Photography by Sarah Stockman.

la verdadera cara de los grupos feministas secretos de facebook

La fotógrafa Sarah Stockman ha decidido retratar a algunas de las usuarias del Bad Gals Club para mostrarnos cómo son realmente sus integrantes.

por i-D Staff y Hannah Butterworth
|
03 Mayo 2016, 8:10am

Photography by Sarah Stockman.

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Entre todas las fotos de bebés y vídeos de recetas que encontramos a diario en nuestra página de inicio, Facebook alberga innumerables grupos privados donde gente de todas partes del mundo establece una conexión digital muy especial. Para algunos, estos grupos solo sirven para compartir fotos de perros y enlaces para comprar ropa de oferta, pero otros los utilizan como un espacio privado y seguro para ser ellos mismos y compartir sus secretos más profundos.

La fotógrafa Sarah Stockman forma parte del Bad Gals Club, uno de los muchos grupos feministas cerrados que ofrece a sus miembros la oportunidad de pertenecer a una comunidad increíblemente leal y comprensiva. Bad Gals permite que sus 1.000 usuarias se muestren tan abiertas como quieran, compartan historias e imágenes personales y se expresen con una sinceridad que a menudo se reserva a diarios íntimos. El ambiente de comunidad que resulta de este funcionamiento es asombroso, hasta tal punto que Sarah quiso retratar a algunas de las maravillosas mujeres que encontró a través de este espacio.

¿Qué nos puedes contar de tu serie?
Esta es una serie de retratos de mujeres que forman parte de un grupo de Facebook llamado Bad Gals Club, al que yo también pertenezco y que está formado sobre todo por gente de Melbourne, pero también de otras partes del mundo. Es un lugar seguro, o supongo que todo lo seguro que podría ser para nosotras.

¿Mostraron mucho interés las chicas de Bad Gals cuando supieron que las querías retratar?
Sí. Cuando escribí el primer mensaje hablando de fotografiar a las chicas, recibí unas 60 o 70 respuestas. Obviamente, no podía fotografiar a tanta gente en un periodo de tiempo tan corto, pero tenía que empezar por algún lado y la elección fue muy difícil. Empecé con dos chicas que conocía fuera del grupo y a partir de ahí intenté fotografiar a la gente que se mostró más entusiasta al principio porque sabía que obtendría los mejores resultados con ellas.

¿Hablasteis mucho sobre cómo se quería mostrar la gente?
Básicamente, les dejé a ellas que prepararan el escenario. La mayoría me decían: "Quiero aparecer lo más fuerte y femenina posible de una forma incondicional".

¿Crees que las fotos dicen algo de cómo las chicas construyen sus identidades en estas comunidades online?
Desde luego. Hay un juego interesante cuando estás retratando a alguien; siempre habrá una performance y una identidad construida. Se trata de escoger tu identidad online basándote en lo que quieres mostrar al mundo. Bad Gals Club es una comunidad muy libre y abierta donde no tienes que preocuparte demasiado por ser juzgado o subestimado de ningún modo. Eres libre de mostrarte enfadada o muy sexual, de ser la persona que quieras ser y la que puedes estar escondiendo en Internet.

¿Piensas seguir documentando a las chicas de Bad Gals dado el nivel de interés que han mostrado con el proyecto?
Tengo claro que voy a continuar. Hay un grupo enorme de gente interesante e increíble que está deseando ponerse delante de mi objetivo, así que no voy a dejar escapar la oportunidad.

Es triste que esa actitud tan abierta solo pueda existir en un grupo secreto. ¿Cómo te ha influido Bad Gals Club desde el punto de vista personal?
Ha sido una enorme curva de aprendizaje en muchos niveles, sobre todo a la hora de aceptarme a mí misma y definir cómo veo la feminidad. La clave es ser tú misma al ciento por ciento. Me dan ganas de mandar a la mierda la sociedad y lo que se espera de ti en ella y también de enviar a la mierda a los hombres, que no les necesito para nada (risas). No necesito su aprobación ni sus opiniones; me entrego a mí y a mis chicas.

@sarahstockman

Recomendados


Texto Hannah Butterworth
Fotografía Sarah Stockman

Tagged:
Facebook
arte
Feminismo
Cultura
redes sociales
retrato
sarah stockman
generaciónz
grupos feministas