Publicidad

gia coppola: triunfar en el cine, la moda y la fotografía es posible

Hablamos con la talentosa artista para descubrir un poco más sobre sus inspiraciones e ideas.

por Colin Crummy
|
30 Enero 2017, 8:05am

Ir en coche por Los Ángeles puede llegar a ser terrible; el tráfico interminable, la contaminación opresiva y los motoristas maniáticos conspiran para hacer que tu recorrido sea de todo menos placentero. Pero con Gia Coppola al volante, todo se arregla para parecer un sueño con filtro de Instagram. "Me encanta la llanura y la naturaleza", explica en el camino mientras se incorpora a la avenida, "la verdad es que me encanta conducir".

Hacer que lo mundano se convierta en algo atractivo es una de las habilidades de la fotógrafa, cineasta y actriz Gia Coppola. Su film debut Palo Alto, adaptado de una novela corta de James Franco, estaba marcado por su visión callada de adolescentes sin rumbo en el adinerado suburbio de California. Franco insistió en que Gia dirigiera el largometraje después de que su madre, Jacqui de la Fontaine, los presentara en una fiesta.

Ya tenía una reputación envidiable con los diseñadores de moda por aquel entonces. Después de hacer un corto para un amigo, fue contratada por Opening Ceremony para hacer fashion films protagonizados por Kirsten Dunst, Jason Schwartzman y Zac Posen. Su estética de ensueño con aires de nostalgia pronto atrajeron ofertas de trabajo de Diane von Furstenberg y Rodarte.

Todo esto podría parecer inevitable debido a su apellido. Siendo nieta de Francis Ford Coppola, pasó su infancia entre Los Ángeles y el viñedo de la familia Coppola en el Valle de Napa. Recibió su aprendizaje en el cine a través de su tía, Sofia Coppola, en cuyos sets de filmación ella solía pasar el rato, eventualmente trabajando en el departamento de vestuario en Somewhere. La infancia de Gia también fue marcada por la tragedia; su papá murió en un accidente en una lancha motorizada cuando su madre estaba embarazada de ella. Aunque obviamente nunca conoció a su padre, Gian-Carlo Coppola inspiró su creatividad. "Cuando era más joven, mi tío me dio la cámara de mi padre, él siempre había amado la fotografía", dice. "Creo que me vio como una chica tímida tratando de descifrar mi identidad creativa. No podía dibujar y pienso que la fotografía, teniendo esa conexión con mi padre, hizo que me decantase por esa disciplina como modo de expresión".

Dejó el instituto pero encontró su vocación en la fotografía en el Bard College de Nueva York. Aunque el cambio hacia el cine pudo haber sido previsto, sus conexiones familiares no siempre han asegurado un camino fácil. Tuvo que trabajar duro para poder hacer Palo Alto, incluso con su presupuesto moderado. Actualmente, se está preparando para su segundo filme, una adaptación del libro The Secret Life of the Lonely Doll. Una biografía trágica del autor infantil Dare Wright debería consolidar su lugar en el cine como una Coppola a tener en cuenta.

Pero aún sigue trabajando mano a mano con la moda y la fotografía, trabajando con Gucci y muchas revistas de moda como nuestro último númer The Big Issue. Una vez que Gia paró el coche, hablamos sobre su inspiración, motivaciones y métodos de trabajo.

¿Por qué te sentiste atraída por la fotografía?
Me sentía bastante bien escondiéndome detrás de la cámara. Siempre he sido una observadora.

¿Cuál era la marca de la cámara de tu papá que te dio tu tío?
Una vieja Nikon manual. Realmente no funcionaba (risas) pero fue lindo tenerla y me interesé por las Polaroids, haciendo libros con mis amigos, cosas de chicas adolescentes.

¿Cómo fue crecer en Los Ángeles?
Bueno, mi familia es del norte de California por lo que siento que pude escapar de LA y de la burbuja de Hollywood. Tuve una infancia normal, pasando el rato en Palo Alto.

¿Fue eso lo que te atrajo inicialmente para adaptar el libro de James Franco?
Totalmente. Siento que en Los Ángeles y en ciudades más suburbanas en general, tienes esta infancia donde la parte más divertida de tu noche es simplemente pasar el rato en aparcamientos y conducir. Es muy emocionante. Esa era tu libertad a esa edad, tener un coche.

¿Cuál fue tu primer coche?
Fue el coche viejo de mi madre, un Mercedes E320 de principios de los noventa. Era precioso, de ese color morado azulado. Era un Mercedes pero juro que no era glamouroso, era una versión antigua. Estaba completamente lista para empezar a conducir.

¿Por qué? ¿Se trataba de libertad?
Totalmente. Ahora veo a la juventud de Los Ángeles cogiendo un Uber, un recurso mucho más seguro y mejor, pero cuando era más joven, tenías más privacidad cuando tenías un coche y no tenías que depender de que tus padres. Así no sabían donde estabas en todo momento. 

¿Cuál era tu banda sonora favorita para conducir?
Era una gran fan de The Strokes; ellos cambiaron mi vida. Siento que cuando eres un adolescente, te interesa encontrar las bandas más oscuras como Suicide, Television y The Ramones y admiras a viejos grupos de punk. Ahora, ya ni siquiera tenemos reproductores de CD en el coche. 

Rowan Blanchard, fotografía Gia Coppola 

¿Crees que perdimos la curiosidad?
Definitivamente me atrae la juventud porque hay cierta curiosidad que viene con esa edad. Cuando envejeces, te acomodas y entras en la rutina. Enciendes la radio y oyes el Top 40 en lugar de buscar algo nuevo y guay. 

¿Qué te apasiona ahora?
Siento que estoy tratando de ser creativa y encontrar cosas que me sienten bien, que me hagan feliz y me hagan sentir cómoda conmigo misma.

¿Eso es difícil de dominar?
Siento que estoy batallando constantemente con las inseguridades. Me siento inspirada al ver películas y observar fotografías; eso es lo que más me llena. Cuando envejeces empiezas a aprender cómo balancear todas las relaciones en tu vida y enfocarte en ser una buena persona.

¿Sientes que no hay mucho de eso en el mundo?
Veo Instagram y todo lo que ha pasado con la elección [de Estados Unidos]. La cultura pop me fascina pero también es muy tóxica en varios sentidos. Tal vez es por eso que estoy volviendo a mí misma últimamente. Siempre le doy a las personas el beneficio de la duda y creo que todos son buenos. Hay razones por las que las personas actúan de alguna forma. Tienes que a ahondar más profundo en la causa. 

¿Crees que las redes sociales son negativas?
Definitivamente es una relación de amor-odio. Hay mucho en lo que me puedo inspirar pero me puedo perder en ello. Pienso que muchas personas sienten eso; se pueden volver inseguras. Puede ser una distracción. Es muy fascinante e interesante. He conocido a gente genial y he hecho grandes intercambios de arte a través de ellas. Me inspiran muchas de las fotos que veo, pero hay algo sobre esa inmediatez a corto plazo que afecta mi lapso de atención. Así que a veces, decido que voy a leer un libro.

¿Hay algún libro que recomiendes?
Me encanta Girls on Fire de Robin Wasserman, el cual acabo de leer. Es sobre chicas adolescentes y sobre los amigos que haces cuando eres joven y lo que influyen ellos en tu forma de ser y tu futuro. Es como una versión femenina de Palo Alto. Estoy muy interesada en la energía femenina y que tan poderosos son los lazos de una amistad entre chicas.

Zoe Levin, fotografía Gia Coppola

¿Cómo fue trabajar con James Franco?
Siempre lo he admirado por la posición en la que está y lo mucho que apoya a las mujeres al darnos oportunidades. Recordando la experiencia con Palo Alto y las experiencias tratando de hacer que otras cosas despegaran, tuve la libertad de hacer lo que yo quisiera. Tienes que articular por qué puedes hacer algo o tienes que probarte mucho a ti mismo, así que tener a alguien que confía en ti significa mucho. Es un gran reto ser una defensora de ti misma pero a veces es una tarea complicada.

¿Hay algún consejo de Sofia que te haya impactado?
Ella siempre ha sido alguien que he admirado porque está muy segura de quién es. Mi abuelo tiene una personalidad muy escandalosa cuando se trata de dirigir y ella es muy callada. Siendo una mujer, no creo que hubiera considerado hacer cine y fotografía si no la hubiera visto haciéndolo. Se mantuvo fiel a quién era y me hizo pensar que lo podía hacer de una forma que fuera fiel a mí misma y no tener que pretender que era un gran director masculino.

¿Eres consciente de tu género en el cine?
No. Me siento un poco agravada cuando la gente distingue a las directoras. Simplemente somos directores. ¿Por qué eso tiene que ser segregado? Siento que sólo estoy tratando de convertirme en eso, aparte de ser una mujer.

¿Cómo eres en el set?
Mi comportamiento es callado, tímido e incómodo. Una vez que me siento cómoda con las personas —sabía que trabajar con actores que no conocía sería la parte más difícil para mí y una de las partes más importantes— trato de hablar tan honesta y vulnerablemente como puedo. Una vez que conoces a las personas puedes ser graciosa y boba. Trato de no dirigir demasiado. Me contengo y dejo que las cosas tomen forma.

¿Qué me puedes decir sobre tu próximo proyecto?
Es un libro grandioso. Es algo con lo que me puedo relacionar. Es una mujer que usó su arte y su fotografía para comunicar su vida. Tuvo una vida complicada pero había algo hermoso y trágico a partes iguales. Siento que todo se deriva de cómo nos criamos, crecí con una madre soltera y obviamente no tuve un papá por lo que me conecté de esa forma. No siento que mi vida sea trágica.

Billie Loud, fotografía Gia Coppola

¿Por qué continúas con la fotografía?
Es una forma divertida de ser creativa. El fcine es un proceso tan largo y realmente tienes que afinarte en un tema y ahondar muy profundamente en algo. Es maravilloso y me encanta. Pero cuando quiero algo simple y gratificante a nivel creativo, siento que la fotografía me llena de esa manera. Es una forma de conocer gente. Especialmente con esta sesión fotográfica de i-D, pude conocer a las actrices. En lugar de ir por un café, es divertido jugar a vestirnos y hacer fotos.

Lemonade de Beyoncé fue una inspiración para tu reciente trabajo con Gucci. ¿Por qué?
Simplemente pensé que era muy honesto, innovador, emotivo y poderoso. 

¿Qué es lo mejor de trabajar en moda?
Cuando era más joven era más difícil para mí ir a la moda, me sentía presionada. Ahora me he hecho amiga de algunos diseñadores y ver su proceso es muy interesante. La moda y el estilo son una forma de comunicar en el exterior cómo te sientes. Lo encuentro divertido y entretenido, es como otra manera de ser creativo.

Si visitara Los Ángeles por un fin de semana, ¿qué haríamos?
Me gusta recibir gente que nunca ha estado en la ciudad o que no haya tenido una buena experiencia con ella. Así que les presentaría a otras personas que encuentro interesantes, les prepararía la cena e iríamos a buscar aventuras extrañas. 

¿Pasearíamos en coche?
¡Por supuesto! Sólo pasear.

Recomendados


Texto Colin Crummy