'girl culture' o cómo eran las adolescentes en 2002

El nuevo fotolibro de Lauren Greenfield explora la adolescencia femenina en los Estados Unidos a la entrada del siglo XXI.

por Oliver Lunn
|
06 Septiembre 2016, 9:27am

Al ojear el nuevo libro de fotos de Lauren Greenfield, Girl Culture -que incluye fotos de animadoras, strippers y modelos-, sentimos una cierta tristeza al ver cuáles son los deseos de las chicas de este siglo: ser delgadas, altas y populares. Vemos a Sheena, una quinceañera que se depila los brazos porque cree que 'el pelo es un asco'; Jennifer, una chica de dieciocho años encerrada en una clínica de tratamiento de trastornos alimentarios, y Fina, una niña de trece en un salón de bronceado.

El libro, creado en un periodo de cinco años, muestra las ansiedades e inseguridades de estas chicas, tanto las populares como las no tan populares. Y no contenta con hacer de mera espectadora, Greenfield entrevistó también a sus sujetos, como una reportera curiosa y dispuesta a entender lo que significa ser una chica en Estados Unidos. Las entrevistas en primera persona reflejan su pasión por el estilo documental que luego siguió desarrollando en films como Thin de 2006, The Queen of Versailles de 2012 y su vídeo viral y galardonado con un Emmy #likeagirl, en el que analiza cómo la expresión 'como una chica' se ha convertido en un insulto y cómo afecta esto a las adolescentes durante la pubertad.

Cuando hablé con Greenfield sobre Girl Culture era consciente de que el proyecto -originalmente publicado en 2002- nació como una reflexión sobre su propia adolescencia. Sin embargo, durante la conversación también hablamos de temas más generales, como la influencia de los medios de comunicación, las críticas de las compañeras y de lo que ella llama 'la temprana sexualización de las niñas'.

En Girl Culture aparecen cierto tipo de personas que se corresponden con los estereotipos a los que nos tienen acostumbrados las películas americanas, como la animadora o la outsider. ¿Era tu objetivo profundizar en esos clichés de la juventud?
Creo que los clichés tienen algo de poder, pero acabar con ellos también tiene ese mismo poder. Cuando me fijé en las chicas populares de Edina (Minnesota) aprendí un par de cosas. Una de ellas es que ser popular es muy importante -ese es el estereotipo que ha habido siempre- pero desde una perspectiva antropológica me di cuenta de que la popularidad se basa en valores comerciales; tienes que comprar en tres tiendas en concreto, y tienes que llevar algo de allí pero asegurándote de que no sea la misma camiseta que lleva otra chica popular, para evitar que se cabree.

Me llamó la atención que las chicas populares se parecieran más de lo que ellas creían a las chicas menos populares.
Sí, fue algo que descubrí en mi primer libro, Fast Forward, que trata sobre los adolescentes que crecen en Los Ángeles. En la foto de la portada vemos a un grupo de chavales de Beverly Hills High subidos a un descapotable paseando por la playa. Mijanou, en el centro de la imagen, es una chica preciosa que había sido elegida el 'mejor cuerpo de su instituto en Beverly Hills'. En su entrevista habla de lo difícil que es no sentirse integrada, viene de una familia pobre y no puede tener ni la ropa, ni los coches ni las casas que tiene todos sus compañeros de Beverly Hills. Recuerdo que cuando hice la exposición de ese trabajo vinieron algunos de sus compañeros de clase y dijeron: '¿Pero qué está contando? Ella lo tiene fácil', pues desconocen su situación real. 

Girl Culture es desgarrador en algunos puntos, cuando habla de las niñas con trastornos alimentarios y problemas de peso. ¿Descubriste que era algo común entre las chicas o eran casos aislados?
No, era algo que ya conocía de mi propia experiencia en el instituto. Muchos de mis trabajos se centran en la pubertad, así que empecé Girl Culture teniendo en mente mis propias inseguridades de esa época, mis preocupaciones por el peso, por la moda y por ser popular. Partí de eso, pero luego las historias de las chicas me llevaron en una especie de viaje que no sabía dónde iba a acabar. Empecé a pensar cómo el cuerpo es el principal medio de expresión de estas jóvenes, y también a fijarme en el exhibicionismo de nuestra sociedad y el efecto que tiene sobre las chicas normales.

¿Cuál es la mayor presión que sienten estas chicas mientras crecen?
No creo que pueda resumirlo todo en un único problema, pero creo que prestar demasiada atención a su aspecto es uno de ellos. Creo que en la era de las redes sociales eso es todavía más exagerado, piensan demasiado en cómo venderse; puede que también consideren aspectos de su personalidad pero lo principal es lo que se ve por fuera. Esa fue la verdadera inspiración para Girl Culture.

Hay quien pueda pensar que algunas de las chicas parecen superficiales, demasiado preocupadas con su maquillaje o con las marcas que visten. ¿Tuviste cuidado de no menospreciarlas viéndolas como una outsider?
No las menosprecio para nada, y no hay ni una de esas chicas con la que no me identifique. A veces la gente dice: '¿Dónde están las chicas normales?', y yo creo que están todas ahí. Lo que intento hacer es congelar un momento que revela una parte de la cultura que creo que nos afecta a todos. No importa lo profundas y llenas de sentido que sean nuestras vidas, todos nos sorprendemos mirándonos al espejo. No podemos decir que estamos por encima de eso, así que mi intención no es apuntar con el dedo a nadie, sino lo que trato de hacer es vernos a nosotros reflejados en los sujetos.

¿Crees que las jóvenes lo tienen más difícil hoy en día para bajar la guardia, puesto que tienen que cuidar todo el tiempo su aspecto online en Instagram y Snapchat?
Gran parte de mi trabajo trata sobre la influencia de las redes sociales y sobre la idea de que no solo te presentas a tus amigos sino que te estás presentando a este mundo virtual; la imagen se ha vuelto más importante porque hay mucha gente que solo te conoce por tu imagen; los jóvenes no solo adoran las marcas sino que se han convertido en una marca. Es un tema muy interesante (y alarmante), me encontré analizando un montón de tendencias que acababan de ganar popularidad y no siempre para bien. Pero algo que creo que ha cambiado de forma positiva es nuestra consciencia sobre las redes sociales. Creo que Like A Girl de alguna forma expresa eso.

Hablando de eso, Like A Girl se hizo viral; ¿era tu propósito que Girl Culture siguiera el mismo camino?
Con Like A Girl mi trabajo fue muy específico, analizar cómo esa expresión 'como una chica' se había convertido en un insulto. Empecé a encuestar a cientos de personas y descubrí que, por lo general, a partir de una cierta edad, tiene una connotación muy negativa. Es algo que no se ve a simple vista. En principio esa expresión no significa nada hasta que escuchamos la reacción de la gente

¿Parecen las chicas de Girl Culture completamente diferentes a las de Like A Girl?
No. Girl Culture trata en gran parte sobre la temprana sexualización de las jóvenes a causa de la influencia de los medios y de sus compañeras. Y si nos fijamos en lo que la gente publica en las redes sociales hoy en día y analizamos los selfies, vemos que la sexualización temprana está presente más que nunca. Si nos fijamos en las celebrities que aparecen en Girl Culture, vemos a Jennifer Lopez con un vestido corto; pero ahora nos encontramos con que Kim Kardashian ha hecho una sex tape. Muchas de las ideas de entonces siguen estando vigentes hoy en día pero ahora se expresan con más fuerza.

Girl Culture de Lauren Greenfield, publicado por Chronicle Books, está a la venta aquí.

@OliverLunn

Recomendados


Texto Oliver Lunn
Fotografía © 2002 de Lauren Greenfield

Tagged:
arte
Cultură
Libros
ediciones
impresos
Lauren Greenfield
The Female Gaze Issue
girl culture