Publicidad

las preocupaciones y la sabiduría de yohji yamamoto

Después de su colección en París el fin de semana, hablamos con el maestro acerca de una carrera y vida vividas sin remordimientos, y del porqué su marca morirá con él.

por Tess Lochanski
|
06 Octubre 2015, 5:35pm

Photography Charlie Engman

Has dicho que la moda no tiene nada que ver con las tendencias, ¿qué quieres decir con eso?
Nunca seguí las reglas de la moda. Siempre encontré atajos y caminos que he creado especialmente para mí. Quería oponerme al sistema de las tendencias y proponer algo nuevo. Cuando todos dicen que algo es hermoso, no me gusta.

¿Te consideras un artista?
No lo sé. Siempre he sido muy cuidadoso con la palabra "arte". ¿Qué es el arte? ¿Algo que puede perforar el corazón y cambiar tu vida? Es una palabra preciosa, es peligroso utilizarla indebidamente. Si la moda fuera arte, no lo encontrarías en la moda.

¿La moda nunca ha sido arte?
No, nunca. Siempre es ropa.

¿Crees que el mundo de la moda ha cambiado mucho desde que empezaste?
Sí, el fast fashion arruinó todo. Las personas desperdician la ropa. Compran y compran, a veces sin siquiera usarla, y, en última instancia, terminan lanzándola a la basura. Es contaminación. Incluso algunos productos que se utilizan para hacer la ropa son tóxicos. Ya hay mucho derroche innecesario en el mundo. ¿Cuántos aviones están volando en el cielo ahora mismo? La Tierra está cada vez más caliente. Está enojada. Deberíamos pensar en cómo manejar mejor nuestra industria. No soy un ambientalista, pero desde hace algún tiempo he pensado que la Tierra está enojada. Necesitamos que todos se calmen. Que no se apresuren. Es agotador, esa gente que siempre quiere más. El dinero es algo aburrido, ¿no crees? Algo que debería llevar consuelo está incomodando a la gente.

¿Eres consciente de haber influenciado a una generación de diseñadores?
La nueva generación no tiene tiempo para respirar. Deberían dejar de ver sus pantallas. Piensan sobre el mundo a través de sus computadoras, pero no lo saben. Para mí no hay lucha. Nunca he encontrado a alguien con mi nivel. No tengo ningún rival. En cualquier caso, todavía no.

¿Planeas parar algún día?
No me imagino jubilado. Debe ser tan aburrido. También creo que es difícil imaginar mi marca sin mí. Creo que Yohji Yamamoto morirá con Yohji Yamamoto.

¿Eres nostálgico?
Sí, un poco. Hay algo romántico en el pasado. Me estimula intelectualmente. Pero no descanso en mis laureles. Quiero innovar, cada temporada. Ese ritmo, ese impulso, eso es lo que me mantiene. Nunca estoy satisfecho, ni contento con mi trabajo. Esta búsqueda de lo "siempre mejor", ése es mi motor, va más allá de la nostalgia. Soy pesimista; mi madre era viuda, crecí en la pobreza. A la edad de cinco años me di cuenta de que el mundo era injusto. Siempre tuve el fuego en mi vientre. Es difícil, pero ese peso me obligó a no caer en la mediocridad.

¿Qué podemos hacer para evitar la mediocridad?
Cuando empecé en Tokio, todo el mundo me criticó: "¿Por qué crea esos trajes sucios?" En lugar de resignarme, decidí tomar un riesgo, mudarme a París, esta hermosa ciudad, y abrir una pequeña tienda con la esperanza de que la gente ahí apreciara mi ropa sucia.

Bueno funcionó, ¡has tenido mucho éxito!
Siempre he sido cauteloso con el éxito, atrae una gran cantidad de violencia. La gente es envidiosa y celosa. Y luego, cuando lo probamos, lo perseguimos constantemente. Para mí, el éxito es la recompensa por el trabajo bien hecho. Los estadounidenses tienen otras ideas sobre el éxito (ríe).

¿Qué quieres?
Me he convertido en una enciclopedia, cuando se trata de ropa. Puedo responder a cualquier pregunta. Pero está empezando a molestarme. A veces quiero pasar a otras cosas. He comenzado a escribir y a pintar. Soy un ave fénix. También quiero hacer películas.

¿Qué tipo de películas?
Mitad ficción, Mitad documental. O tal vez porno.

Credits


Texto Tess Lochanski 
Fotografía Charlie Engman