esta fotógrafa no retoca sus fotos desde que perdió a una amiga por anorexia