El coronavirus podría significar el final de la obsesión por comprar ropa de manera compulsiva