la tierra de la moda de seúl: conoce a los brillantes nuevos diseñadores de corea

Corea del Sur mostró al mundo de que está hecho la semana pasada durante Hera Seoul Fashion Week, el mayor despliegue internacional de moda a la fecha, recordándonos que todos los diseñadores coreanos –y sus seguidores- son una fuerza poderosa.

|
27 Octubre 2015, 6:20pm

Si Corea del Sur alguna vez se preguntó cómo mostrar su floreciente industria de la moda al mundo, solo necesitaba voltear la mirada a las calles de Seúl. Afuera de los desfiles de la temporada, que se llevó a cabo en la capital la semana pasada, grupos de veinteañeros coreanos eran la imagen perfecta del mayor producto de exportación del país: moda. Bendecidos con algún tipo de gen supernatural, estos jóvenes altos y atléticos con pómulos perfectos son un lienzo impecable para vestirse, arte que han perfeccionado con mayor velocidad que muchos de sus compañeros globales. El circo del street style en Heras Seoul Fashion Week no es una exhibición hambrienta de atención con total looks de diseñador como a menudo sucede en occidente, sino un desfile de estilismo perfectamente mesurado sin un solo logo a la vista. Como pudo verse tras los seis días de 75 desfiles de primavera/verano 2016 en Seúl, la moda de Corea del Sur -así como sus jóvenes cool -no se va por la tangente.

Con su mundialmente famosa tecnología y colorido K-Pop, el perfil internacional del país se basa en la innovación y el estilo. Esos dos componentes resultan ser los pilares de la moda, así que no es de sorprender que el acercamiento de los coreanos a Seúl Fashion Week se haga con cierta audacia. Patrocinada por el gigante de maquillaje Hera, hubieron shows de mañana a tarde dentro de la Dongdaemun Design Plaza, el lugar tipo nave espacial diseñado por Zaha Hadid. Gracias a la estricta disciplina coreana, todo fluye como una máquina bien aceitada -literalmente no hay un solo retraso a la vista y si hubiera que criticarles algo en términos de producción, sería solo la duración de los desfiles, lo que se incrementa por la necesidad de presentar cada prenda de las colecciones por la falta de showrooms en la industria local de la moda, donde los compradores normalmente tendrían acceso a las cosas más comerciales, no solo lo de la pasarela.

Beyond Closet

¿Qué hay de la moda entonces? Bueno, en un año de pasarelas enfocadas en globalismo y globalización, desde Nueva York a París, la industria podría beneficiarse de voltear a Corea del Sur. A través de los desfiles, las referencias y estéticas variaron tanto que no podrías identificar una sola referencia cultural que pudiera identificarse con todos. Es el resultado de una nación cuyo enfoque se basa enteramente en el globalismo que el resto del mundo está tratando de conseguir tan intensamente. Quítale a Seúl los banners en la publicidad y podrías estar en cualquier parte del mundo -LA me viene a la mente, específicamente. Y cuando los diseñadores de la ciudad toman el camino urbano, es casi un éxito asegurado, como la colaboración de Kye con la compañía cool de paquetería Baeman, traducida en señalizaciones gráficas en inglés y coreano (puede ser que no les gusten los logos, pero los coreanos aman escribir sobre las prendas), o el grunge de R.Shemiste con sus abrigos híbridos de camisa de franela, mezclilla desgastada y bordados orientales en gorras de baseball. 

R Shemiste

Corea del Sur, desde luego, mantiene su credibilidad en la calle en lo que a moda se refiere. No solo la mega marca de accesorios MCM está establecida aquí, sino en París diseñadores como Wooyoungmi, JUUN.J y Songzio han mantenido en alto la bandera de la habilidad de la moda nacional. En Londres, J. J.S. Lee es una parada importante en el horario de desfiles, mientras que Corea del Sur se ha llevado a casa el premio del British Fashion Council International Designer Showcase dos veces, en 2013 cuando el Korean Culture Centre ganó por el mejor talento emergente, y en 2014, cuando Hyein Seo ganó el premio de diseñador del año. La favorita de la moda K-Pop Kathleen Kye presenta en Nueva York, pero hizo dos apariciones en la pasarela de Seúl la semana pasada, primero en su colaboración con Baeman y después en el desfile de su propia colección basada en, bueno, el odio.

Baeman x Kye

Fue una de varias colecciones en Seúl que trataron los problemas que enfrentan los jóvenes en la sociedad moderna surcoreana y alrededor del mundo. Soulpot Studios orquestó un mensaje teatral de paz y amor donde las modelos se pasaron entre ellas (y a la primera fila) flores blancas, y Beyond Closet presentó tejidos con dibujos de corazones rotos y la palabra 'Nomantic' en ellos. Los coreanos están entre las personas más ricas del mundo, y el país básicamente apoya todo lo relacionado a derechos humanos -pero, la homosexualidad es ampliamente considerada inexistente entre la sociedad coreana, especialmente entre generaciones mayores. Junto con el surgimiento del K-Pop, es una actitud que paradójicamente permite a los hombres jóvenes salir en estilos modernos, porque a menudo la apariencia andrógina favorecida por el segmento influenciado por el street style, que se pasea afuera de los desfiles, no necesariamente se asocia con la afeminación o ser gay.

Esto difícilmente hace que ser gay sea más fácil, pero en términos de empujar los códigos de masculinidad, es un escenario interesante. La palabra 'kkonminam' es afectivamente usada para describir a hombres jóvenes, que básicamente parecen chicas. Significa 'flower boys', porque su cara de piel marfil [a veces modificada quirúrgicamente], pestañas largas [a veces falsas], y labios brillantes [a veces pintados] los hace verse como bellas flores de porcelana. Si necesitaras una definición más amplia, solo tendrías que observar a las estrellas K-Pop siendo frenéticamente fotografiados por las cámaras en la primera fila de desfiles como Ordinary People, quien atrapó al imposiblemente bello Sungjong de la banda sensación de chicos Infinite y al chico tipo Justin Bieber de hip hop Zion T. La colección siguió con la idea de unión de Seoul Fashion Week donde más de un puñado de marcas presentaron prendas de hombre y de mujer al mismo tiempo.

Soulpot

Y reflejando la situación afuera de los desfiles, la ropa de hombre se destaca. Por razones que definitivamente tienen que ver con la actitud sin prejuicios de los coreanos sobre la masculinidad, hay una superioridad sobre su enfoque hacia el menswear, lo que les da cierto nivel de confianza. El diseñador estrella de la semana fue sin duda, Blindness, una marca joven fundada por los amigos Kyu-Yong Shin y Jong-Taek Lee en 2012 y basada en la fusión de arte contemporáneo y cultura joven -dos cosas en las que Seúl sobresale. La colección fue ruidosamente definida por sudaderas oversized con las palabras 'Civil Liberty' en ellas -añadiendo a las declaratorias de la semana- pero fue por su manera relajada y super lujosa de simplicidad cool que la volvieron un hit: pantalones sastres perfectos y jeans de mezclilla que se decoloraban a blanco. O camisas con gorra con gigantes puños blancos almidonados, o ese pulcro y plasticoso abrigo blanco y chaleco.

Blindness

Estilizado por un repertorio de los mejores de Seúl, encabezados por la perfecta Jin Park, el desfile de Blindess también sirvió de recordatorio de los increíbles modelos que están saliendo de Corea del Sur. De Hye Park, Lee Sung-kyung y Soo Joo en el pizarrón femenino, a Lee Soo-hyuk, Park Hyung-seop y Sang Woo Kim en el lado de los hombres, el país representa buen porcentaje del departamento de casting internacional. Para ser su mayor esfuerzo a la fecha, Hera Seoul Fashion Week fue más allá de las expectativas, demostrando a la industria que esta tierra lejana, llena de tecnología y K-Pop está lista para llevar su conquista de la moda a otro nivel -al estilo Gangnam.

Credits


Texto Anders Christian Madsen