The VICEChannels

      musica Isabelle Hellyer 21 abril 2017

      las mejores canciones de lana del rey que no formaron parte de un álbum (oficial)

      De cuando Lana no era Lana, sino May Jailer.

      Hace 12 años, Lana Del Rey ―que contaba 20 años de edad― cogió una guitarra, aprendió cuatro acordes y se fue de cabeza al estudio. Por aquel entonces respondía al nombre de May Jailer. Grabó dos EPs: Young Like Me y From the End y después un LP llamado Sirens. Ninguno de esos álbumes fue publicado oficialmente, pero aquello no significaba que Lana ―perdón, May― fuera a tirar la toalla. En 2007 grabó una demo titulada No Kung Fu en un intento de encontrar un productor para su primer álbum de estudio. Finalmente lo logró y firmó un contrato con David Kahne, un productor que había trabajado previamente con The Strokes y con New Order. Para entonces había cambiado su nombre artístico por el de Lizzy Grant y firmó un contrato con una discográfica, pero no el que la haría famosa.

      Juntos, David y Lana grabaron el EP de 2008 Kill Kill y su LP de 2010 con título casi idéntico a su nombre Lana Del Ray A.K.A. Lizzy Grant (más tarde cambiaría su nombre por "del Rey"). Este último llamó la atención de algunos medios locales. Un artículo del Huffington Post alababa su sonido y lo tildaba de "decididamente anti-género", calificativo que sigue siendo aplicable en la actualidad. Al año siguiente firmó con Interscope y Polydor. Y el resto, como suele decirse, es historia.

      En total, casi 200 canciones de Lana que nunca fueron oficialmente publicadas han surgido online, desde las cintas de May Jailer hasta cortes sueltos de sesiones con productores que nunca llegaron a ningún lado. De hecho, su catálogo de material "no oficial" es más amplio que su catálogo oficial. Para quienes piensen que el talento de Lana es limitado, la diversidad estilística de su catálogo antiguo demuestra lo contrario: desde experimentos con el hip hop como St Tropez y Live or Die, hasta canciones influidas por la música dance electrónica como Ride Or Die. Y siempre, independientemente del nombre artístico bajo el que fueron grabados e independientemente de su género, estos temas son fieles a la Lana que conocemos. Siempre ha tenido esta visión en su interior, solo que no ha tenido ocasión de mostrarla al mundo sobre un escenario hasta ahora.

      Tal y como explicó a Pitchfork en 2011: "Llevo cantando en Brooklyn desde que tenía 17 años y a nadie de la industria le importaba lo más mínimo. No he cambiado ni un ápice desde entonces y aun así parece que las cosas han dado un giro total para mí". La semana pasada Lana compartió la portada de su quinto álbum Lust for Life. Tiene todavía mucho por ofrecer, pero echemos la vista (mejor dicho, el oído) atrás y escuchemos lo que ya nos ha ofrecido.

      Birds of a Feather, 2005
      En los días de May Jailer, Lana cantaba sobre las mismas cosas que lo hace hoy ―adicción, amor y desengaños―, pero todavía no había empezado a escribir letras repletas de referencias a las puestas de sol, a las calles de Hollywood y al Chateau Marmont. Birds of a Feather es el tema que cierra el álbum Sirens y destaca por el uso pronunciado del auto-tune al más puro estilo Believe de Cher, algo que Lana nunca más volvió a utilizar. Pero, ¿escribir canciones de amor y dedicatorias a personas que cambiaron su vida? Eso es algo que siguió haciendo y de hecho cimentó su carrera sobre ello. 

      Jimmy Gnecco, 2007
      Esta oda al músico norteamericano (y se rumorea que ex de Lana) del mismo nombre forma parte de la demo grabada en 2007, No Kung Fu. Es un bello ―y raro― muestrario a ritmo acelerado de sus jadeantes y elevadísimos momentos de gloria. Lana tiende a preferir las baladas de ritmo más lento, pero maneja la acelerada síncopa de Jimmy Gnecco con maestría. 

      Get Drunk, 2007
      En Get Drunk, otro tema de No Kung Fu, Lana interpreta el papel de la mujer vengativa, no el de la mujer enferma de amor en el que los críticos tienden a encasillarla. Como la mayoría de canciones de No Kung Fu, Get Drunk se asienta en el registro natural de Lana, no en los tonos más altos que utilizó en gran parte de los temas de Born to Die. En el verso "How do you like me now?"(¿Te gusto ahora?) suena un poco más duro. ¿No es fantástico escuchar a Lana siendo realmente mala? 

      Yayo, 2007 
      Lana lanzó varias versiones diferentes de "Yayo" en cuatro discos, pero nuestra versión favorita es esta íntima interpretación en vivo, en la que su voz suena como nunca (de visualización obligada para quienes creen que su voz no está a la altura en directo). Es trémula, emotiva e incluso un poco country, no muy diferente de Twiggy durante su carrera como cantante de country. Quizá la suya no sea la mejor de las voces, pero sí es una de las más emotivas. 

      Disco, 2007 
      "Disco" es uno de los temas no publicados de Lana más divinos y maduros, que nos ofrece otra visión del aspecto que podría haber tenido su legado si hubiera seguido con el planteamiento guitarra-voz. Esta canción, que recuerda al estilo de Bonnie "Prince" Billy, se articula en torno al potencial de Lana como estrella folk. Pero, en lugar de ello, decidió convertirse en la estrella del pop más evasiva del mundo. 

      Kill Kill, 2007
      Introducir Kill Kill en esta lista es en cierto modo hacer trampa, porque es el tema principal del Lana Del Ray A.K.A. Lizzy Grant, su primer álbum de estudio, pero es demasiado extraño y maravilloso como para no mencionarlo. Tiene un inicio algo inquietante y amenazador que desemboca en una atmósfera más tropical. Muy propio de Lana: incluir varios géneros en una canción.

      Put Me In A Movie, 2007
      Al más puro estilo de Lana, existen un par de versiones de esta canción. La versión acústica que aparece en No Kung Fu y la que aparece en Lana Del Ray A.K.A. Lizzy Grant, con una instrumentación mucho más completa. Este es un buen ejemplo de las referencias cruzadas que tiende a hacer en todas sus canciones: El verso "Lights, Camera, Action" (Luces, cámara, acción) también forma parte de la letra de Heavy Hitter y de High By The Beach, entre otras. 

      Heavy Hitter, 2009 
      Lana pasó gran parte de 2009 yendo de un estudio a otro de Nueva York, intentando perfeccionar su característico sonido con diferentes productores. En cuanto a la letra, Heavy Hitter ―una colaboración con el productor de hip hop Blockhead— es típica de Lana. Aunque Blockhead no quedó satisfecho con el resultado final, respetaba a Lana como artista. Tras el fiasco de Saturday Night Live, escribió un larguísimo post en su blog defendiéndola: "Seamos claros, todos los detractores que dicen que es un producto creado por la maquinaria del pop no tienen ni puta idea. Aunque es imposible mantener alejados los tentáculos de la industria del pop cuando se está creando una estrella, la raíz de la que procede todo esto está firmemente hundida en Lizzy Grant". Y repasando esta montaña de material antiguo, es imposible no estar de acuerdo.

      Maha Maha, 2009 
      La productora neoyorquina Princess Superstar dice que ambas trabajaron en este tema en 2009 y, aunque Maha Maha no es el típico tema inédito de Lana, sí que pone de manifiesto su versatilidad. En lugar de sumergirse en los típicos sonidos oscuros del jazz, esta pieza bastante inusual de Lana se articula en torno a un sample extraído de una canción de Bollywood, que crea un efecto maravilloso.

      Kinda Outta Luck, 2010
      Lana publicó este tema suelto en su canal de YouTube más o menos al mismo tiempo que Video Games, grabando para la ocasión un vídeo musical casero. Durante algún tiempo tuvo cierto éxito, pero Video Games acabó ganando y dejó a Kinda Outta Luck sin el brillo que merecía. Suena mucho como el éxito de April March Chick Habit, curiosamente otra narración de un padre que encuentra un final nefasto.

      You Can Be The Boss, 2010 
      Al igual que Kinda Outta Luck, You Can Be The Boss fue una más del puñado de canciones con las que Lana debutó en YouTube en 2010, antes de ser lanzada a la estratosfera de Internet al año siguiente. Se rumorea que el tema casi se incluye en el álbum Born to Die, cosa que tiene bastante sentido, porque en esta canción Lana se engancha a todos los temas que hicieron que el disco fuera tan diverso: toda la parafernalia norteamericana, exuberante aunque a veces insustancial. Es un tema del que sigue estando orgullosa, por eso lo tocó en directo durante su gira Endless Summer Tour.

      Recomendados

      Fotografía Chuck Grant vía Wikia

      Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

      Temas:musica, lana del rey

      comments powered by Disqus

      Hoy en i-D

      Ver más

      Destacados en i-D

      Más artículos