Publicidad

compra hasta desfallecer: vetements lleva el consumismo a la alta costura

Para su primera colección dentro del calendario de Alta Costura, Vetements colaboró con los mejores fabricantes de la industria, creando un desfile que refleja su propia superpotencia consumista.

por Anders Christian Madsen
|
04 Julio 2016, 10:10pm

"¿Qué más quieren saber -de qué talla es su ropa interior?" Sarah Mower de Vogue US gritó entre bastidores, en Vetements, cuando los editores se arremolinaron en torno al muy desvelado Demna Gvasalia, interrogándolo acerca de cada uno de sus objetivos. En realidad, es su culpa y la de su hermano y CEO Guram, por ser tan excesivamente irreverentes y hacer olas en la moda hasta tal punto que, en la primera noche de los desfiles de la Alta Costura en París el domingo, su desfile estaba lleno de gente que había venido a la capital sólo por ellos. Lo que los Gvasalia mostraron no era Alta Costura (y no era la intención que lo fuera), pero vaya que hicieron que valiera la pena cada minuto que estuvimos ahí. No fue sólo un desfile de Vetements, fue el desfile de veintitantos de los mejores fabricantes compilados en un gran álbum, remezclado a precisión por Demna y su equipo de jóvenes diseñadores -Maja, Laura, Pz, Aileen, Alain, Vincent, Matt, Philip y Georg- quienes ahora pueden llamarse a sí mismos couturiers, eso si son lo bastante atrevidos.

"Para nosotros, el enfoque de Alta Costura es realmente en lo que son expertos estos fabricantes", dijo Demna, en referencia a la cadena de colaboradores de la colección, incluyendo a Brioni para la confección, Comme des Garçons Shirt para las camisas y Manolo Blahnik para los zapatos altos. "Nunca volveremos a acercarnos a la Alta Costura con el entendimiento clásico de lo que es la Alta Costura. Yo diría que usamos muchos trucos típicos de diseño Vetements y los fusionamos con el producto de los colaboradores. Así que trabajar con estos especialistas y este conocimiento experto es realmente nuestra entendimiento de lo que significa hoy en día el couture. No se trata de pasar 35 horas bordando, pero sí de trabajar con alguien que es el mejor haciendo camisas". En un mundo en el que ser un director creativo puede significar la curaduría de los collages de ideas ocasionales, Demna es un diseñador práctico al estilo de la vieja escuela, que se obsesiona con la confección, el corte y el perfeccionamiento de una prenda de vestir. Esta colección, como muchas de sus predecesoras, tuvo todo la audacia de la sexy y vil firma Vetements, pero lo que le da cohesión es un absoluto respeto por lo artesanal.

Más de i-D: Exclusiva: escucha el soundtrack de Vetements otoño/invierno 2016 por Clara3000

"Cada temporada empezamos con una lista de prendas en las que queremos trabajar. Así que queríamos hacer una chamarra de cuero y pensamos en quién sería el fabricante perfecto para ello. De inmediato supimos que era Schott. Para las bombers era Alpha Industries. Las marcas con las que podemos relacionarnos son las que tienen el conocimiento experto para hacer los productos de la mejor manera. Me reuní con alguien de Alpha Industries la temporada pasada y vio nuestras chamarras bomber y dijo: 'Bueno, tienen al menos treinta y cinco errores en esas bombers'. Una agudo sentido de savoir-faire era evidente, incluso en los tracksuits de Juicy Couture transformados en ropa de noche de terciopelo, al estilo de Vetements -que presentó un absolutamente brillante guiño a la semana de la moda haute y un recordatorio de los códigos de vestimenta tradicional, de los cuales Demna siempre hace re apropiación en su trabajo. "Para mí, la ropa es la portabilidad y conveniencia de la prenda", reiteró tras bambalinas, pero mientras que él se ha aferrado perpetuamente a ese punto de partida los últimos dos años de su estrellato en la moda, el efecto Vetements abarca mucho más que eso.

Pensemos en la sede de esta temporada: Galeries Lafayette, el Santo Grial de los paraísos minoristas de París, cuyas concesiones de Fendi, Pucci y Victoria Beckham proveyeron el telón de fondo para el desfile que se llevó a acabo en su piso de ventas. "Un centro comercial era la idea inicial, pero era un poco difícil de encontrar en el centro de París, por lo que pensamos que Galeries Lafayette es como la Torre Eiffel en los mapas turísticos", sonrió Demna. "Me encantan los centros comerciales. Los centros comerciales reales son los lugares más inspiradores para los diseñadores, porque no hay moda ahí. Pero realmente no los encuentras en el centro de París -tienes que salir. Es mucho más fácil encontrarlos en Dusseldorf". La monotonía provincial de su ciudad adoptiva en Alemania -a donde él y Guram se mudaron cuando eran adolescentes con su familia, después de escapar de la guerra civil en su natal Georgia- es una fuente eterna de inspiración para Demna, cuyo trabajo a menudo despega de lo ordinario.

Más de i-D: La revolución francesa: Vetements

Y así, su maestro de preferencia, Clara 3000, fue la DJ que musicalizó el evento con un soundtrack de tienda departamental fantásticamente cliché y noventero -Like a Star feat. Lila Lulu de Sandy Parker, para ser precisos- mientras una de las modelos favoritas de Vetements Maud Escudié recorría el piso de la tienda con una camisa de Comme des Garçons Shirt y un traje Brioni (para Vetements de Demna Gvasalia™), como haciendo un gran comentario acerca del consumismo. Solamente que, ¿qué era eso? Vetements no es una marca auto-analítica, pero no podías evitar encontrar una cierta declaración social en su espectáculo de colaboración. Hacer pasar a través de la mágica maquinaria de Vetements a las marcas que tal vez no suelen importarle mucho a la gente de la moda (siendo la gran excepción Comme des Garçons y Manolo Blahnik), hizo que éstas elevaran súbitamente su cobertura gracias al nombre de Vetements -y sin duda también sus precios de venta.

Fue una astuta jugada dirigida al consumidor de la generación de las redes sociales, que va a comprar cualquier cosa que tenga el logo de Vetements en ella, y si Franco Moschino -el difunto, gran crítico rebelde de la moda del consumismo- hubiera podido verla, le habría encantado. "Sólo estamos tratando de vestir a la gente, pero si eso genera discusiones -si es que la moda todavía puede generar discusión alguna- yo diría ¡aleluya!", dijo Demna, mientras 500 grabadoras apuntaban a su rostro. "Creo que es genial, pero para mí se trata realmente acerca de lo que expresamos al ponernos algo". Con su primer desfile en el calendario de la Alta Costura, los carismáticos hermanos Gvasalia y su talentoso equipo fácilmente consiguieron su objetivo.

Credits


Texto Anders Christian Madsen