Fotos por Florencia Petra

las mujeres que inspiran a florencia petra

Exploramos las dualidades de ser mujer en el mundo del modelaje y de las artistas visuales.

por Florencia Petra
|
15 Octubre 2019, 10:41pm

Fotos por Florencia Petra

Presentada por Cartier, para esta serie le pedimos a una artista que entreviste a otras dos mujeres que la inspiran, para explorar diferentes manifestaciones sobre la dualidad y el balance. En esta columna, la fotógrafa argentina Florencia Petra, habla con una modelo y una artista visual que están lejos de ser las típicas mujeres de su industria.

Como fotógrafa soy dual. Por un lado, mi estilo roza la fantasía: me gusta mucho la luz natural y retratar a las personas para revelar su parte más calma, pero también trabajo con luces de estudio y actitudes fuertes. En lo personal pasa un poco lo mismo, me define ser un poco “cute” y al mismo tiempo por tener una personalidad directa.

Por las dualidades crecemos. Mi parte más “naif” me acerca más a lo lúdico y gracias a eso mi asombro por las pequeñas cosas cotidianas no se apaga. Pero mi parte más “dura” me equilibra con la firmeza que realizó mis objetivos.

Yan fue una de las primeras modelos de agencia que retraté. Me inspiró su alegría por trabajar, me contagió su propia capacidad para disfrutar. También la admiro porque hace tiempo que empezó a tomar un registro hermoso en fotos del día a día, una especie de diario íntimo de lo cotidiano, que da importancia a los pequeños detalles y también por su casa creativa House of Cobra.

De Bárbara me gusta mucho su animación, en la que a veces incluye astronomía y ciencia ficción. En uno de sus proyectos más recientes (“Gorda”) el relato también denuncia y toda obra que ayude a concientizar para crear un mundo un poco más justo, dándole voz a las minorías, haciéndolas protagonistas, siempre me va a parecer admirable e inspirador.

Yan Vitorgan por Florencia Petra

Yan Vitorgan

¿Cómo es la dualidad de ser modelo y fotógrafa? ¿Cómo se alimenta tu trabajo fotográfico de la experiencia frente a la cámara?
Creo que la dualidad viene del pre-concepto que uno es modelo o fotógrafa pero no ambas cosas. Se trata de dos profesiones muy vinculadas. Hace ocho años que soy parte de las construcciones narrativas de la moda, y he tenido la suerte de participar en mundos mágicos ¡creados por personas muy talentosas! Sin ser completamente consciente pude ir nutriéndome de todos ellos, de sus recursos fotográficos, la composición de la imagen y del color. Sin embargo, a la hora de decidir comenzar a sacar fotos tuve el deseo de correrme de la fotografía de moda, de retratar situaciones que no ficcionadas sino lo más espontáneas posibles, lo mágico cotidiano, de lo que existe todos los días y muchas veces no logramos frenar a observar.

Estoy casi todo el tiempo con la cámara conmigo, principalmente cuando voy a un trabajo como modelo la llevo. Tengo un proyecto fotográfico llamado Desde Adentro en el que me interesa revelar el detrás de escena más humano y menos “fabuloso” de la moda: quitarle un poco la careta para darle luz a la parte más real, que normalmente no se decide mostrar. En cierto punto podría ser mostrar la dualidad dentro del propio mundo de la moda, lo que vemos en la revista y lo que sucedió mientras se llegaba a esa imagen.

¿Qué te da la fotografía que no te da el modelaje?
El modelaje me da como un momento de paz. Al trabajar de modelo salgo de mí: me meto en mil rol dentro de la historia que el cliente o equipo creativo desea contar. También me dio la posibilidad de trabajar en Europa y conocer ciudades que soñaba con recorrer, me permitió conocer gente increíble, trabajar y aprender de eminencias del rubro.

Por otro lado, la fotografía me genera un placer que nace más de adentro. Tener la cámara en la mano y de repente ver una situación que quiero retratar, enfocar y disparar es una adrenalina que jamás sentí en el modelaje. A su vez, poder formar parte de muestras de fotografía y ver gente completamente desconocida frenar frente a mi foto, disfrutarla y sentir algo con una imagen que capturé es de los momentos más felices que tuve. Esa posibilidad de hacer algo que nazca de adentro, que sea compartido, disfrutado y re interpretado no me la dio ninguna otra cosa.

Para dar un ejemplo, un día desfile para Jean Paul Gaultier en un show increíble en el que fui súper feliz, sin embargo, al terminar el show salí corriendo para llegar a la primer muestra fotográfica de la que formé parte. Y debo reconocer que ambas experiencias me llenaron de alegría, pero exponer fue el highlight de la noche. ¡Fue algo propio, creado por mí y compartido con los otros!

Yan Vitorgan por Florencia Petra

¿Cómo fue el proceso para encontrar tu ojo, tu visión o perspectiva como fotógrafa?
Por un lado estudié, y sigo estudiando en cursos, de forma particular y en talleres. Me sirve mucho tener contacto con gente que pueda contribuir, opinar, criticar y motivar. Soy fiel creyente de que se retroalimenta todo de esa forma. Fui investigando a diferentes fotógrafos de los que me fascinaban sus fotos, muchos de street photography como Elliot Erwitt, Vivian Maier, Martin Parr, William Eggleston y Garry Winogrand, entre otros.

Arranqué saliendo a la calle a tratar de lograr imágenes como las de mis ídolos. Imitarlos en cierto punto. Pero debo confesar que no terminaba de sentirme cómoda con ese material. En un momento, mis papás me regalaron su cámara Réflex analógica, que usaban en sus 20s; lo que me fascinó de la cámara a rollo era que, por un lado, las fotos tienen cierta nostalgia que las digitales no tienen y que, por otro, al ser 36 fotos, no es posible fotografiar cual “metralleta”, es necesario ser un poco más precisa, más segura de lo que estás fotografiando.

Comencé a pensar un poco más la foto, a mirar mas a mi al rededor y mirar qué cosas eran interesantes y bellas para mí, no necesariamente referenciadas por otros fotógrafos que admirara. Fue muy importante mirar más adentro a la hora de fotografiar: ¿qué es lo que te conmueve y te pide imperantemente sacar la cámara, gastar un espacio de tu rollo? Y luego, al revelarlo mirar tu material y ¡buscar esas fotos que te obligan a detenerte, que se destacan del montón y que te generan algo! Ese es el norte que yo conozco hoy.

Yan Vitorgan por Florencia Petra

¿Qué le dirías a alguien cerrado que se sorprenda que de que una modelo sea también creativa?
Me pasó varias veces. Hubo momentos que riéndome les dije precisamente eso: una modelo, como en cualquier otra profesión, puede ser creativa también. Siempre es bueno derribar prejuicios.

¿Cuál es tu escenario ideal como modelo y como fotógrafa?
Creo que como modelo mi escenario ideal sería continuar trabajando con mi agencia, Lo Management, seguir disfrutando de los trabajos y equipos que amo con gente que ya es familia para mí. Como fotógrafa deseo seguir creciendo creativamente, deseo poder compartir mis fotos en diferentes plataformas impresas y digitales, deseo expandirme con ellas, deseo poder lograr hacer sentir algo a quien mira las fotos. ¡Lograr eso ya es un montón!

Bárbara Cerro por Florencia Petra

Bárbara Cerro

¿Cuáles son los retos de ser una realizadora audiovisual y feminista en Argentina?
Como la mayoría de las mujeres, fui abusada, ninguneada, bancándome que hombres me expliquen lo que es correcto y que me juzguen por cómo me visto, si soy más o menos sensible, si quiero ser mamá, etc. Si bien tuve una familia muy disfuncional, mi vieja me alentó y me sirvió de ejemplo para creer en mí misma y darme cuenta de que las cosas no eran como se decían que eran. El porcentaje de mujeres que estudian dirección es mucho mayor al de hombres, sin embargo en la industria, el porcentaje de mujeres directoras es ínfimo. Sí hay mujeres asistentes de dirección o en el área de producción, pero casi siempre en función de un director hombre. Afortunadamente tuve la posibilidad de dirigir y los últimos proyectos que hice fueron hechos con equipos mayormente femeninos, y fue hermoso. Es ridículo que todavía haya tanto prejuicio con la palabra “feminismo”, pero creo que cada vez hay más chances de que las cosas cambien gracias a este movimiento. Entre mujeres del medio nos estamos aliando y se armaron muchos colectivos como el FAF, donde se están pensando acciones contundentes y puntuales respecto a la igualdad de cupos, salarios, visibilización y representación ya sea en festivales, instituciones, concursos, etc. Así como también apoyo a víctimas de abuso, entre otras cosas.

¿Qué otras dualidades creativas hay en tu vida y tu trabajo?
Creo que la dualidad del ser humano siempre está presente en todo. Me parecería raro que cualquiera dentro del rubro artístico no experimente dentro de sí enfrentamientos y conflictos. Para mí de ahí surge la necesidad de crear: volcar fuera de uno sus emociones.

Una dualidad en mi trabajo es dirigir live action y animación. La primera es más realista y tangible mientras que la animación te da una libertad estética y recursos narrativos que te permiten contar cualquier historia. Me interesa lo que tiene que ver con la actualidad pero también temas universales y ligados a la ciencia ficción, desde su lado más existencial (no así las invenciones futuristas ni el artificio técnico que terminan absorbiendo la atención del espectador). Hice cursos de astronomía que influyeron en varios de mis cortos animados. Otros temas que me interesan tienen que ver con la memoria y los vínculos afectivos. Creo que estamos formados de recuerdos y me preocupa perder la memoria porque ahora son los dispositivos los que hacen de memorias, donde conceptos relativos a los humanos migraron a aparatos que no tienen la posibilidad de relacionar, proyectar ni construir imágenes en el tiempo. Por eso trato de escribir regularmente, para saber qué me pasaba en tal momento y tener cierto registro de a dónde se fue todo ese tiempo. Lo relacionado al amor y los vínculos me atraviesa por completo, formo parte de una generación en crisis constante y estoy siempre tratando de entender qué tipo de relación me gustaría tener, aprendiendo de mis dudas y dudando de lo que aprendo, destruyendo el amor romántico que nos enseñaron y tratando de encontrar mis propias reglas. Seguramente lo termine volcando en algo en lo que voy a disentir en un futuro.

Además de ser realizadora audiovisual soy la directora y fundadora del Bit Bang Festival Internacional de Animación, Videojuegos y Arte Digital. También hago todos los meses Bit Bang Club, una fiesta que mezcla todas las áreas del festival con música, visuales, muestras e instalaciones. Me parece importante proporcionar una plataforma para las producciones independientes, defender voces diversas e insuficientemente representadas y hacer foco en directores y artistas que impulsan los límites visuales, conceptuales y narrativos, enriqueciendo el paisaje cultural de una manera nueva, fresca y diferente. Es algo que me hace muy feliz porque estamos armando una comunidad cada vez más grande y creando nuevos públicos.

¿Qué planes tienes para el futuro que integren las dualidades que te conforman?
Voy a seguir con el Bit Bang Fest, que este año tendrá su quinta edición en el CCK, Planetario, C3, Escuela Da Vinci, Club Lucero, Otra Historia y Local, así como también con Bit Bang Club, que ya lleva más de 20 fechas. Estamos con el proyecto de hacer la segunda temporada de Gorda. Y actualmente estoy haciendo un corto de animación que se llama Todos los futuros, donde podemos ver el mundo desde un lugar lejano y perdido en el cosmos. Un lugar que no podemos entender sin entender el entorno más cercano, nuestro pequeño mundo, el personal, con nuestros problemas, ansiedades, miedos, y nuestra vida cotidiana, que también está llena de lo fantástico. Atraviesa temas como los vínculos, la pequeñez de nuestras vidas en la inmensidad del universo, lo aleatorio, lo primitivo, la evolución y la belleza del fin, que reside en sus infinitas posibilidades de comienzo.

Bárbara Cerro por Florencia Petra

¿Qué te llevó a interesarte por la gordofobia, por hablar y representar la intolerancia a cuerpos y bellezas no “comerciales”?
La idea de la serie surgió hace varios años cuando Tamy (otra de las directoras de Gorda) tuvo la necesidad de hablar sobre cómo es vivir con obesidad en Buenos Aires, a partir de su propia experiencia. Esta ciudad es muy fóbica al gorde, al homosexual, al travesti, al no binario, etc. La idea de la serie es denunciar y visibilizar la gordofobia de una sociedad que nos exige estándares de belleza inalcanzables y estigmatiza a todo aquel que no encaja en ellos, pero esa idea es también trasladable a otros grupos que sufren discriminación, particularmente en relación al cuerpo. Es un garrón que exista esa discriminación, pero al menos está bueno saber que hay gente con menos pudor, cuestionándose cosas y experimentando con su cuerpo.

En cuanto a mi experiencia personal con el cuerpo, siempre fui “grandota”, la más alta de la fila. Me indispuse a los 8 y fue algo muy traumático. Me habían crecido unas tetas enormes que tapaba con cintas. La primera vez que me dijeron algo en la calle fue "qué lindos ojos, bebé" y la segunda fue una repugnancia impublicable, yo solo tenía 8 años. Para mis compañeros yo era como un monstruo, y para adultos horribles era un objeto de deseo. En el secundario no me depilaba porque me parecía injusto tener que hacerlo, no veía fealdad en los pelos y no entendía por qué yo habría de hacerlo y los hombres no. Obviamente me criticaron un montón por eso. Recuerdo que a los 7 años una compañera me dijo que yo no era normal, y para mí fue un halago: si ser normal significaba ser alguien como ella, capaz de bardear a alguien por ser diferente, entonces prefería ser así de anormal. Creo que la belleza pasa más por un sentimiento y no por lo que dicen los medios, el capitalismo o el patriarcado. De a poco se están rompiendo esos estereotipos y cada vez vamos teniendo más herramientas. Por eso con Gorda, mi interés pasa por transmitir el mensaje de redescrubrirse, de ser tu propia aliada. Me parece importante abordar el tema de la apropiación del cuerpo femenino en manos de una sociedad machista, y cómo hoy en día se está empezando a generar más conciencia sobre la liberación femenina.

¿Con tu serie Gorda, qué te gustaría legar como aprendizaje para su audiencia?
Me gustaría ayudar a naturalizar la diversidad corporal, como ya lo vienen haciendo los grupos de activistas gordes desde hace tiempo, los colectivos trans, etc. El patriarcado y el machismo nos impusieron cómo tiene que ser nuestro cuerpo. Gorda es parte de un proceso en el que se está empezando a visibilizar la violencia sobre los cuerpos no hegemónicos. Lo ideal sería que veamos todo tipo de cuerpos en los medios, como en la vida real. Y no solo se trata de debatir acerca de los estándares de belleza, también están las intervenciones sobre la ley de talles, las campañas de visibilización de personas gordas en marcas de moda, los reclamos al sistema que ha transformado al cuerpo en objeto, etc., y que cada uno tenga la libertad de hacer con su cuerpo lo que se le antoje.

Y más allá de eso, espero que la gente pueda deconstruirse, con el vacío que al principio eso implica, y pueda hacer y sentir las cosas de otra manera, sin depender de nada ni nadie. Tengo mucha esperanza en el cambio en las mujeres, en el feminismo de las chicas de 15, que ya están viendo todo de otra forma, y creo que dentro de unos años van a poder dar vuelta todo.

Créditos


Fotografía Florencia Petra
Estilismo Jimo Soriano
Maquillaje y Peinado Fernando Castillos

Asistente de foto Alan Roskyn
Asistente de Maquillaje y Peinado Juana Irribarren

Retoque Ale Jiménez

Tagged:
Fotografia
Cartier
Florencia Petra
Yan Vitorgan
Bárbara Cerro