el 'streetwear' no está muriendo, pero el poder de los 'influencers' sí