Publicidad

sofia coppola habla sobre su gótico cuento sureño

Justo después de su triunfo en Cannes con el premio a Mejor Dirección por ‘The Beguiled’, Sofia habla sobre el feminismo, el perverso atractivo del terror, y cómo filmo ese baño de esponja entre Nicole Kidman y Colin Farrell.

por Rory Satran
|
28 Junio 2017, 6:34am

Este artículo fue publicado originalmente en i-D US

"Siempre amé la hermandad entre mujeres", dice Sofia Coppola. Está hablando sobre The Beguiled, su extraño y espléndido nuevo thriller histórico, pero podría estar hablando de cualquiera de sus seis filmes. Y de hecho, ella ve este filme de género gótico sureño como una continuación de los temas que comenzó a explorar en su primera película, The Virgin Suicides. Si eres un fan de The Virgin Suicides (¿y quién no lo es?) entenderás eso al instante, con las rubias en largos vestidos vainilla de encaje y lánguidas tardes soleadas que pasaban en casa. Retrocede 100 años e intercambia un tocadiscos por un tejido de punto de aguja, y los dos filmes son gemelos espirituales.

"No tenía hermanas mientras crecía, por lo que mis mejores amigas son eso para mí, teniendo esa solidaridad", continúa. ¿Y qué mejor lugar para encontrar la solidaridad que un set de película? Filmando en la locación de Nueva Orleans donde Beyoncé filmó bastante del material de Lemonade, Sofia juntó uno de esos elencos que se sienten como "los invitados ideales para una cena" y jugar juegos de salón con ellos: Nicole Kidman, Kirsten Dunst, Elle Fanning, y las nuevas caras Angourie Rice, Addison Riecke, y Oona Lawrence, quienes interpretan a las profesoras y estudiantes de una diezmada escuela sureña de mujeres al final de la Guerra Civil. Ah, y hay un chico: el guapo de principios de los dosmil Colin Farrell como el herido soldado yankee que se refugia con las damas. (Coppola es particularmente buena para resucitar hombres que necesitan una pequeña ayuda —recuerda a Stephen Dorff en Somewhere).

The Beguiled encaja agradablemente con el género, no sigue tanto la tendencia como el resto de las obras de Coppola. Hay un close-up gore de una sutura de piel y sexo bastante convincente. Se siente como el tipo de película que será resucitada como una obsesión de culto por los chicos de la escuela de arte en 50 años, quienes debatirán sobre ella en los salones de clases de realidad virtual del futuro. Originalmente una novela llamada The Painted Devil, la historia se volvió un filme de Don Siegel de 1971 protagonizado por Clint Eastwood. Como recomendación de un amigo, Sofia vio la película. Aunque al inicio no estaba muy convencida de hacer una nueva versión, dice, "se quedó en mi mente y seguía pensando en ella". Le gustaba la idea de volver a contar la historia desde el punto de vista de las mujeres.

Más de i-D: Ve el tráiler del filme de Sofia Coppola, The Beguiled

Así fue como un olvidado filme de cuasi-terror que pasa en la madrugada en la televisión de paga revivió como una fábula feminista, una que se hizo aún más relevante mientras se filmaba en noviembre de 2016, cuando un thriller de la vida real pasaba en las noticias por cable. Como dice Sofia ahora, "Durante toda esa elección, había mucha discusión sobre el poder entre hombres y mujeres". Al igual que el filme en sí: "Lo que tanto amaba de [la historia] es la dinámica entre mujeres y los cambios de poder entre hombres y mujeres, lo cual creo está en nuestras mentes hoy en día".

El día después de la elección en un set con muchas mujeres, fue, dice, "una gran depresión. Todos estaban tristes". Lo superaron: "Estábamos filmando y ya sabes, tan sólo tratando de seguir adelante". Me pregunto si la escena política estadounidense afectó las interpretaciones. Los florecientes sentimientos detrás de la Women's March se sienten presentes en la feroz directora de Nicole Kidman, y la restringida pero furiosa profesora de Kirsten Dunst.

¿Cuál fue el último filme que viste que realmente representaba los puntos de vista de las mujeres desde la pubertad a la mediana edad? Si no tienes una respuesta es por una buena razón, y podría tener algo que ver con quién escribe los filmes que sí son producidos. Sofia ha escrito cada uno de sus guiones. "Me gustaba escribir cada uno de esos personajes porque he tenido la edad de cada uno de ellos", dice sobre las niñas y mujeres. "Ya sabes, me puedo relacionar con tener 18, o tener la edad de Edwina, pero amé cómo Nicole trajo este lado de ser protectora y maternal con las chicas más jóvenes cuando estábamos en el set y en personaje, porque eso era lo que estaba pensando".

Es imposible separar el trabajo de Sofia en la industria del cine de su género (aunque desearía que no tuviera tanta importancia). Cuando ganó el santificado premio a Mejor Dirección en Cannes este año, no podía creer que ella era tan sólo la segunda mujer en haberlo conseguido (la otra fue la ex actriz de cine mudo Yuliya Solntseva en 1961). "Simplemente estoy emocionada de que conseguí hacer esta película, mostrarla, la cual es un punto de vista femenino", dice. "Estoy feliz de que Wonder Woman sea un éxito. Me encantaría ver más y más de esto con el fin de que la otra mitad de la población sea representada. Me encanta ver películas de diferentes puntos de vista, no sólo uno". Admira el trabajo de directoras como Jane Campion, Tamara Jenkins, y Andrea Arnold.

Más de i-D: Kirsten Dunst se rehusó a perder peso para la nueva película de Sofia Coppola

El premio de Cannes solidifica a Sofia como una Directora, con una "D" mayúscula. No es sólo una directora, no es sólo una directora que comprende la moda, no es solo la hija de un director. Pero sigue siendo todo eso. En un reciente episodio del podcast WTF, le dijo a Marc Maron sobre usar el método de su padre Francis Ford Coppola para ensayar con los actores: hacer que preparen una comida mientras están en personaje. "Cuando tienes comida se vuelve sensorial", explica.

También sometió a sus actrices millennial a un entrenamiento intensivo referente al periodo de la Guerra Civil, para hacer más creíbles esas largas y sofocantes tardes de tejido con aguja. Tomaron clases de costura y de etiqueta, todo mientras usaban corsets y faldas con aros que serían parte de lo que Sofia llama "este brumoso mundo femenino". La directora dice, "Tratamos de sumergirnos tanto como podíamos en lo que era vivir en aquella época".

Sofia y su equipo de dirección de arte en gran parte femenino vieron muchos retratos de la época para crear un look natural y realista. Los detalles pop y anacrónicos de Marie Antoinette están notablemente ausentes. Pero aún es Sofia Coppola, la diseñadora de moda de una sola ocasión y fotógrafa que se entrenó con Paul Jasmin, por lo que ella también usó la paleta de colores "degradados" de William Eggleston para informarle al mundo donde la ropa "había sido lavada un millón de veces".

El vestuario y el set fueron históricamente adecuados, pero la sensibilidad se basa directamente en el apogeo del terror de los años sesenta y setenta que Sofia amó mientras crecía. Películas algo exageradas como The Fearless Vampire Killers, "cualquier película con chicas en largos vestidos blancos de noche, candelabros". Y lo improbable del género no se perdió: "Fue muy divertido y desafiante cómo me acercaría al género gótico sureño, pero aún con mi propio estilo".

El estilo tiene un propósito aquí, el cual es entretenimiento en el estado más puro. Sofia habla sobre el ritmo de un thriller como éste: "Estaba más guiado por la trama, tratando de mantener la tensión, en lo cual pensé cuando estaba escribiendo el guión, pero aún más en la edición". Esa atención a la velocidad de la película nos deja en un territorio de moral turbia. ¿La audiencia está destinada a estar del lado de las mujeres alternativamente coquetas, desafiantes y villanas? ¿O del seductor y volátil soldado mercenario? ¿Y qué pensar del hecho de que Coppola evitó por completo la política racial de la Guerra Civil?

Sofia parece receptiva a la idea de la ambivalencia moral. ¿Quién es el protagonista? "Como que cambia un poco, ya sabes, espero que para el final estés del lado de este grupo de mujeres unidas", dice. "Siento que el personaje de Kirsten es como el corazón de la historia, porque ella es la más vulnerable o con quien te puedes conectar".

La romántica profesora de Kirsten, Edwina, es la que más se enamora del soldado de Colin Farrell, haciendo de esto una novela pornográfica literal, con todo y botones cayéndose al piso. De una escena de sexo muy poco Coppola, Sofia dice, "Siempre me siento tímida o me avergüenzo por haber filmado ese tipo de escena, por lo que Kirsten y yo hablamos. Lo quisimos intentar, tratando de que se sintiera real e intenso. Gran parte del filme lo forma toda esta tensión sexual ardiendo por debajo".

También está ese momento del baño con esponja, donde Nicole Kidman gentilmente limpia las extremidades del soldado. Cuando lo vi en el cine, la audiencia estalló con risitas nerviosas. "Estaba sentada a su lado en una caja de madera y pidiéndole que le limpiara su muslo interior", recuerda. "Por lo que traté de llevarlo más allá para que no hubiera nada demasiado mojigato sobre este momento".

La escena, como el resto de The Beguiled, es totalmente inesperada. No es 'cool' o 'con estilo', palabras reductivas utilizadas con frecuencia para describir el trabajo de Sofia Coppola. El filme es divertido, y real, y aún más importante, lleva la trama hacia adelante.

Más de i-D: 15 filmes por los que deberías emocionarte este año

Credits


Texto Rory Satran
Fotografía de la primer imagen: Andrew Durham / CPi Syndication
Fotografía de las otras dos imágenes: Ben Rothstein / Focus Features