda. Es el futuro. Es conjetura. Aún no ha sido aceptado".

Bonnie Cashin: Chic Is Where You Find It es una travesía gratificante e inspiradora a través de la mente de una de las inventoras e iconoclastas más grandes de la moda. Lleno de material de archivo nunca antes visto, ilumina la intensidad y el alcance de un talento olvidado por mucho tiempo. Pero para Lake, contar la historia de Cashin no solo tiene que ver con recuperar el pasado, también tiene un mensaje potente para nuestro presente: "Tener ideas nuevas, ser original, innovar y cambiar el curso de tu industria —hacer algo verdaderamente nuevo— todavía lo puedes hacer hoy".

Más de i-D: Balenciaga, reinventando la silueta del s. XX

Credits


Texto Jeremy Lewis
Imágenes cortesía de Rizzoli