The VICEChannels

      fotografía Holly Shackleton 20 abril 2017

      una conversación con tim walker

      Para el nuevo número de i-D, aunamos fuerzas con el fotógrafo británico para rendir homenaje al talento de algunas de las mentes jóvenes más brillantes e inspiradoras que trabajan en Londres en la actualidad.

      La fotografía de Tim Walker lo abarca todo, desde paisajes fantásticos como de otro mundo hasta retratos elocuentes y conmovedores, demostrando un ojo y un talento sin igual entre los fotógrafos que trabajan en la actualidad. Británico de pies a cabeza, cuando no está viajando por el mundo para realizar remotas sesiones de fotos puedes encontrarle en el estudio Bethnal Green soñando con su próximo proyecto junto con su brillante equipo, una taza de té y su perro adoptado, Stig. Como fotógrafo, Tim se siente fascinado por el concepto de "verdad", algo que podría parecer incongruente si dedicas un momento a perderte en su mundo de cuento de hadas. Después de todo, este es el hombre que fotografió una nave espacial gigantesca escalando una verja junto a cazadores, caballos y perros de caza, un león acechando una ruinosa mansión señorial con Edie Campbell y una muñeca gigante que lucía tirabuzones rubios y un vestido de color azul cielo escalando una alambrada tras las huellas de Lindsey Wixson. Sin embargo, la búsqueda de la verdad y la belleza es lo que le impulsa. Fascinado por las personas y por las innumerables diferencias y experiencias que nos hacen únicos, el enfoque que adopta Tim en su trabajo presenta múltiples capas y es muy profundo. Es explícito y disciplinado, pero también abrumadoramente apasionado e invierte tanto amor, tiempo y energía en un solo retrato como en todo un editorial completo.

      Cuando Tim se puso en contacto con i-D a finales del año pasado, lo hizo inspirado por la nueva generación de diseñadores, artistas y músicos londinenses que trabajan sin restricciones para crear su propio ecosistema creativo, donde la libertad de expresión y la creatividad sin límites son lo más importante. Y aquello coincidía exactamente con lo que estábamos debatiendo en i-D por esas fechas, la idea de que en tiempos de desazón e incertidumbre política, es la creatividad lo que nos inspira, nos une y nos permite seguir adelante. De modo que aunamos fuerzas y preparamos juntos este proyecto: la representación fotográfica del talento de algunas de las mentes jóvenes más brillantes e inspiradoras que trabajan en Londres actualmente.

      ¿Estás satisfecho con el proyecto?
      Estoy muy orgulloso de él. Es una obra muy especial para mí porque me ha enseñado mucho y, como fotógrafo, siempre quieres aprender más y continuar tu proceso educativo. Probablemente a ti te pasa lo mismo como escritora, es realmente increíble investigar sobre alguien o sobre algo y aprender cosas que no sabías.

      Crear un número de una revista siempre supone una curva de aprendizaje, porque constantemente te encuentras con personas que se hallan en diferentes etapas de la vida.
      Creo que es todo lo que puede desearse como creativo, no parar de conocer gente. En nuestra sesión de fotos juntos, Grace Coddington me habló sobre la importancia de la juventud y de estar rodeada de gente joven. Dijo que puedes ser tres generaciones más mayor pero que aun así puedes aprender muchas cosas de lo que están haciendo los jóvenes y es realmente importante estar al tanto de lo que sucede. Por eso quería hacer este proyecto. Ese fue mi motivo: estar conectado.

      Terry [Jones, fundador de i-D] siempre decía que la juventud no es una edad sino un estado mental y que i-D podía ser tanto para personas de 16 años como para personas de 66 años, daba igual.
      Creo que es un concepto realmente interesante. Fotografiar este número de i-D ha supuesto una increíble curva de aprendizaje para mí y me ha abierto los ojos. Me ha mostrado la importancia de mantenerse conectado con la creatividad de los jóvenes.

      Háblanos un poco acerca del pensamiento que subyace tras el proyecto. 
      Me puse en contacto con vosotros porque quería atestiguar lo que está haciendo la próxima generación. Para mí fue una exploración en términos de conocer personas y ver qué está sucediendo. Últimamente me ha preocupado mucho el concepto de los algoritmos, las elecciones predeterminadas y el hecho de que la individualidad y la singularidad parecen estar desapareciendo. Me preocupaba que se ataque la creatividad en una generación mucho más joven que la mía sobre la que no sé nada... Quería conocer de primera mano qué está sucediendo entre los miembros de la generación de internet.

      Tu idea me caló en seguida, porque en tiempos de incertidumbre e inestabilidad política es el arte lo que nos une y en última instancia lo que nos permite salir adelante. ¿Por qué crees que es tan importante la creatividad en tiempos de desazón política?
      Las crisis políticas siempre exacerban la creatividad. Actualmente los ordenadores son los que mandan y nuestra necesidad de ellos y nuestra confianza en lo que nos brindan están casi fuera de control. La política es de locos, nos engañan todo el tiempo. Si vas a internet y preguntas algo en Google, obtienes un montón de respuestas poco fiables, que no proceden de una investigación seria y que no están contrastadas. Sin embargo, la realidad definitiva en la vida y en la historia está en el arte y en la creatividad. Tal y como dijo Keats: "La belleza es la verdad y la verdad es la belleza". No se puede manipular o mentir en el auténtico arte. Cuando el mundo resulta cuestionable, buscar nuestra verdad y recurrir a la expresión más básica de belleza es una respuesta humana natural. Creo que se va a producir una explosión de arte de gran importancia en los próximos cinco o diez años. Puedo verlo claramente.

      Eso espero. ¿En qué medida estaban las personas que fotografiaste influidas por la política y por lo que está sucediendo en el mundo?
      Prácticamente el 90 por ciento de las personas que fotografié mostraron conciencia política. Todos nos estamos volviendo más políticos y eso es bueno porque estamos despertando y finalmente somos conscientes de la importancia de la verdad.

      ¿Crees que tienes cierta responsabilidad como fotógrafo tanto hacia las personas que fotografías como hacia las imágenes que publicas?
      Creo que tengo una responsabilidad enorme como fotógrafo. Es algo sobre lo que ya habló Collier Schorr en el número The Female Gaze de i-D. Hablaba sobre la autoría y sobre cómo el autor de una fotografía, un texto o una obra artística solo representa un punto de vista individual. Lo que debemos hacer ahora es asegurarnos de que contamos con autores diversos para que la representación en los medios sea más responsable.

      ¿Cuáles han sido algunos de los mayores cambios que has presenciado desde que empezaste a fotografiar?
      Se ha producido un cambio enorme en la apertura y la honestidad de las personas con respecto a quiénes son. Los diferentes géneros y las distintas orientaciones sexuales no existían abiertamente cuando yo empecé. Nunca se hablaba sobre la propia sexualidad. Pero ahora es algo con lo que la gente se siente suficientemente cómoda como para explorar y todo se reduce a este concepto de verdad. Lo que he descubierto con este proyecto es lo abierta que es la gente joven hoy en día. Son personas con su propia identidad que se sienten cómodas con quiénes son. Los jóvenes se sienten empoderados, han derribado barreras. Estamos viviendo un momento muy emocionante. Los fotógrafos solo son tan buenos como las personas que fotografían y Londres es un lugar lleno de diversidad y talento.

      Ver cómo la creatividad emergente está viva y goza de buena salud te da una sensación de esperanza.
      Sí, gracias a dios. En los 20 o 25 años que llevo siendo fotógrafo, he visto la balanza del el arte y el comercio inclinarse en ambas direcciones. Cuando se inclina más hacia el comercio, la vida se vuelve más banal y gris. Puede que la gente tenga más dinero en el banco, pero es una existencia carente de inspiración. Cuando se inclina ―y creo que eso es lo que está sucediendo ahora mismo― hacia el arte, es una forma de vida mucho más enriquecedora y profunda.

      Creo que eso es lo que te hace realmente especial como fotógrafo. Dedicas tiempo a hablar con cada persona que fotografías y a conocerla en lugar de limitarte a hacer la foto fríamente. ¿Siempre has trabajado así?
      Sí. Sería incapaz de fotografiar a alguien solo por sus rasgos faciales. Tengo que conectar con las personas para comprenderlas o de lo contrario me estaría perdiendo el aspecto más emocionante de ese individuo. Siempre he sido así. Necesito hablar con las personas y conectar con ellas, aunque sea tomando una taza de té rápida antes de la sesión. Con algunas personas se puede conectar en 10 segundos y es fantástico cuando sucede. Con otras personas cuesta un poco más. Pero todo el mundo tiene una historia y todo el mundo tiene algo que decir. Hace poco estuve hablando con Alice Goddard acerca de los procesos de casting y ella me dijo que cree que todas las personas del mundo tienen algo que merece la pena retratar. Todo el mundo. Creo que tiene razón y ese se ha convertido en mi mantra.

      ¿Tienes alguna preferencia con respecto a quién fotografías?
      Para nada. Como fotógrafo, deberías ser capaz de capturar a cualquiera ―ya sea una persona de 80 años o una de 8 años― y encontrar ese algo especial que la hace única. Como dijo Alice, todas las personas tienen algo y creo que la moda a veces se olvida de eso. Puede hacer que todo se vuelva muy premeditado: un ejército de modelos idénticos, con un look generalmente aceptado o aprobado. Cuando la moda se vuelve demasiado comercial, las diferencias, la individualidad y la singularidad que siempre ha celebrado pueden desaparecer rápidamente. Pero en realidad esos pocos elegidos no se diferencian del resto de las personas. Con bastante frecuencia, cuando conoces a una modelo famosa o a una actriz te preguntas, "¿Dónde está la magia?". Desde luego, algunas personas tienen un talento inmenso como intérpretes ante la cámara, pero resulta increíble ver a personas que literalmente nunca han sido fotografiadas antes, que son intensamente tímidas o retraídas y que jamás se considerarían merecedoras de una fotografía, pero que poseen un talento innato para estar ante la cámara.

      Una frase a la que constantemente regresabas a lo largo del proyecto fue, "sigue siendo extraño, sigue siendo diferente". ¿Por qué es tan importante para ti?
      Cada vez que fotografiaba a alguien para este número de i-D me recreaba en su naturaleza excepcional, su carácter diferente y su individualidad. A veces vas por la calle o entras en un restaurante y ves a la gente más joven ahí sentada, mirando su iPhone, totalmente desconectada de su entorno. No parecen mostrar alegría de vivir y me dan ganas de gritarles, "¿Qué estáis haciendo? ¡Despertad!". Conocer a tantos diseñadores, músicos, modelos y artistas jóvenes de Londres resultó profundamente inspirador y quería decirles que siguieran así, que siguieran siendo diferentes, porque la diferencia es tremendamente valiosa. La diferencia es un arma.

      Especialmente en el mundo actual, tan corporativo y centrado en el dinero...
      La diferencia es el arma contra la indolencia banal, corporativa y algorítmica. Es más importante que nunca. La frase "sigue siendo extraño, sigue siendo diferente" procede del discurso de aceptación del Oscar que pronunció Graham Moore en 2015. Graham era el guionista de Descifrando Enigma y cuando ganó el Oscar subió al escenario y eso es lo que dijo. Se volvió viral, apareció en "memes", camisetas, de todo. Me pareció realmente interesante que este joven guionista con tanto talento encontrara esa frase tan importante. Era casi como una premonición de lo que estaba por llegar, de la importancia de la individualidad.

      ¿Cuáles son algunos de tus momentos favoritos del proyecto?
      Me encantó fotografiar a Ibrahim Kamara, Campbell Addy, King Owusu y Harry Evans. Ibrahim es un estilista con un don natural. Y Campbell posee un espíritu profundamente calmado. Fue muy amable. Es un fotógrafo al que apoyaría en el futuro. Como grupo me hicieron sentir que todo va bien, que el mundo puede seguir adelante si ellos están al mando. Son muy auténticos. Las chicas de BBZ me dijeron que solían mirar mi libro cuando iban a la escuela. Regresando a lo que has dicho acerca de la responsabilidad, espero haber sido responsable en parte de haberles proporcionado algo durante esa época. Como fotógrafo, me da la sensación de que las gallinas han vuelto a casa con el gallo. Te encuentras con críos adolescentes o en la veintena que miraban tu obra mientras crecían y todo lo que puedo pensar es que espero que sacaran algo positivo de aquello, que de algún modo les sirviera de ayuda.

      Con más de 20 años de experiencia en la industria, ¿qué consejo darías a los jóvenes creativos que están empezando?
      Busca la verdad. Cualquier gesto creativo importante tiene que proceder de tu interior. No es algo que te puedan obligar a hacer. Tienes que mirarte al espejo y conocerte realmente. Cuando sepas quién eres, ese conocimiento permanecerá contigo para siempre y tu mensaje creativo tendrá un significado. Solo lo que salga de tu corazón podrá llegar a los corazones de los demás. Así que pregúntate a ti mismo qué es lo que realmente te motiva. Solo puedes comprometerte con cosas que amas de verdad.

      Recomendados

      Texto Holly Shackleton

      Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

      Temas:tim walker, fotografía, moda, entrevista, cultura

      comments powered by Disqus

      Hoy en i-D

      Ver más

      Destacados en i-D

      Más artículos