kink, la revista que celebra el erotismo masculino

Después de 10 años retratando el desnudo masculino de una forma honesta y sin artificios, los chicos de 'Kink' celebran su aniversario y aprovechamos la ocasión para hablar con ellos sobre género, arte homoerótico y censura.

por Álvaro Piñero
|
31 Marzo 2016, 8:14pm

Aunque muchos todavía no están preparados para aceptar el desnudo femenino, a menudo tenemos la sensación de que el masculino tampoco goza de muchas libertadas. Sin embargo, cada vez más artistas apuestan por retratar a los hombres de la forma más honesta posible: libre de Photoshop, retoques y alejados de la idílica realidad que reflejan las campañas de moda, y Paco y Manolo son un buen ejemplo de ello. 

Tras 10 años ofreciéndonos imágenes repletas de jóvenes anónimos, paisajes naturales y situaciones cotidianas, los fotógrafos presentan su último número en Barcelona y aprovechamos la ocasión para hablar con ellos sobre homoerotismo, censura y el futuro de su ya consolidado proyecto.

¿Cómo surgió la idea de crear Kink?
Kink nació de una casualidad. Hace 10 años nos invitaron a participar en Do you want to..., una exposición colectiva, así queecidimos hacer una revista junto al diseñador Francesc Mulet y colgamos cada una de las páginas (de tamaño 50 x 70 cm) en las paredes de la sala. Así nació Kink

En ella intentamos colocar, a modo de protesta, ese tipo de imágenes que nos censuraban cada vez que, por ejemplo, hacíamos una editorial de moda. Nuestra sorpresa fue grande cuando la gente empezó a preguntar por la revista, queriendo comprarla. Una de estas personas fue Juan Redón, un coleccionista que nos ofreció la posibilidad de hacer una edición en papel. Con el dinero que ganamos con el primer número, hicimos el segundo, y con el dinero del segundo, el tercero. Así hasta ahora.

¿Qué artistas o movimientos los han influenciado a la hora de definir su estética?
Muchos. Desde siempre nos ha interesado el cine, la música, la literatura y el arte en general. Nos vamos emocionando por épocas de descubrimiento, y estamos atentos a todo lo que pasa y lo que ha pasado.

Más i-D: 10 hombres fantásticos en 10 años de Fantastic Man

¿Con qué criterio escogen a sus modelos?
No hay ni criterio ni selección. Quien quiera salir, que nos lo diga. Nunca le pedimos a nadie hacerle fotos para la revista. Muchos de los que salen ni siquiera la han visto. Nos siguen por Facebook o Instagram y se sorprenden cuando les decimos que se edita en papel. No hay un chico 'kink', hay cientos de ellos.

¿Quién es su modelo predilecto?
Aquél que, durante la sesión, olvida que tiene una cámara delante. Entonces es cuando nuestro trabajo tiene de verdad sentido.

Si tuvieran la oportunidad de retratar a cualquier persona, ¿a quién sería?
Nos hubiera encantado fotografiar a Fassbinder, Derek Jarman, Jane Bowles, Jean Genet, Pasolini, Almodóvar, Jaime Gil de Biedma, Lorca, Buñuel, Siouxie, Cassavettes, Pet Shop Boys, David Hockney, Louise Bourgeois, Ingrid Caven, Yasujiro Ozu... Pero sólo por estar con ellos, por conocerlos. Nos interesa más fotografiar a anónimos, a gente que está a nuestro alrededor. Estamos mas cómodos y podemos sacar mucho más de nosotros.

Vivimos en una era en la que el género se cuestiona constantemente. ¿Qué significa para ustedes la masculinidad?
Nunca vemos el mundo en términos masculino-femenino. El género, como discurso artístico, nos interesa en otros, pero no tiene nada que ver con nuestro trabajo. Ni siquiera el hecho de que fotografiemos mayoritariamente hombres hace que tenga que ver con una postura personal frente a estos temas. Nuestros discurso tiene más que ver con el tiempo perdido que con cuestiones de género.

¿Cómo dirían que ha evolucionado el arte homoerótico desde sus inicios hasta ahora?
Siempre ha habido diferentes visiones del mundo homosexual y no creo que eso haya cambiado desde que empezamos a trabajar. Puede ser que nuestra visión de una sexualidad natural y sin un exceso de artificio -que es heredera de nuestra forma de entender también la fotografía y la vida- haya crecido en los últimos años. Y esperamos haber puesto nuestro granito de arena para que eso ocurra. Aún así, somos conscientes que es algo que no hemos inventado nosotros, sino que forma parte de una corriente que ha existido siempre.

Más i-D: Los desnudos más extremos de Ryan Mcginley

¿Qué opinan de las redes sociales y de las políticas de censura que imponen? ¿Han afectado a la difusión de su trabajo?
Mucha gente se enfada cuando ve que ponemos círculos en las imágenes de Instagram. Si el modelo después quiere colgar la foto sin censurar, es libre de hacerlo. Aún así, si alguien se queda con una imagen que hemos colgado en Facebook, le gusta y no es capaz de profundizar un poco más, es que no tiene un interés real en nuestro trabajo.

Si descubrimos a un artista con un trabajo que nos interesa, empezamos a investigar para conocerlo todo. Suponemos que algunas personas que utilizan las redes sociales hacen lo mismo, por lo que sí que es un buen canal de difusión, aunque la visión que acaben teniendo de lo que realmente hacemos tiene poco o nada que ver con la realidad. Hay que ver la revista para saber qué es Kink realmente.

¿Cómo piensan celebrar su décimo aniversario?
Estamos preparando un libro que, si todo va bien, saldrá a finales de año.

¿Qué proyectos tienen en mente para el futuro?
Nunca hacemos planes a muy largo plazo. Este jueves 31 de marzo inauguramos en Madrid una exposición colectiva comisariada por Javier Diaz Guardiola (Sólo es sexo, en la Galería Fernando Pradilla) y el viernes presentamos el nuevo número de Kink en Barcelona. También estamos preparando el libro de 10 años de Kink y el quinto fascículo de Fac Simile. Además, en junio nos vamos de feria a Berlín con el proyecto editorial Kink Ediciones.

'Kink 24' se presenta este viernes 1 de abril en Impossible Barcelona.

@paco_y_manolo

kinkediciones.com

Credits


Texto Álvaro Piñero
Imágenes cortesía de Paco y Manolo