Fotografía Alvin Kean Wong

conoce a los 'rockabillies' japoneses que mantienen vivas las fantasías del pasado

El fotógrafo Alvin Kean Wong captura el espíritu de la subcultura que mejor encarna el rock and roll.

por Mariana Fernandez
|
28 Marzo 2019, 6:47pm

Fotografía Alvin Kean Wong

Daigo "Johnny" Yamashita recuerda su primer encuentro con el rock and roll cuando tenía 16 años gracias a "Johnny B. Goode", el éxito de Chuck Berry de 1958.

Sin amigos con los que compartir su obsesión por la moda 'rockabilly', Yamashita comenzó a adoptar el tupé estilo 'greaser' y los looks repletos de cuero que veía en revistas y películas antiguas. Sus mayores inspiraciones eran Tomayasu Hotei —el guitarrista japonés conocido por su interpretación del tema de Kill Bill—, la banda japonesa Carol y el ensoñador Johnny Depp en Cry-Baby. A los 18 años, un amigo le enseñó a bailar el twist.

1553696123098-_Rockabily-11

Mezclando rock and roll y música country, la cultura 'rockabilly' se popularizó por primera vez en Japón en 1955, cuando una versión de "Rock Around the Clock" de Bill Haley and His Comets interpretada por el cantante japonés Chiemi Eri encabezó las listas de éxitos del país. El kaminari zoku —una pandilla urbana de moteros prominente en la década de los 50 formada por el proletariado de Japón— se podría atribuir quizás a la incorporación de las primeras encarnaciones del estilo kitsch 'greaser', que es lo que ahora caracteriza a esta subcultura en el país.

El género se extinguió rápidamente en la década de 1960, cuando las crisis políticas de la posguerra provocaron nuevos temores sobre la influencia estadounidense en el país, pero, al igual que en los Estados Unidos, Japón experimentó un gran resurgimiento de los 'oldies' en los años 70 y 80. Bandas como Carol y The Cools trajeron el cuero, el pelo para atrás y las motos a la lengua vernácula japonesa. En la década de 1980, The Black Cats introdujeron el peinado "cola de pato" de espalda lisa (el mismo que Yamashita aprendería a imitar décadas más tarde) en el país.

Con la nueva vida del 'rockabilly' llegó la reinvención extrema de la moda, la mayoría de las cuales, hasta hace unos años, se encontraban con mayor frecuencia en los entusiastas del 'rockabilly' que bailaban cerca de la entrada del Parque Yoyogi en Shibuya, Tokio. El fotógrafo Alvin Kean Wong se vio invadido por la cultura 'rockabilly' cuando viajó por primera vez a Japón desde Singapur cuando era adolescente. "Los 'rockabillies' del Parque Yoyogi representaban una rebelión contra lo conservador, algo que me atrajo mucho teniendo en cuenta que soy un asiático con unos orígenes de tipo conservador", dijo Wong.

1553696148355-_Rockabily-19

A finales de 2017, cuando Wong comenzó formalmente a investigar sobre la cultura 'rockabilly' en Tokio, sus amigos japoneses le advirtieron que era una subcultura que estaba muriendo. "Comencé a buscar en Internet cualquier cosa relacionada con la cultura 'rockabilly' en Japón", dice Wong. Encontró a Yamashita a través de Instagram y le envió un mensaje directo, "pensando que [que leyese el mensaje] era una posibilidad remota". Cuando Yamashita respondió una semana después, Wong compró un vuelo a Tokio de inmediato.

A lo largo de los años, Yamashita se ha convertido en un ícono del 'rockabilly' en Japón, reuniendo casi 20.000 seguidores y una colección de 15 chaquetas de cuero. Le apodaron Johnny —"el nombre 'rockabilly' más famoso" según cuenta él— cuando trabajaba en un bar de estilo años 50 llamado Johnny Angel hace muchos años, y utiliza ese nombre desde entonces. Él y su banda, Johnny and The Pandora, actúan todos los fines de semana en el Parque Yamashita en Yokohama, una ciudad al sur de Tokio, y han tocado en festivales de Canadá, Francia, Taiwán, Malasia y Singapur.

1553696170515-_Rockabily-38

Cuando le pregunté a Yamashita cómo denominaría su forma de ganarse la vida, dijo: "soy músico, pero también soy actor, bailarín y modelo. Así que diría que mi trabajo es simplemente 'rock 'n' roller'".

La pandilla se reúne y se presenta en Yokohama, no en el parque de Yoyogi, donde, según me dice Yamashita, la cultura 'rockabilly' sigue siendo "un símbolo del pasado de 'chico malo' en Japón", rechazada por las generaciones anteriores debido a la asociación del género con la apertura sexual y las drogas típicas de la cultura de los kaminari zoku. "Creo que podemos cambiar esa concepto", dice Yamashita.

1553696205654-_Rockabily-36

Yamashita está comprometido, sobre todo, a cambiar la idea de que el 'rockabilly' es otra subcultura al estilo Harajuku, consciente del peligro de convertirse en una subcultura musical más conocida por su visión de la moda que por su música.

Wong conoció a los 'rock and rollers' mientras bailaban al son de Elvis, Carl Perkins y Chuck Berry en el Parque Yamashita, lo que demuestra que el sueño americano de mediados del siglo XX sigue vivo en Japón. "Espero que mis fotografías reflejen la libertad y la alegría que encarnan", comenta Wong. "Los 'rockabillies' asiáticos siempre han sido héroes para mí, con los que podría sentirme identificado".

1553696267169-_Rockabily-14
1553696718524-_Rockabily-10
1553696701735-_Rockabily-20

Este artículo apareció originalmente en i-D US.