este director de casting denuncia el trato "sádico y cruel" que sufren las modelos en parís

James Scully —la mente que se esconde tras los castings de Stella McCartney y Tom Ford— ha publicado en Instagram unas declaraciones acerca de las condiciones racistas de los castings e incluso del abandono de una serie de chicas en unas escaleras a...

por Charlotte Gush
|
01 Marzo 2017, 10:59am

El pasado diciembre, el prestigioso director de casting James Scully —que trabaja habitualmente con Stella McCartney y Tom Ford— le contó a algunos de los personajes claves del mundo de la moda en la conferencia BoF Voices que "trabaja en una industria que no ya reconce", refiriéndose al trato pobre que reciben las modelos en general, y a la discriminación racial en particular.

Ahora, en un reciente y contundente 'post' en Instagram, Scully ha escrito que se mantiene fiel a su promesa de "convertirse en la voz de las modelos, agentes y todos aquellos que vean cosas que no van bien en la industria", justo antes de denunciar el trato "sádico y cruel" al que están siendo sometidas las modelos en los castings para la semana de la moda de París.

"Me decepciona llegar a París y oír que la misma gente sigue recurriendo a los mismos trucos de siempre", escribe Scully. "Me molestó muchísimo oír de varias chicas que, ayer, en el casting de Balenciaga, Madia y Ramy (abusonas en serie) organizaron un casting en el que hicieron esperar a más de 150 chicas en una escalera diciéndoles que tendrían que esperar unas tres horas para poder ser vistas y que no se podían mover de allí. Como es habitual, cerraron la puerta, se fueron a comer y apagaron las luces, dejando a las chicas a oscuras con tan solo la luz de sus teléfonos móviles. Esto no solo se trata de algo sádico y cruel, sino que también es peligroso, y han conseguido traumatizar a algunas de las chicas con las que he hablado. Algunas de ellas han pedido cancelar su proceso de selección tanto para Balenciaga como para Hermès y Elie Saab, para las que también trabajaban, porque se niegan a ser tratadas como animales.

Scully lleva mucho tiempo luchando por una industria más diversa, y añade que, por desgracia, el racismo que se respira en la moda sigue bien latente. "He oído de muchos agentes, algunos de ellos negros, que han recibido órdenes de Lanvin en las que especifican que no quieren presentar la colección con mujeres de color", continúa y añade: "¡Y otra gran firma está intentando contratar a niñas de 15 años en París!" (cuando la edad mínima para desfilar es de 16).

"Para mí, es inconcebible que haya gente sin consideración ninguna por la decencia humana o las vidas y los sentimientos de estas chicas, especialmente cuando muchas de ellas no tienen ni 18 años y no están preparadas para estar aquí", dice y añade irónicamente: "pero Dios prohibe que sacrifiquemos lo que sea o a quién sea por una exclusiva, ¿verdad? Si este comportamiento continúa así, esta va a ser una semana muy larga y fría en París".

En una industria donde todos sabemos que estas cosas siguen pasando, pero en la que las modelos no denuncian por miedo a crearse enemigos poderosos o perder trabajos, es muy importante que figuras respetadas como las de James utilicen su repercusión y sus plataformas y aprovechen su privilegio para destapar estos problemas. Finalmente, concluye así: "Por favor, no dejéis de compartir vuestras historias conmigo porque yo las seguiré compartiendo con vosotros. Parece que esta es la única forma en la que podemos forzar el cambio y devolverle sus derechos a las modelos y los agentes. Además, os animo a todos a compartir este 'post'".

Te damos todo nuestro apoyo, James Scully, por tratar de convertir la industria en un lugar más seguro e inclusivo para todos.

En i-D nos hemos puesto en contacto con los equipos de Balenciaga y Lanvin para que compartan su versión de la historia. Estamos esperando respuestas.

Nota del editor: A raíz de la publicación de este artículo, Balenciaga ha hecho las siguientes declaraciones en relación al casting:

"El domingo 26 de febrero, Balenciaga tomó nota de los problemas acontecidos con las modelos ese día y reaccionó de inmediato, realizando así cambios en el proceso de casting, incluyendo el fin de la relación con la actual agencia de casting. Además, Balenciaga mandó una disculpa por escrito a las agencias de las modelos afectadas por esta situación específica, pidiéndoles que la compartieran con ellas. Balenciaga condena este incidente y seguirá comprometiéndose a asegurar las condiciones de trabajo más respetuosas para los modelos".

Recomendados


Texto Charlotte Gush

Tagged:
Paris
Balenciaga
Μόδα
lanvin
James Scully
modelos