cómo 'juego de tronos' se la ha jugado a sus personajes femeninos