cómo crear tu propia marca de joyería, por lucy folk

¿Te gustaría montar tu propio negocio creativo pero no estás seguro de cómo proceder? Desde diseñadores y estilistas a fotógrafos y dueños de boutiques, estamos preguntado a diversos creativos cómo hicieron sus sueños realidad.

por LUCIA ANAYA
|
15 Diciembre 2016, 3:32pm

Lucy Folk es una joven diseñadora que ha pasado los últimos diez años construyendo un colorido universo de brillantes ideas a través de sus codiciadas colecciones de joyas, gafas de sol y clutches extravagantes y preciosos. Se dio a conocer gracias a sus creaciones inspiradas en la comida, que incorporaban todos nuestros carbohidratos favoritos ―pasta, nachos, arroz y pretzels― en forma de bellos collares, anillos y brazaletes, Lucy ha continuado desarrollando su arte con joyas que son tan divertidas como elegantes. Combina hábilmente los diamantes y las perlas en forma de píldora con rejillas hechas de oro, plata y diversos colores para crear inesperados diseños que se ajustan a su talento y personalidad.

Lucy ha trabajado duro para llegar adonde está hoy. Tras estudiar diseño de joyas en el RMIT, pasó una temporada trabajando con el grupo artístico multidisciplinar Chicks on Speed antes de regresar a Australia para abrir su propia tienda. Aunque su sede está en Melbourne, Lucy pasa casi la mitad del año viajando y trabajando al otro lado del océano, personificando a la perfección el equilibrio entre vida y trabajo. Su Instagram está lleno de exóticos lugares bañados por el sol, famosas blogueras que posan con sus creaciones y pequeñas ojeadas entre bastidores a las habituales sesiones de fotos y los cortos que coordina para la marca. A continuación, Lucy nos invita a adentrarnos en su mundo compartiendo un poco de su sabiduría con quien desee emprender su propio viaje.

A qué me dedico y por qué lo hago...
Soy una diseñadora de joyas y accesorios que disfruta profundamente de la vida y saca el mayor partido posible a cada minuto que pasa sobre la tierra. Mi pasión es diseñar y crear y estoy rodeada del equipo más increíble del mundo. Les adoro. Trabajan mucho más allá de lo que les correspondería, así que para mí es toda una alegría ir a trabajar cada día.

Procedo de una familia de mentes creativas, disfrutamos haciendo cosas. Eso es lo que hace que yo sea yo. Encuentro muy gratificante poder llevar puesto algo que he creado con mis propias manos y la joyería es el artículo de lujo definitivo para mí. Trabajar con metales preciosos y con los materiales más delicados del planeta es un privilegio que adoro. Para mí, lo más importante es crear algo original que esté inspirado en las cosas del mundo que más amo, que mi marca sea sinónimo de integridad y ser fiel a mí misma.

Un día en mi vida...
Empieza temprano. Salgo rodando de la cama y voy directa a Pilates o a hacer algún tipo de ejercicio. Realmente necesito asegurarme de estar equilibrada porque los días pueden empezar muy temprano y acabar muy tarde. Las mañanas son mi momento preferido, un tiempo que reservo solo para mí. Esto me mantiene cuerda. Si no hago Pilates, voy a pasear por la playa. ¡Me encanta cuando llega el verano y puedo ir a nadar antes y después del trabajo!

Después de hacer algo de ejercicio vuelvo a casa corriendo, medito, me preparo un smoothie, recargo mis niveles de vitaminas, hago algunas llamadas y ―tras mucho deliberar acerca de qué ponerme― me dirijo a la oficina de Sidney o a mi sede central de Melbourne, dependiendo de donde me encuentre. Normalmente llego al trabajo a eso de las 10 de la mañana. Después me pongo al día con mi Director General y repasamos todos los aspectos del día y de la semana que tenemos por delante. Lo más importante es cumplir con los plazos, eso es lo que garantiza que el negocio funcione como una máquina bien engrasada.

Estoy en contacto con mi equipo para todo: diseño, aspecto creativo, marketing, ventas, producción, logística, etc. ¡De verdad, muchísimo! Si estamos diseñando, trabajo con Craig, mi maestro joyero. Repasamos los bocetos, dibujamos cosas en el ordenador, observamos las piedras y los modelos en metal... Siempre estoy ocupada pensando en cómo disponer la colección cuando la mostramos en París o en el nuevo establecimiento acondicionado para nuestra tienda Bondi. Creo la paleta de colores para la temporada, trabajo en la MAP (planificación de mercancías y surtido) y después respondo mails.

A eso de la una salgo de la oficina para comer algo. Creo que es importante tomarse algo de tiempo para disfrutar de este momento del día (¡la europea que hay en mí está hablando por mi boca!). Finalmente, salgo de trabajar a eso de las 6 de la tarde y voy a cenar con amigos o me recojo en casa. A menudo tengo que trabajar con Europa, así que suelo responder mails hasta tarde.

El momento que me hizo quien soy...
Creo que aún no estoy 'hecha', pero el momento que me hizo sentir satisfecha conmigo misma y con mi negocio fue cuando dejé de preocuparme por lo que pensara otra gente y me centré en crear un producto original.

Sin duda lleva tiempo construir una marca. El año que viene hará 10 años que empecé. Casi no puedo creerlo. Cuantos más años tiene el negocio menos parezco preocuparme por las pequeñeces y más me centro en construir un negocio con un equipo increíble. Sigo retándome a mí misma a nivel creativo y asegurándome de que nuestra selección de productos es alegre pero clásica, con un pequeño giro personal.

Estudiar o no estudiar, he ahí la cuestión...
Creo que los estudios son muy importantes porque es ahí donde se puede crear una red de personas que también son creativas como tú. Todos aprenden cosas de los demás y se crean amistades que resultan clave para el crecimiento personal. Yo tuve la increíble suerte de tener como profesores a algunos joyeros muy influyentes que me inspiraron para asumir riesgos y me animaron a romper barreras con mis diseños. Melbourne es un lugar fantástico para estudiar joyería: hay algunas instituciones muy importantes que ofrecen cursos muy bien considerados a nivel internacional. El RMIT, Monash, el NMIT y Box Hill Tafe, por ejemplo. Hay un montón de opciones. Personalmente, si pudiera volver atrás habría estudiado en el NMIT y después habría ido al RMIT. Solo tenía 18 años cuando empecé a estudiar en el RMIT y era ingenua y tímida. ¡No hice suficientes preguntas!

De todo lo que sé ahora, qué me gustaría haber sabido entonces...
La paciencia es la clave. Mantente fiel a ti misma y déjate guiar pero no renuncies a lo que de verdad te hace única. Escucha y aprende. Sé consciente de cuáles son tus puntos fuertes y trabaja con personas que te complementen y puedan ofrecer habilidades que tú no tienes. La clave está en trabajar en equipo.

Estoy deseando que llegue mañana porque...
Mis amigos se van a casar en Venecia, ¡va a ser fabuloso! He prestado a la novia nuestros pendientes de aro Pulling Shapes y un pendiente Fishing for Diamonds para llevar en la boda.

Suelo estar de viaje durante unos cuatro meses al año. Este viaje es importantísimo para mi creatividad y me hace estar más conectada con la industria de Europa y Norteamérica. Tengo grandes amigos a los que no veo con demasiada frecuencia, así que es una oportunidad estupenda de reunirnos e inspirarnos los unos a los otros.

Hago al menos una película al año con un grupo de amigos y siempre nos divertimos un montón. Casualmente la novia fue la protagonista de la última película. Lo que más me gusta de estas películas es que trabajas íntimamente con el equipo y acabas forjando fuertes vínculos y amistades con personas de todo el mundo que piensan de forma similar a ti. ¡Resulta muy gratificante! ¡Espera a ver la película que grabamos en Formentera, que se estrenará en febrero!

@lucyfolk

Recomendados


Texto Lucy Folk

Tagged:
Opinion
Μόδα
joyeria