20 años después, 'caramelo asesino' todavía hace que queramos ser chicas malas