la fotógrafa ashley armitage reivindica los culos

Este íntimo estudio centrado en el arte de las nalgas lleva por nombre 'Taking Back What’s Ours' y se presenta como una carta de amor a una de esas partes de nuestra anatomía que carece de género.

|
25 Mayo 2017, 7:10am

Desde su desafío a los ideales de belleza poco realistas hasta su defensa de la representación de la diversidad, la fotógrafa y fundadora de Girls by GirlsAshley Armitage, está haciendo lo posible por trastocar la norma. Para su última gesta creativa, Ashley se ha centrado en la recuperación de la forma femenina, especialmente la del culo. "Las personas de todos los géneros tienen culo", explica. "Las personas que se identifican con el sexo femenino son sexualizadas y atacadas en Internet con mucha frecuencia, pero exponer nuestros culos nos da un respiro de esa situación porque los culos son una parte de nuestro cuerpo que carece de género". Realizada a lo largo de un período de dos años, Taking Back What's Ours es una sincera serie de fotografías que muestran un grupo de mujeres diversas de varios tamaños, colores y credos.

Lejos de las representaciones sexualizadas del trasero femenino, estos retratos son al mismo tiempo como de otro mundo (cada culo está espolvoreado con colorete) y aun así increíblemente reales (hoyuelos, estrías, celulitis). Divertida e íntima, Taking Back What's Ours es una carta de amor a la forma femenina.

Lee: El universo color pastel de Ashley Armitage nos muestra el poder de la amistad femenina
Lee: Feminismo, naturaleza y desnudos en la fotografía de Amanda Charchian

¿Cuál es la idea que subyace tras Taking Back What's Ours?
Taking Back What's Ours es una serie que comencé hace dos años. Estaba estudiando Historia del Arte y la gran mayoría de los artistas que estudiábamos eran hombres, sobre todo hombres blancos. No es ninguna coincidencia que los hombres sean los que han ostentado el poder, mientras también creaban el arte que observamos cuando estudiamos historia. Este arte nos muestra el mundo a través de una mirada masculina y eso es solo la mitad de la historia. Para esta serie, quería recuperar lo que nos pertenece y hacer fotos que siento que me representan, a mí y a mis amigas. Ahora estamos definiendo nuestros cuerpos en nuestros propios términos.

Has hablado acerca de que el culo carece de género, ¿podrías explicarnos un poco más esta idea?
Las personas de todos los géneros tienen culo. Los culos son una parte de nuestro cuerpo con fluidez de género, que no pertenecen a un género concreto. Simplemente mirando un trasero no necesariamente sabemos el género de su propietario. Las personas que se identifican con el género femenino son sexualizadas y atacadas en Internet con mucha frecuencia, pero exponer nuestros culos nos da un respiro de esa situación, porque los culos son una parte de nuestro cuerpo que carece de género.

¿Qué significado tiene el colorete?
Mi amiga Bonnie Robbins fue la directora artística de las fotos y ella responde de este modo: "El colorete en los traseros comenzó como una forma de ver el cuerpo con mayor ternura y humor. Me gustaba la idea de retratar culos y que pudiéramos tratarlos con la misma consideración con que tradicionalmente tratamos los rostros en la fotografía. Cada culo tiene su propio tamaño, forma, color y textura, de modo que tratamos de reflejar esos matices con situaciones únicas de iluminación y maquillaje. El colorete parecía algo natural para maquillar los traseros, porque tienen 'mejillas' grandes y suaves que se prestan a fundirse en cromatismos complementarios que acentúan los encantos naturales de nuestras modelos".

¿Cómo es aproximarse a los culos de las mujeres como objeto, desde el punto de vista de una fotógrafa?
Yo no diría que me haya aproximado a estos culos como objetos. En esta serie los culos adquirieron vida propia y se convirtieron en modelos. Fue una experiencia muy divertida. Aplicábamos colorete sobre los traseros como lo habríamos hecho sobre un rostro. Los culos se convirtieron en gente por derecho propio. Durante las sesiones de fotos había una sensación auténtica y tangible de amistad y camaradería. Todo el mundo tenía el culo al aire, ¿se puede dar una situación más íntima que esa?

¿Qué querías que interpretasen los espectadores acerca de cada imagen?
Quiero que la gente se sienta bien consigo misma mientras mira estas fotos. Quiero que vean las estrías, las imperfecciones, la celulitis... Que sean capaces de sentirse identificados y que se sientan orgullosos de sus cuerpos. Espero que todo el mundo pueda ver una pequeña parte de sí mismos en estas fotos.

¿Qué fue lo más sorprendente que aprendiste durante todo el proceso?
Me sorprende gratamente lo cómodas y seguras que se sienten mis amigas con sus cuerpos. Siempre me están enseñando cómo amar y respetar mejor mi propio cuerpo.

¿Cómo crees que ha evolucionado tu obra a lo largo de los últimos años?
Cuando empecé a fotografiar no tenía realmente en consideración desafiar los estándares de belleza, simplemente usaba a cualquiera que se ofreciera voluntaria para ser mi modelo. Ahora hago un esfuerzo para aceptar a todo el mundo en mi trabajo. Siempre es un trabajo en progreso y siempre estoy aprendiendo.

¿Cuál es la importancia de la mirada femenina?
La mirada femenina y la de cualquier colectivo marginado ―la mirada trans, la mirada queer, la mirada de la gente de color, la mirada de las personas discapacitadas, la mirada de las personas de talla grande― son todas importantes a la hora de combatir la omnipresente, capitalista y explotadora mirada masculina. Todo el arte realizado por grupos marginados es político.

¿Qué significa ser mujer en 2017?
Creo que, para las mujeres blancas como yo, significa aprender a veces a hacernos a un lado y escuchar a otros grupos más marginados que nosotras.

¿Cuáles son tus esperanzas y sueños para el futuro?
Estoy deseando que los medios se vuelvan más inclusivos para las mujeres, la gente de color, la gente LGBTQI+ y la gente que lleva tallas grandes. Creo que cuantos más de nosotros haya tras la cámara, más diversa será la representación.

@ladyist

Recomendados


Texto Tish Weinstock
Fotografía Ashley Armitage
Modelos Lee Hendergreene, Amanda Ochoa, Jessica Butler, Maia Doty
Directora artística Bonnie Robbins