por qué hemos tenido que esperar ocho años para ver la nueva película de studio ghibli

'The Tale of the Princess Kaguya' sale a la luz después de 8 años de muerte, terremotos y un presupuesto desorbitado. El resultado es un verdadero triunfo para la animación japonesa que muestra en esta preciosa película la celebración de la vida.

|
23 marzo 2015, 4:40pm

Ocho años son muchos años, pero creemos que la espera ha merecido la pena, y el director Isao Takahata está a punto de estrenar The Tale of the Princess Kaguya, su quinto largometraje para el legendario Studio Ghibli. Inspirado en una historia de la tradición nipona, la animación se centra en el relato de una mágica princesa criada por un cortador de bambú. Cuando la joven crece, su padre adoptivo insiste en que disfrute de la vida que se merece en la ciudad hasta encontrar el pretendiente adecuado, pero ignora que Kaguya no es la típica princesa Disney. Una historia única que tuvo que enfrentarse a un puñado de problemas hasta convertirse en realidad. 

Takahata se lo tomó con calma
El productor Yoshiaki Nishimura pasó 12 horas al día, seis días a la semana con el director Isao Takahata durante 18 meses antes de que accediera a hacer la película. En realidad, el proyecto había estado en la mente del realizador desde hace todavía más tiempo. The Tale of the Princess Kaguya sale de un cuento del folklore japonés sobre una princesa de la Luna que fue mandada a la Tierra a vivir con un cortador de bambú y con su esposa como castigo. Takahata había trabajado en una adaptación animada del cuento hace la friolera de 55 años.

Redactar el guión costó otros 18 meses
Después de cinco años en el proyecto, el equipo de Studio Ghibli sólo tenía 30 minutos de storyboard. Nishimura afirma que si fuera por el director, la película habría estado lista para 2020. Para meterle un poco de prisa, el productor decidió lanzar la película al mismo tiempo que El viento se levanta del maestro Hayao Miyazaki. 

La fuente de inspiración data de hace 40 años
La obra tiene mucho en común con la serie animada Heidi, la niña de los Alpes que Takahata y Miyazaki crearon para la televisión en 1974. Como Heidi, Kayuga vive en un maravilloso bosque de montaña. El problema comienza cuando la fuerzan a volver a la ciudad.

El fan número 1 de la película murió durante su realización
The Tale of the Princess Kaguya costó cinco mil millones de yens -el equivalente a una película de acción de Hollywood-. Su financiación fue posible gracias al apoyo de Seiichiro Ujie, el entonces jefe de NIppon TV. Ujiie confesó: "Quiero ver una película hecha por Mr. Takahata. No me importa si pierde dinero. La pagaré. Moriré sabiendo que lo hice". La producción sobrepasó la fecha estipulada y Ujie murió en 2011, viendo tan sólo el guión y escenas parciales del storyboard. Su nombre es el primero en aparecer en los títulos de crédito.

El tsunami del 2011
El largometraje estaba en curso cuando el terremoto Tohoku y el consecuente tsunami azotaron Japón en marzo de 2011. Takahata se preocupó por la producción, pero más tarde se dio cuenta que las lecciones de la historia servirían como una apropiada respuesta artística al desastre. Tal y como ocurre con El viento se levantaThe Tale of the Princess Kaguya es un mensaje que nos invita a intentar ser felices durante nuestra estancia en la Tierra y reafirma -a través de sus hermosas acuarelas- las conexiones entre la humanidad y el planeta en el que vivimos. Cuando finalizaron el proyecto, Takahata no pudo más que decir: "En realidad todo esto es muy triste".

Recomendados


Texto Colin Crummy