el pasado, presente y futuro del contouring…

¿El truco de belleza de humo y espejos tendrá un verdadero poder de permanencia?

|
08 diciembre 2015, 7:31pm

@kimkardashian

El contouring es la tendencia de belleza que se extendió en la cultura popular como tempestad. La técnica de maquillaje se utiliza para resaltar algunas zonas de la cara y ensombrecer otras, acentuando tus características favoritas y remodelando las que deseas ocultar. Es un truco sin el que no sale de casa el súper glamouroso clan Kardashian obsesionado con las selfies y con frecuencia es nombrado como la fuerza impulsora detrás de esta tendencia de maquillaje. Pero, ¿está bien darles el crédito de la invención de la estética? No, no está bien. Y he aquí por qué...

La historia del contorneo se extiende a mucho antes del video sexual de Kim, de hecho a antes de que naciera. El look excesivamente maquillado se remonta a los rostros de antiguas estrellas de Hollywood como Marlene Dietrich, Marilyn Monroe y Audrey Hepburn, a las que todavía hoy se les elogia por sus looks de diosas, pero no había manera de que el truco se volviera mainstream. En aquel entonces, los secretos de la industria permanecían secretos, sin fotografías en el vestidor que le revelaran los trucos del oficio al despistado público. Incluso en los años noventa, cuando Kevyn Aucoin estaba causando sensación con su estilo de maquillaje intenso y esculpido exhibido en sus portadas en Vogue, todavía había muy pocas posibilidades de encontrar alguna manera de recrearlo en casa.

Marlene Dietrich

Pero el contouring pertenece extraoficialmente a las drag queens. Cualquiera que haya visto Drag Race de RuPaul sabrá el verdadero poder transformador del maquillaje. Lo que no puedes aprender sobre el maquillaje de las drag queens, bueno, no puede ser enseñado. RuPaul es bendecido por la brocha de Mathu Andersen, su colaborador de mucho tiempo y maquillista extraordinario. Él cree que "de los extremos viene la innovación", y es a partir de los extremos del maquillaje drag de donde vienen algunos de los looks emblemáticos de nuestros aspirantes a estrellas de pop favoritos. "Todo se borra, todo es efímero", explica Andersen, "todo es grasa y enredos sobre la superficie, y sin embargo es una expresión de lo que sientes por ti mismo. Es contar una historia acerca de ti, que realmente no tiene nada que ver con la vida real, pero tiene mucho que ver con la vida real que te estás imaginando para ti mismo". Es refrescante escuchar a Andersen hablar del maquillaje con el entendimiento de que todo es una fantasía, todo es falso y con filtros, pero es una forma importante de expresión personal que se puede sacar de la belleza aburrida y bronceada. 

"¿Las mujeres que usan cosméticos como un reemplazo para la autoestima? Eso me molesta", continúa, "no estoy tratando de hacer sentir mal a nadie, simplemente me gusta hacer esto. Sí tiende a ser extremo porque ésa es la broma, éste es el juego, no estamos tratando de hacerte sentir mal, es solo el juego que estamos jugando. Pero todos tenemos ideas aspiracionales, la realidad es un poco diferente de eso, ¡es un poco más crujiente y detallada! ¿No es eso bueno? ¿Saber que no es real, dejar de lado esas preocupaciones y simplemente unirse a la diversión? Todos estamos coloreando y no hay nada malo en ello".

¿Pero cómo aprendimos a colorear? ¿Quién abrió las puertas a los labios exagerados y los pómulos angulares? Mientras que la escuela de maquillaje de Max Factor enseñó las primeras formas de contorneo tan temprano como 1945, 2012 fue el año en que todo cambió: el año en que Kim Kardashian subió las infames tomas del "antes y después" de su rutina de maquillaje. Llena de rayas blancas y rayas naranjas, la imagen desmintió lo que había sido un gran mito. Los chicos y chicas de todo el mundo comenzaron a asaltar sus tocadores en busca de productos para contonear y las grandes marcas pronto se pusieron al corriente. Eso junto con la explosión de gurús en línea enseñándole al mundo cómo contonear a través de videos de YouTube y blogs de belleza provocó que el contorneo se volviera global.

En 2015, la belleza, como todo lo demás, es un gran negocio en línea. Según Marc Zapanta, uno de los muchos jóvenes estrellas de maquillaje en YouTube, las mayores influencias sobre las tendencias de belleza en este momento son Kylie Jenner y las YouTube vloggers como Jaclyn Hill y Desi Perkins. "Cualquier producto que muestran se agota en cuestión de horas y a veces minutos. Estos usuarios de YouTube y las celebridades que tienen millones de seguidores y suscriptores tienen mucho poder sobre un montón de gente". Y sigue siendo cierto, ¿por qué te quedarías parado en Superdrug probándote veinte tonos de crema de contorneo cuando puedes sentarte en la cama, desplazándote por Instagram y viendo exactamente qué nombre y número está salpicado en las mejillas de tu estrella favorita?"

vía @kyliejenner

Cuando era niña, mis amigas y yo obteníamos consejos de maquillaje de nuestras hermanas mayores y sus revistas; el cómo le dabas forma a tus cejas era dictado por tu madre (si tenías suerte) o por tus propias manos ingenuas, sola por la noche con pinzas robadas del mueble de baño. El delineador de ojos era perfeccionado al sentarte delante de tu espejo y practicando hasta que A. ya no te importaba cómo se veía, o B. te habías fatigado sabiendo que no te saldría bien. El maquillaje era un ritual de entrada a la mayoría de edad formado a partir de ensayo y error y fotografías vergonzosas que todavía están al acecho en las primeras páginas de los álbumes etiquetados de Facebook en todo el país. Sin embargo ahora, si quieres aprender cómo hacer el delineado de ojos alados, no tienes que instalarte toda la noche con un lote de delineador líquido Collection 2000, en vez de eso entras a YouTube y ves un tutorial. ¿Quieres saber cómo Amber Rose obtiene su puchero rosa perfecto? Vas a Instagram y los ves por ti misma. O, para ser más precisos, vas a Instagram y sigues a Priscilla Ono, artista de maquillaje de Rose, y estrella de redes sociales por sus propios méritos. Priscilla Ono, creadora de contorneo para las estrellas, ha estado en la industria durante más de diez años, pero considera que este reciente aumento de los 'gurús' en línea es algo bueno, e incluso cambia vidas. "Para mí, el maquillaje significa confianza, estableciendo el tono y contando una historia", explica. "Puedo ver la inyección de confianza en mis clientes durante todo el proceso de maquillaje y es innegable al final de la sesión cuanta confianza tienen y cuán listos se sienten aunque nadie está diciendo que los cosméticos son el principio y el fin de todo". Tal vez deberíamos considerarnos afortunados de vivir en una época en la que la belleza no es un secreto; no es un club exclusivo solo abierto a unas celebridades, basta con dar click a un botón y tener una señal de wifi; donde el maquillaje no se trata de ocultar tus características reales, sino de acentuar lo que ya está allí.

Hood by Air primavera/verano 2016

Pero, ¿qué sigue? Cuando puedes iniciar sesión en YouTube y aprender cómo volver a esculpir tu cara en cinco minutos, ¿no parece que hemos llevado a nuestros cosméticos a su límite? Bueno, probablemente no. Como todo en la moda, la belleza es igual de cíclica. Primero habrá una tendencia sutil, después un auge, luego un boom mientras explota y luego regresamos a la simplicidad antes de aburrirnos y otras vez alocarnos. Pero, ¿qué nos dice esto sobre la belleza moderna? ¿Qué podemos aprender de la inclinación de nuestra generación por la piel pulida y los rasgos exagerados? La artista de maquillaje Bobbi Brown ha hablado en contra de la fabricación de productos de contouring de su marca homónima, y después de que Hood by Air acompañara sus estilismos para la temporada primavera/verano 2016 con lo que parecía similar a un contorneo sin mezclar en la cara de todas los modelos, es seguro decir que el verdadero poder de permanencia de esta tendencia de maquillaje aún no se ha visto…

Credits


Texto Elizabeth Pankhurst Moffatt