Publicidad

hussein chalayan: sobre el baile, las emociones y la cultura del like

Por el estreno de 'Gravity Fatigue', el primer trabajo teatral de Chalayan, platicamos con el diseñador sobre transferir su genio de la pasarela al escenario.

por Bojana Kozarevic
|
06 Noviembre 2015, 5:00pm

Durante la última década, Chalayan ha definido lo que significa para la moda ser conceptual y avant-garde. Ya sea su falda que se vuelve mesa (otoño/invierno 2000), a mujeres cubiertas por burkas (primavera/verano 1998), o su proyecto para la Bienal de Venecia con Tilda Swinton, Chalayan constantemente ha demostrado ser un provocador de la cultura contemporánea. Su más reciente trabajo que empuja los límites viene en forma de una pieza coreográfica llamada Gravity Fatigue, que se estrenó en Sadler's Wells de Londres.

"No va a ser un show de baile", sonríe Chalayan irónicamente. "Trata de proponer nuevas maneras de ver algo. Es abstracción basada en la observación. Soy un observador de muchas maneras, exploro nuevas ideas y propongo nuevas formas de ver". Chalayan siempre ha aplicado su genio en una manera que va más allá de lo que vemos en la pasarela, así que cuando el Director Ejecutivo del teatro Sadler's Well, Alistair Spalding le pidió que creara una pieza de baile, dedició dar el paso. "Para mí, la moda a veces es limitada en cuanto a lo que puedes decir con ella", explica. "Mientras que si lo ves en un contexto de danza posiblemente puedes expresarte más completamente".

La total expresión, por no tener un mejor término, es una meta constante de Chalayan; sus proyectos nunca se mantienen aislados y ver una de sus creaciones implica una multitud de sentidos. Esta es una de las razones por la que en el 2000, Time Magazine lo incluyó en la lista de los 100 innovadores más influyentes del siglo 21, siendo el único diseñador de moda de la lista. "No veo cómo puedes ser una persona creativa si no puedes pensar afuera de la norma y ver cómo las cosas están conectadas", dice sobre constantemente empujar y fusionar medios creativos. "Creo que depende de la persona creativa hacer esas conexiones con cosas que otras personas no necesariamente ven".

Así que Gravity Fatigue es danza, pero no solo baile; es movimiento que busca intrigar y retar. "Hay una correlación muy interesante entre ropa y movimiento, y creo que la ropa es la gramática del movimiento. Hay una situación relacional, nunca se detiene en una cosa. La gente pregunta: '¿Cómo estás inspirado todo el tiempo?' Pero, de hecho, es simplemente hacer algo que te lleve a otra idea. Al hacerlo, te inspiras. Siento que mi trabajo siempre ha sido sobre retar las preconcepciones sociales y sexuales, hablando en general. Aún así, no todos los proyectos que hago son sobre eso. Reacciono a los eventos del mundo. Reacciono a las relaciones, al lenguaje corporal. Creo que cuando lo haces solo por hacerlo, te puedes volver radical, y no soy ese tipo de persona".

Por escrito, Chalayan podría parecer un pensador únicamente conceptual, pero la emoción en su presentación se refleja inmediatamente. "Me gusta ser emocional", admite. "Siento que hay sentimientos y ciertas realidades que existen detrás de ti, y puedes ser capaz de atraparlas. Hay cierta sintonía involucrada que puedes llamar parcialmente emocional, parcialmente espiritual y después se vuelve racional. La gente cree que ser emocional es debilidad pero yo lo veo como fuerza, especialmente en la cultura occidental, donde se nos dice que necesitamos ser racionales con todo". Ese es el silencioso pero resonante poder de Chalayan -la simultánea accesibilidad emocional y el desapego de la observación.

¿Cómo Chalayan siente que su trabajo -el cual siempre está sujeto a la interpretación- se integra al mundo digitalizado y desechable de hoy; un lugar basado en seguidores, likes, shares y retweets? "Cada generación está unos pasos más avanzados que sus padres, vivimos en un ambiente muy rico culturalmente. Me siento como un incomprendido en el clima actual. Es interesante, pero por otro lado siento que estamos perdiendo algo. Estamos saturados con información, le llamo 'fatiga de apreciación', porque creo que estamos abrumados por tantas cosas. Es como vivir en la cultura del LIKE, no me malentiendas, te comunicas con gente con la que antes no hubieras podido, pero ha llegado a tal extremo que ha creado letargo y apatía. No tienes posibilidad de perderte de nada. Eso se vuelve ansiedad moderna. Creo que limita tu apreciación de las cosas".

Su consejo para los creativos del futuro es trabajar duro, comunicarse y ser curiosos. Antes de terminar, Chalayan sonríe y agrega a su audaz nuevo mundo: "Creo que es muy importante también, recordar que somos estas cosas minúsculas en el universo y que cualquier cosa puede pasar".

Credits


Texto Bojana Kozrevic

Tagged:
Performance
Hussein Chalayan
arte
Cultura
Μoda