el caso anti normcore

El movimiento de moda más reciente quiere que te veas normal de la manera mças intensa. Pero bajo las circunstancias de Normcore, el mundo es un lugar apático. ¡No lo hagas!

|
sep. 1 2014, 8:25pm

Cuando decidimos entrarle al tema Normcore con opiniones opuestas, tomar el punto de vista "anti" era lo apropiado para mi. Nada podría ser más "anti" que un fenómeno que básicamente se resigna a la expresión personal, entonces en estos momentos de Normcore ¿qué podría reflejar el tema mejor que ser anti la misma tendencia? Hay mucha ironía dentro del hecho de que algo que esencialmente era anti moda termina siendo la tendencia de la temporada. Y la ironía no termina ahí. En la búsqueda de la primera definición del término, me cruce con una clarificación de la agencia seguidora de tendencias K-Hole, quien definió el termino, para dejar las cosas claras. "Normcore significa que persigues cada actividad como fanático de la forma," ellos escribieron. "No hace nada de sentido identificar a Normcore como una tendencia de moda, el chiste de Normcore es que te podrías vestir como la mascota de NASCAR para una corrida importante y después cambiarte a un look más raver para una noche larga y drogada en el antro. Se trata de una flexibilidad infinita dentro de una apropiación soleada." Como lo que te dicen cuando aplicas para un trabajo en venta, Normcore es un estilo de vida, no una faceta. Y aparentemente también viene con un manual. Es difícil ser normal.

Cómo son las cosas, a la gente no le podría interesar menos cual es la verdadera definición de una palabra - solo pregúntale a "ironía", "literal" y "grandeza" - y con el pasar de los meses, Normcore se ha ido de describir la tendencia actual de vestirse "normal" a hacer cosas "normales" de una manera particular en lugar de su manera intencionada. Normcore es una camisa de un color, unos jeans simples y tenis de todos los días, todo sin marca y monótono. Es un corte de pelo nada excepcional, un vestido asexual y un traje sin descripción, sin estilo y sin personalidad. También fue una palabra popularmente usada por la prensa en los shows otoño/invierno 14, donde los diseñadores demostraron facetas Normcore, como Chanel y su escenografía del mercado de cada día y Louis Vuitton con su lounge para viajeros beige. Y solo para evitar las acciones legales de un hipster como activista de Normcore, por favor dejemos las cosas en claro que es la definición de Normcore a la que me voy a referir en mis próximos ataques hacia el fenómeno en general. ¿Quién en su completa lucidez querría verse normal, o peor aun, ser normal?

Yo crecí en Dinamarca, la central de lo minimalista. Es el país que te trajo muebles pulidos orgánicamente de Arne Jacobsen, tiendas de moda completamente blancas que tienen prácticamente nada adentro, y trenes donde una voz pasiva agresiva dice "a tiempo" cada vez que llegan a una estación. Todo en Dinamarca es limpio y organizado, nadie pisa fuera de la línea y todos prácticamente se ven y actúan igual. Estoy seguro que fue crecer en una cultura así lo que me hizo perjurar que jamás volvería a estar dentro del rango de lo normal. Si algo, me sirve como un alto para la mentalidad Normcore que inevitablemente promueve este tipo de sociedades: burbujas en donde las desviaciones son criticadas. Entonces cuando fui confrontado por primera vez con Normcore y mis queridos Londinenses que estuvieron instantáneamente obsesionados con él, no podía más que pensar que la idea era algo podrida. Aquí hay una cultura urbana que ha dado a sus residentes un espacio infinito y los ha animado a expresarse - puedes ser punk, raver, o vestirte como un pollo gigante si así lo quieres - y ellos aceptan el anonimato como si fuera la resurrección.

Entiendo que si llevas toda tu vida rodeado de color, el gris seguramente es un color que emana paz. Fue hace aproximadamente diez años que la escena de la moda estaba desbordando con el sentido de expresión más extremo que yo había visto en mi vida. Nu Rave se estaba apoderando del este de Londres, y por donde voltearas había una travesti llamativa, una niña con un teléfono en la cabeza o un tipo vestido de pelota disco. Cuando terminó, alrededor del 2007, realmente había acabado. La gente estaba harta del color, los trucos y la brillantina; lo único que querían era una noche en sus casas y sastrería rígida, en blanco y negro para combinar su noche. Tan contagioso como fue el Nu Rave en su llegada, se volvió igual de repulsivo en su final. Se sentía tan pasado de moda este movimiento de chico de antro, que la gente empezó a practicar una disociación por medio de lo blando, y como lo divertido y extravagante del Nu Rave ya no era cool ¿qué podría ser más cool que ser aburrido? Mientras más grande sea la ola, más grande es la estela, y cuando se estableció el aburrimiento de la era post fabulosa de lo chic, fue por mucho tiempo, alimentado por nuestra nueva necesidad para lo serio, causado por la reacción. Entonces en esencia, culpo al Nu Rave por la existencia de Normcore.

"La moda se trata de la expresión. Hay muchos estilos diferentes y contrastantes que hacen al mundo un lugar visualmente interesante. A pesar de que yo no estoy en el negocio de desmotivar a la gente de vestirse como quieran, me cuesta trabajo encontrar el elemento que es visualmente interesante dentro de Normcore. Puede ser tan intelectualmente fascinante como quiera, pero si no atrapa la vista ¿qué es lo que esta contribuyendo al mundo exactamente?"

A mediados de los dos mil, experimenté la mentalidad de la moda como un tempano de hielo, sin la temblorina y el sudor. La disposición de lo sobrio creo una necesidad por una plataforma de diseñadores como Richard Nicoll y Alexander Wang, quienes fundaron sus marcas en el 2006 y 2007 respectivamente, y Raf Simons, después de su apoderamiento exitoso en Jill Sander en el 2005. ""Perfecto aburrido" y "especial normal" son términos que se me ocurrieron para explicar mis diseños cuando estaba trabajando en mi colección principal," Nicoll una vez dijo, prácticamente esculpiendo la descripción de Normcore por K-hole mucho antes de tiempo. Antes, se nos antojaba lo no normal, pero lo aburrido: la soledad urbana y el espacio personal que crea el vestirte casual. Lo que estos diseñadores hicieron fue un paso natural hacia la evolución de la moda. Mientras las estrellas del estilo callejero se apoderaron de los niños de antro y la entrada de los shows de moda se volvieron pistas de baile, nuestra visión de buscar atención, cambió. A pesar de que el antojo de ser reconocido seguía igual, de repente se trataba de verte como si verdaderamente no te importara, y que no habías hecho un esfuerzo de todos modos. Estos días no es cool ser víctima del estilo callejero. Si verdaderamente quieres crédito callejero, tus mejores opciones de palabras son "sin ganas" y "blando".

Nuestro miedo de ser esos chavos en vestidos elegantes, que siguen tercamente al fotógrafo alrededor de la fiesta toda la noche, ha creado una serie de reglas no escritas de cómo ser cool, que son tan fascistas y restrictivas que constantemente están llenando su propio tanque. Debe de ser agotador ser un aspirante a artista de estilo callejero hoy en día, y tener que poner tanta energía en vestirte interesante de una manera discreta para que fotógrafos y tus superiores piensen que eres naturalmente Normcore. A menos de que tu reacción inicial a la palabra Normcore sea "¿Eh?" no existe tal cosa. Por todos lados en la esfera de publicaciones de moda, en páginas impresas o digitales, la gente esta soltando señales de alivio que "Normcore" "finalmente ha llegado", con puntos de exclamación por detrás. Pero si son realmente tan agradecidos que finalmente pueden usar un simple jumper gris y jeans sin corte para un día de trabajo, que siempre habían soñado usar ¿cuál es la razón que nunca se los pusieron antes? Digo, si llevan estilizándose hasta ahora, por qué seguían facetas de moda agonizantemente, la vida ha de haber sido dura.

No es como que la opción de vestirte Normcore nunca ha sido una opción social ni comercial desde los sesenta. Si estabas tan aferrado a ser fabulosamente neutral, que estabas haciendo coleccionando rompers Givenchy y plataformas rayadas de Prada por los últimos años ¿Cuando pudiste haberte explayado con Margaret Howell? La cosa es, si verdaderamente eres Normcore, te llevas viendo así toda tu vida. Si abriste tu clóset antes del 2014 y habían 7 cosas que usabas día tras día, eres bastante Normcore. Si abriste tu closet antes del 2014 y habían 70 cosas adentro, es porque tienes 10 de cada artículo de ropa ¡Es aún más el caso! Si haces un examen de Buzzfeed para ver que celebridad eres y te sale Will Ferrell, Ellen Page o uno de los actores de Seinfeld, eres verdaderamente Normcore. Pero si nada de lo anterior mencionado aplica y sigues usando tu camisa descolorada de Members Only, eres algo trendy.

Claro que no hay nada de malo con estas tendencias. (Por favor, adelante y mantengan una base para mi trabajo.) Pero volverte parte de una cosa del momento como Normcore, que requiere tanta importancia para parecer que no te importa, es como esas niñas que pasan horas haciendo un look de "sin maquillaje" de maquillaje estilo Bobbi Brown. Todo es auto conflictivo. No hay nada neutral, relajado o precisamente normal de ser obsesivo con verte no obsesivo, esa idea hacer que todo el fenómeno sea superfluo. Si tan solo tuviera un toque de ironía por todo su buen gusto hipster, Normcore no me parece la tendencia más de broma. En un mundo donde el carácter es clave, escoger lo indescriptible es bastante pretencioso, pero para algunos, supongo que eso es lo atractivo. En ese sentido, puede ser una bendición secreta para aquellos que seguimos un acercamiento diametralmente opuesto a vestirnos, y tener, en ocasión, unas miradas negativas por vernos extravagantes. Porque a un lado de las reglas piadosas de Normcore para vestirse casual existe el forrarte de nombres de diseñadores impresos que eran cocidas a mano, usando un método medieval elaborado, de repente ya no aparenta ser pretencioso.

La moda se trata de la expresión. Hay muchos estilos diferentes y contrastantes que hacen al mundo un lugar visualmente interesante. A pesar de que yo no estoy en el negocio de desmotivar a la gente de vestirse como quieran, me cuesta trabajo encontrar el elemento que es visualmente interesante dentro de Normcore. Puede ser tan intelectualmente fascinante como quiera, pero si no atrapa la vista ¿Qué es lo que esta contribuyendo al mundo exactamente? En las sociedades del occidente que llevan la mayor parte del último siglo o dos rompiendo convenciones y creando la libertad de expresión, la libertad de apariencia, no hay nada emocionante en verte normal, mucho menos echarle ganas. La falta de miedo a lo blando de Normcore es bastante valiente en un mundo que espera lo opuesto ¿pero no prefieres algo de magia en estos momentos interminables de problemas sociales y económicos? Claro que si Normcore no sirve para nada más, igual y finalmente harán a las personas invertir en básicos de mejor calidad en lugar de buscarlos en la calle. Porque una vez que todo quede dicho y hecho ¿básicos es lo único que usa esta gente no? Viéndolo desde ese ángulo, Normcore solo es otro desfile de la ropa del emperador: algo increíblemente viejo posando como algo completamente nuevo. Y en la moda eso no ha sido una idea original desde el grunge, molestar con novedades falsas es simplemente cruel.

@anderscmadsen

Credits


Texto Anders Christian Madsen