The VICEChannels

      opinión Raquel Zas 8 mayo 2015

      una guía para disfrutar del amor (o del sexo) en 2015

      Estamos en 2015 y el amor ha cambiado. ¿

      una guía para disfrutar del amor (o del sexo) en 2015 una guía para disfrutar del amor (o del sexo) en 2015 una guía para disfrutar del amor (o del sexo) en 2015
      fotografía alasdair mclellan

      Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

      Me acuerdo perfectamente del día en que estaba jugando con una amiga y su recién divorciada madre -una mujer de la vieja escuela a lo Madonna- le dio este consejo: "Hija, el amor depende de lo triste que sea tu vida". Teníamos 12 años y en ese momento no lo entendimos. Pero la semana pasada, en esos días en los que te imaginas cómo sería tu existencia si fueses lo suficientemente inteligente como para no enamorarte -mientras comes helado de cuchara mirando en tumblr cuál será la próxima frase que te vas a tatuar en el brazo y escuchas Sad Girl de Lana del Rey en bucle- por fin lo comprendí.

      La sociedad nos predispone desde muy pequeños a que todos debemos encontrar el amor de nuestra vida -ahora mismo a todos los críos les ponen Frozen en la guardería-. ¿Hasta qué punto nos presionan para alcanzar una meta tan poco realista? ¿Es que no podemos ser felices por nosotros mismos? Estamos en 2015, el amor ha cambiado. Vivimos en la era en que tu móvil te dice los tíos potencialmente interesantes que tienes en tu barrio y las mujeres enseñan los pezones por Twitter. ¿Por qué los jóvenes no acabamos de una vez con esa idea tan anticuada sobre el amor?

      Te han roto un par de veces el corazón, has dejado a esa persona con la que tu madre quería que te casaras, y ahora intentas suplir el vacío de tu cama con ligues de afters. Pero en el fondo estás cansada de esos 'paseos de la vergüenza' en los que vuelves a casa en el metro con las medias rotas y el rímel corrido mientras el resto del mundo va a trabajar. En serio, no deberías empeñarte en que otra persona te caliente las sábanas, piensa que podrían ser los últimos años que te quedan para pensar sólo en ti -si decides tener familia y esas cosas-, así que disfrútalos. Y si no son los últimos, disfrútalos también.

      No te puedes imaginar lo feliz que puedes ser contigo mismo. Y no soy de esas personas que presumen de no querer ataduras y luego se van a llorar al baño viendo la foto de su ex. No: yo lo digo en serio. Nadie te va a querer mejor que tú mismo. Sólo tienes que mirar a las parejas que están a tu alrededor y verás que hay gente mucho más patética que tú...

      Los perfect lovers. Estos son los peores. Son guapos, inteligentes y exitosos. No paran de presumir de su amor en Instagram y dan tanta pereza que se han quedado sin amigos. A los diez años te enterarás de que ella lo dejó por el mecánico de la esquina y él ha salido del armario.

      El tarzán. El más astuto: nunca está solo. Tiene pareja y un día conoce a alguien mejor. Pero no rompe con ella hasta que tiene bien agarrada a la nueva conquista. Lo que viene siendo pasar de liana en liana.

      Los viejóvenes. Seguro que algunos de ellos forman parte de vuestro círculo de amigos. Tienen 25 años pero se comportan como si tuvieran 50. Cuando quedas para tomar unas cervezas con ellos no paran de hablar de lo caro que está el pienso para perros -un ensayo de lo que será su hijo- y de lo mucho que le gusta a su novio el risotto que prepara.

      Los conformistas. En toda relación siempre hay alguien que quiere más que el otro -si en tu caso ambos os queréis igual, entonces has encontrado a tu media naranja, puedes dejar de leer-. Los conformistas saben que pueden aspirar a más, pero tienen tanto miedo a quedarse solos que prefieren quedarse en la comodidad de su sofá mientras les hacen un masaje en los pies. Nunca serán felices.

      Los Ted Mosby. Mis favoritos. Son tan buenos que siempre les acaban dejando por otra persona. Pero ellos no se rinden, saben que su alma gemela aparecerá en cualquier momento a la vuelta de la esquina.

      Los follamigos. Siempre se acaban enamorando. Punto.

      Fotografía Tesh. Fashion Director Edward Enninful

      Dicho esto, creo que la gente debería tener varias relaciones antes de encontrar a la definitiva. Concédete el gusto de pasar tiempo con gente interesante con la que pasar un buen rato -los capullos no puntúan-. Es muy importante experimentar con tu sexualidad y relacionarte con muchos tipos de gente: te hará crecer como persona y ser mejor pareja.

      Primero tienes que saber quién eres y estar feliz contigo mismo para poder ser feliz con alguien. ¿Cómo vas a saber si estás con la persona adecuada si ni siquiera sabes de qué color teñirte el pelo? Así que olvídate del romanticismo y de la búsqueda del amor verdadero para ser feliz; tu felicidad no puede depender de otra persona, y  no puedes cargar a nadie con esa responsabilidad. Encamina tu vida a aquello que realmente quieres hacer, procura convertirte en la persona que quieres ser y algún día, si conoces a esa persona, te asegurarás de que te quiera por algo más que por tu cara bonita.

      No te pierdas:

      *Las canciones que más te gustan cuando estás triste
      *La importancia de tomarse un año sabático
      *Taylor Swift y sus amigas en las redes sociales

      Recomendados

      Texto Raquel Zas 
      Fotografía Alasdair McLellan
      Fashion Director Edward Enninful 

      Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

      Temas:opinión, amor, cultura

      comments powered by Disqus

      Hoy en i-D

      Ver más

      Destacados en i-D

      Más artículos