versace cierra su desfile con una supermodelo legendaria de los 90

Shalom Harlow o el 'comeback' de una diosa.

por Steve Salter
|
24 Septiembre 2018, 1:36pm

Tras ver a las supermodelos de ahora –las Hadid, Binx, Adut, Edie, Imaan, Kaia, Kendall y demás– haciendo lo que mejor saben hacer, Shalom Harlow llegó al desfile de estampados, pasión y pura perfección de Versace para deslumbrarnos a todos.

La colección primavera/verano'19 de la firma fue una celebración del tipo de mujer que adora la marca. "Los poderes místicos de la Medusa y su siempre poderosa personalidad son evidentes ahora más que nunca", leíamos en las notas del desfile. Esto se puede aplicar tanto a la divertida y enérgica firma de lujo de Milán como a la mismísima Shalom. Con la cabeza bien alta, la supermodelo de los 90 se deslizó por la localización escogida por Versace con un vestido con estampado de microflores y una falda de encaje negro. Momentazo.

En las últimas temporadas, los desfiles de Versace han acaparado cada vez más titulares y han puesto a volar nuestra imaginación. Desde el homenaje a Gianni reuniendo a tus supermodelos favoritas de los 90 hasta la masterclass en la que nos enseñaba a pronunciar Versace (es Ver-sa-che), Donatella ha demostrado que sabe cómo montar una buena fiesta. La sociedad y la industria siguen fascinadas por la nostalgia noventera, pero también quieren vivir un presente feroz. Pues bueno, Shalom nos dio una buena dosis de ambas cosas. Feroz ayer, ahora y por siempre.

Fue copresentadora de House of Style en MTV, protagonizó seis portadas de la edición estadounidense de Vogue y fue el afortunado maniquí humano al que pintaron con espray esos dos robots industriales en el emblemático desfile de primavera/verano '99 de Alexander McQueen: los 90 y los primeros años del nuevo milenio le pertenecen a esta supermodelo originaria de Ontario.

Shalom no pisaba una pasarela desde la temporada otoño/invierno '12 de la mano de Alexander McQueen, pero como la edad no es más que un número, volvió a hacerlo con Versace como si nunca lo hubiese dejado. "Siempre reconocible, siempre colorida, es reconocible al instante", explican las notas más detalladamente. "Ella es ESA mujer. La que nunca tiene miedo".

"Ella es ecléctica y refinada al mismo tiempo: su impecabilidad cautivada sin esfuerzo", continúan las notas. Y es cierto; la mujer "Versace" tiene muchas opciones. Ella cambia de forma y une a las multigeneracionales Kaia Gerber, Freja Beha Eriksen y Liya Kebede. La mujer de Versace es tan diversa como las prendas que lleva. Las siluetas son ajustadas, esbeltas, ceñidas a la piel y sexy, pero como los vestidos de tul impresos con transparencias se superponen sobre formas conservadoras, se puede mostrar tan segura o tan vulnerable como ella desee. La colocación de las capas y el drapeado son esenciales, a menudo entrelazados para empoderar al que las lleva. Los colores, los 'prints' y las texturas se superponen en lugar de chocar. A continuación, te presentamos un breve resumen del caleidoscopio de Donatella.

Créditos


Fotografía Mitchell Sams

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.