Fotografía Todd Cole

no sesso es la marca de ropa sin género de la que todos están hablando en l.a.

El ethos absolutamente inclusivo de No Sesso respalda a la gente de color que se identifica con cualquier punto dentro (y fuera) del espectro de género.

por Emily Manning; traducido por Laura Castro
|
ago. 29 2017, 8:31pm

Fotografía Todd Cole

Este editorial apareció originalmente en el número de i-D The Acting Up Issue, no. 349, otoño de 2017.

No podemos culparte si Project Runway y RuPaul's Drag Race te han hecho temerle a la costura. En la televisión, la costura es una experiencia frustrante, humillante e induce a la ansiedad. Las máquinas son caprichosas e incontrolables. Frente a las cámaras, el ajuste de una prenda bien podría tratarse de física cuántica. Los concursantes que hablan el lenguaje secreto de la costura suelen tener los labios bien sellados. El resto ve una maquina de coser y mejor comienza a calentar la pistola de silicón. Si no puedes coser, no puedes cortar; así que lo mejor es que hagas tus maletas y te vayas.

Sin embargo, sin el amenazante repiquetear del reloj (o sin un enfrentamiento de playback), la costura es agradable y relajante. Es una habilidad que todos pueden aprender. Durante la Primera Guerra Mundial, los hospitales de Inglaterra, Francia, Australia y Nueva Zelanda ofrecieron terapia de costura para los soldados heridos. Los investigadores del British Journal of Occupational Therapy encontraron que la costura libera dopamina en el cerebro y la consideran un antidepresivo natural. Así que cuando Pierre Davis me dice que enseñan a coser como si fuera yoga, su enfoque tiene mucho sentido.

"Tengo una clase de tres horas, y la veo como una especie de sesión de yoga después del trabajo. Algo relajante y restaurador", explica Pierre, de 27 años, por teléfono desde Los Ángeles. "Quiero que la gente sepa que la costura es muy terapéutica, el acto de repetir la misma puntada una y otra vez realmente te pone en un estado de calma mental. Lo veo como una forma de meditación". Pierre por lo regular instruye a los estudiantes en tres diferentes técnicas de bordado. Después, la clase utiliza esas técnicas para crear un diseño. "Tenemos un gran playlist de fondo, la gente se relaja con él y se conecta. Es un espacio seguro".

No Sesso —la creciente marca sin género que Pierre dirige en L.A.— también está arraigada en este ethos completamente inclusivo y de productos hechos a mano. Las piezas de la marca a menudo incorporan telas reutilizadas, así como técnicas de elaboración detalladas como el bordado a mano, el tejido a mano y los parches. La línea de Pierre, al igual que su clase, tienen el objetivo de servir como afirmación y apoyo. Las prendas están diseñadas para adaptarse a los cuerpos de todas formas y tamaños. Las imágenes de la campaña y del lookbook cuentan con gente de color que se identifica con cualquier punto dentro (y fuera) del espectro de género. Como resultado, No Sesso se ha hecho de fans de estilo vanguardista como las músicos disidentes Erykah Badu y Kelsey Lu.

"Crear conciencia y dar visibilidad a las personas de color, en particular a las mujeres trans de color, es un elemento muy importante de lo que hacemos", dice Pierre de No Sesso (que significa "sin género" en italiano). "Cuando una persona de color vea nuestro Instagram, quiero que pueda identificarse y conectarse con lo que ve. No quiero que sientan que la moda es sólo para los blancos".

Pierre nació en Carolina del Sur, pero el tener a uno de sus padre en el ejército significó mudarse con mucha frecuencia durante su infancia. Empezó a hacer bosquejos de diferentes looks en tercer grado, y a experimentar con la costura en la secundaria. "Cuando yo era más joven, mi mamá solía tener siempre revistas sobre el pelo —Black Hair o Hype Hair—. En las portadas tenían a Mary J. Blige, Aaliyah, y mujeres con peinados muy del inicio de los dos mil. Debido al trabajo de estilismo que se requiere para las fotos, también llevaban prendas realmente increíbles. Esas revistas fueron mi entrada a la moda antes de que leyera una revista Vogue o similares", explica Pierre.

No Sesso nació de la respuesta de Pierre a un proyecto escolar sobre el desarrollo de marcas. "Hacíamos investigación yendo a diferentes tiendas y probándonos la ropa. Lo cual me llevó pensar en todo lo que configura nuestra interacción con las prendas de vestir". La experiencia estimuló a Pierre para encaminar sus diseños en una dirección de género irreverente y tallas inclusivas. Inicialmente establecida en Seattle, No Sesso fue relanzada en Los Ángeles hace dos años. "Cuando me mudé inicialmente aquí, fue algo muy intenso. Era la primera vez que estaba en una gran ciudad yo solo experimentándolo todo. Estaba trabajando en la venta al menudeo, tratando de salir adelante y conocer a otras personas. L.A. está llena de gente, pero puede ser un lugar muy solitario".

Eventualmente, la comunidad en L.A. de Davis comenzó a conjuntarse. En Step and Repeat (el festival de performance experimental del Museo de Arte Contemporáneo), conocieron a dos personas que ahora trabajan en el equipo No Sesso, y en el distrito de diseño del centro, Pierre descubrió una gran cantidad de recursos. "Hay fábricas y fabricantes increíbles a los que tenemos acceso aquí. Casi todo se puede hacer en el centro de la ciudad —serigrafía, teñido y tratado de telas—. Nueva York es donde está gran parte de la gente de la moda, pero L.A. en definitiva tiene los recursos necesarios para el diseño".

En estos días, las inspiraciones creativas de No Sesso reflejan su hogar, y su estructura. Pierre dice que la exposición del MOCA de Kerry James Marshall ha tenido un gran impacto en él. "Ha cambiado mi vida, honestamente. Hay algo muy poderoso en ver tantas de sus obras en una sola exposición, realmente inspiró mi uso del color en algunas de las piezas más nuevas en las que he estado trabajando". No Sesso está moldeada de igual manera por el mundo natural. Para la temporada otoño/invierno 2016, Pierre tomó fotografías de leños de madera y árboles, y creó una tela con patrones basados en la textura abstracta de la madera. "La persona que usa No Sesso está en sintonía consigo misma, y tener una relación con la naturaleza puede ser muy importante para lograr ese tipo de paz".

Pero todo esto por lo regular tiene su inicio, dice Pierre, cuando conversa personalmente con sus amigos en el estudio ("Realmente es una casa de moda", se ríen). "Somos una comunidad que siempre está conviviendo, siempre está compartiendo", dice Pierre. "Cada vez que pensamos en las cosas que están sucediendo en el mundo, las analizamos juntos. Veo mi práctica como una forma de resistencia y trato de usarla como una protesta pacífica".

Una protesta pacífica contra las rígidas convenciones de género, contra la blancura dominante en la industria de la moda, contra un sistema de la moda que se mueve a una velocidad destructiva y acelerada. El mensaje de Pierre para la nueva generación es simple: "Al diablo con lo que ves que están haciendo todos los demás, haz lo que tu corazón te dicte. No te des por vencido, y sigue adelante —dice—. Si nadie te entiende, forma tu propia cultura, forma tu propia identidad, y cambia la forma en que funciona la moda, porque seguirá igual si tú no cambias".

Créditos


Texto Emily Manning
Fotografía Todd Cole
Estilismo No Sesso

Peinado Brittany Mroczek utilizando Oribe Hair Care. Maquillaje Sandy Ganzer en Forward Artists usando Milk make-up. Asistentes de fotografía Mike Lopez, Tyler Ash y Olivia Crawford. Impresión de Hyperion Digital. Modelos Pierre Davis. Arin Hayes. Leo King. J.Sims. Sanam. Jasmine Nyende. Ryon Wu. Armando Christian Armenta. Tamia Mathis.

Toda la ropa de No Sesso. Zapatos de los propios modelos.

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.