shayne oliver trajo el sexo de vuelta a helmut lang

Y reclutó a algunas de las musas originales de los años 90 —Kirsten Owen, Missy Rayder, y Danielle Zinaich— para ayudarle.

|
sep. 13 2017, 5:54pm

"Sensualidad" fue el mantra de Shayne Oliver para interpretar a Helmut Lang. Al entrar en la tremendamente influyente casa como diseñador residente —el primero de una serie de muchos que han trabajado con la editora residente Isabella Burley—, puso su atención en lo que sentía que la marca siempre había hecho mejor: sexo. Lo cual es, y no por casualidad, algo de lo que su propia marca sabe bastante. El ultimo show antes de que Hood by Air entrara en hiato fue una colaboración sublime con PornHub, rematada con gafas de lentes de colores al estilo de los años 70, botas vaqueras ligeramente siniestras y camisetas estampadas con la palabra Hustler.

Entre bastidores, Oliver explicó lo mucho que le gustaba la característica receta de Helmut Lang de hacer prendas básicas con cortes limpios, aderezadas con experimentos fetichistas. Al ver una colección de mediados de los 90 puedes encontrar una sexy falda recta y algunas camisetas bastante lindas, pero también un par de calzoncillos metálicos en color plata. Oliver puso su atención particularmente en la herencia de Lang respecto a la ropa interior y trabajó con la idea de usar la ropa interior como prenda exterior.

Selena Forrest (antigua favorita de HBA) abrió el desfile usando el primero de los muchos proyectos relacionados con el brasier, un par de copas negras con varillas suspendidas por una red de correas (la tarjeta de presentación de Lang). El ajuste fue intencionalmente imperfecto, marcando el tono de una exploración maniáticamente desequilibrada de lo que la "sensualidad" puede significar. Las variaciones posteriores de esta pieza tenían las copas muy separadas o eran de proporciones burlescas. Sophia Lamar llevaba la versión más pequeña: una "H" de Helmut pintada en el pezón.

Junto con las sensuales y provocativas piezas —también ve: una camisa hecha enteramente de correas parecidas a las de sujeción y arillos metálicos, y una bragueta de cuero en color rojo—también hubo algunos deleites más discretos. Un abrigo moteado de vinilo color rojo sangre, por ejemplo, un mini vestido de correas cruzadas en color rosa pastel, un par de parkas oversize y camisetas con el logotipo HELMUT LANG. Piezas que podrías usar en la calle y en el club. Los zapatos también venían con una gran mezcla de perversión y frescura: botas vaqueras con candados, sencillos zapatos de punta y sandalias de tacón que tenían paneles de cuero curvados con cremalleras en las orillas, los cuales le hacían eco a las bolsas planas de cuero (que tenían la forma de carpetas de anillos extendidas).

El traje también fue una nota importante, en claro contraste con algunos de los momentos más ligeros de la colección. Un grupo de modelos atravesó el recinto (en lo que queda del tristemente cerrado Pearl River Mart en Broadway) con blazers estructurados y los accesorios de los agobiados profesionales: maletines (aunque los de Oliver estaban hechos perversamente de plexiglás transparente) y periódicos (con encabezados que decían: HELMUT LANG ). Oliver explicó que la narrativa se inspiró libremente en el El Guardaespaldas, y la verdad de que ser fuerte no significa que nunca necesites protección. Los modelos en trajes por lo regular desfilaron detrás de los modelos con looks más diáfanos, como guardias de seguridad.

Apropiadamente, el supervisor musical Ian Isiah cerró el show con el poderoso tema I Have Nothing, mientras otro icono de los años 90, la musa original de Lang, Danielle Zinaich, caminaba por la pasarela con un brillante vestido traslucido en color grafito. Fue como una versión minimalista de Lang de un look espectacular de Whitney para el escenario.

Aunque el show desbordaba nostalgia, también fue una celebración de la juventud. Los asistentes parecían ser en su mayoría contemporáneos de Hood by Air que crecieron explorando a Lang a través del archivo Style.com (RIP) y Tumblr, en lugar de ser gente que de hecho usó la marca. Esperemos que la colección haya tocado una zona erógena que satisfaga a ambos bandos (¿Quién no quisiera usar uno de esos vestidos tipo Whitney?). A pesar de todo, la agenda y la visión de Oliver permanecieron fieles a algo que Helmut Lang dijo una vez: "Cuando eres joven, eres intrépido y más creativo".

Este artículo fue publicado originalmente por i-D US.