peaches desafía los roles de género en su nuevo disco

La cantante más subversiva del rock le rinde un homenaje a la libertad sexual con su último proyecto.

por i-D Staff y Colin Crummy
|
16 Octubre 2015, 1:45pm

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Cuando la artista Empress Stah buscaba una banda sonora para su nueva performance, solo se le venía un nombre a la cabeza: "Me dijo que la actuación era con una acróbata con un dildo que proyectaba rayos laser y no pude negarme", recuerda Peaches.

¿Y a quién más iba a llamar? Solo podría llamar a la persona que ha triunfado mostrando libremente su sexualidad; rompiendo las normas de género y que ha demostrado ser la más empoderada del rock de los últimos 15 años. En el 2000, participó en la fiesta de una fraternidad con su sonido electroclash progresivo en The Teaches of Peaches. Además, nos presentó Fuck the Pain Away, el himno que define a la perfección a todos aquellos que usan Tinder en 2015.

Así es Merrill Bet Nisker, también conocida como Peaches. Su arrogancia, estilo y provocación sexual es tan vital hoy como lo ha sido siempre. Ha desafiado lo ortodoxo en cada coyuntura y ha llegado hasta dejarse crecer el vello púbico y el de las axilas al estilo Rapunzel para su vídeo Set It Off. También ha hecho frente al patriarcado con su tercer álbum Fatherfucker y al chovinismo en el hip hop con la canción Stick it to the Pimp. Es demasiado salvaje para el mundo comercial, pero su influencia en el pop femenino está por todas partes.

Si quieres comprobarlo por ti mismo, solo tienes que escuchar Rub; lo nuevo de la artista después de seis años que critica las políticas de la identidad y la subversión del género con ese tan increíble al que nos tiene acostumbrados. 

Tu trabajo siempre ha desafiado el status quo del género y la identidad. ¿Es extraño todavía tener que hacer frente a estas ideas después de 15 años?
Este álbum es una oda. Hay una actitud post género en él. Antes hablaba de "la lucha" y ahora digo: "Ya estamos ahí y vamos a celebrarlo".

Algunas de las defensoras más visibles de las cuestiones de género e identidad, como Laverne Cox o Ellen Page, han dicho que cuando no sabían cómo expresarse acudían a ti.
Sí, eso es verdad. Siento que las personas que crecieron conmigo ahora están en posiciones notables. ¿Qué obtuvieron de mí? Supongo que otra perspectiva. Siempre dije que quería que el mainstream se acercara a mis ideas, y eso es algo que está sucediendo en este momento.

¿Qué querías conseguir cuando empezaste?
Quería el punto de vista que le faltaba a la música de la época. El rock'n'roll y el hip hop tenían un enorme elemento misógino, yo estaba respondiendo a eso. Cantaba algunas canciones y decía: "Esto no es parte de mi mundo". 

¿Piensas que hay canciones de la cultura pop que podrías convertir en temas alternativos?
Siempre trato de evitar esa palabra porque si algo es alternativo no es tan importante. Es como cuando tacharon la música de Nirvana de "alternativa"; me hacía gracia porque es de los sonidos más importantes de la historia y le ponen la etiqueta de alternativo.

¿Por qué crees Fuck the Pain Away tuvo tanto éxito?
Es un himno para convertirte en ti mismo y darte cuenta de tu total libertad. Es una gran canción de ruptura.

Siempre has sido una artista muy visual e hiciste un vídeo para cada canción del nuevo disco. ¿Qué podemos esperar?
El vídeo de Rub es mi favorito. Había 40 mujeres y ninguna de nosotras había estado en un set solo con mujeres. Participaron artistas de performance y estrellas porno queer. A.L. Steiner [de Chicks on Speed], que ha hecho porno queer de lesbianas y también fue profesora de la Universidad USC, ayudó a dirigirlo. 

También grabé Dick in the Air con Margaret Cho. Mi amiga encontró unos disfraces tejidos de desnudos que son bastante caricaturescos. Fue algo así como: "Si tuviéramos penes por un día, ¿qué haríamos?". Nos chupamos nuestros propios penes y Margaret acabó meando en la calle. Nos pusimos condones y tuvimos sexo con una sandía. 

¿Siempre ha sido importante para ti el sentido del humor en temas como el sexo, la sexualidad y el género?
Es muy importante. Yo era una gran fan de Lydia Lunch [leyenda del no wave], Bikini Kill y Babes in Toyland, pero quería añadirle un poco de humor. A veces me identifico más con las humoristas y las artistas de la performance que con los músicos. El humor nos ayuda a trasmitir el mensaje; no lo bloquea.

¿Crees que a veces la conversación en torno al género y la identidad puede ser demasiado académica como para conectar con la gente?
Creo que la gente debería escuchar más a mujeres como Tina Fey, Amy Poehler, Amy Schumer y Wanda Sykes. Las humoristas son increíbles y dan una muy buena perspectiva feminista.

Te has consagrado en los últimos años, ¿quién te inspira a ti?
Hay una gran cantidad de jóvenes artistas que realizan un trabajo increíble como Eisa Jocson, una artista filipina. Su tía solía llevarla a ver a unos strippers en Filipinas llamados "bailarines machos"; ella recrea estas danzas como mujer. Me gusta Megumi Igarashi, que hizo un kayak de vagina en Japón.

¿Sientes que tu performance se vuelve más potente con la edad?
Trato de dar tanta energía como me es posible. De la misma manera que veo a Iggy Pop dándolo todo, pero me siento muy relajada porque siento que no tengo que demostrar nada.

¿Dirías que tienes una parte americana en ti?
Estaba teniendo una conversación muy californiana el otro día, hablando de un restaurante de comida sana. No tengo perro y tampoco coche, así que sólo me queda la vida sana. En Berlín, la conversación gira en torno a la fiesta, pero me encantaría vivir en Los Ángeles de día y en Berlín durante la noche.

¿Y qué es lo más te aburre de ti misma?
Paso tanto tiempo en el baño que llega a ser aburrido. 

@peaches

Recomendados


Texto Colin Crummy
Fotografía Daria Marchik

Tagged:
gay
queer
Peaches
Entrevista
sexualidad
Género
Cultură