Publicidad

adiós 'normcore': la nueva tendencia se llama 'chaos magic'

Tras dos años donde la 'normalidad' ha reinado en el mundo de la moda, comienza una nueva era llena de magia y de referencias a los sueños.

por Carmen López
|
28 Octubre 2015, 8:40am

Campaña Valentino pre-fall 2015. Fotografía​ Michal Pudelka

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

A finales de 2013, todos aquellos que formaban parte del mundo de la moda empezaron a escribir "Jerry Seinfeld" en sus ordenadores en busca de inspiración para sus looks de calle.

Era el momento en el que la etiqueta 'normcore' empezaba a filtrarse en los cerebros de los seguidores de las tendencias y que les guiaba hacia la normalidad más absoluta. Durante un tiempo, tanto las personas interesadas en los vaivenes de la moda como las que no vistieron igual.

Imagen vía @binxwalton

De hecho, un adolescente de 17 años podía ir uniformado igual que su padre: pantalones vaqueros sin forma, jerséis monocolor y zapatillas deportivas muy cómodas (que meses antes a todos les habrían parecido horribles). El equipo de Fruit Of The Loom estaba entusiasmado ante las perspectivas de ventas, las tiendas de segunda mano vieron como volaban los Levi's 501 de sus estanterías y, durante unos cuantos meses, las trendsetters se bajaron de los tacones para ponerse unas Stan Smith.

Sin embargo, esa fantasía de normalidad ha llegado a su fin (si no, no sería una moda) y menos mal que esos pantalones vaqueros amorfos han vuelto al fondo de los armarios, porque no le quedaban bien a (casi) nadie.

Aquellos que inventaron la etiqueta han sido los responsables de su muerte al anunciar una nueva tendencia: el 'Chaos Magic' [algo así como 'La magia del caos', aunque no son los primeros en utilizar ese término]. Ahora ya no se trata de dejar de lado la excentricidad, sino de fluir y de que cada persona se encuentre a sí misma a través de la libertad de elección y el pensamiento positivo.

Imagen vía @sitabellan

Aunque parezca mentira, no han sido ni Paulo Coelho ni Alejandro Jodorowsky los que le han puesto nombre, sino K-Hole, un colectivo de previsión de tendencias localizado en Nueva York e integrado por cinco personas de edades cercanas a los 30 años. Su último informe presenta a la sociedad este nuevo concepto y empieza con una explicación de sus autores: "Después del éxito obtenido etiquetando el normcore, de pronto la euforia se había desvanecido".

No tenían nuevas ideas, estaban deprimidos, rechazaron trabajos y "cuando Emily pensó en el significado de todo esto, la única cosa que se le vino a la mente fue Disneylandia". La conclusión que encontraron para salir de este estancamiento fue que "necesitaban magia".

Imagen vía @gucci

Y por lo visto, los consumidores también: "Chaos Magic crea realidades temporales y subjetivas. No es una herramienta para cambiar a los demás, sino que es una herramienta para cambiarte a ti mismo. Tienes que optar por un sistema de creencias que te ayude a alcanzar tus objetivos: no importa si tu hada madrina está en Wall Street o en la Iglesia del Ágape.

Chaos Magic no es no es sólo creer en El Secreto; es la decisión de empezar a creer en El secreto. Puede sonar un poco banal, pero afortunadamente van más allá en su concepto.

En K-Hole no son ajenos al espíritu de los millenials, los principales consumidores de tendencias en este momento. Los rasgos que definen a esta generación son, entre otros, la falta de creencias religiosas, el impacto de la crisis en sus carreras profesionales y la tecnología como una parte esencial de su día a día

Al contrario que sus predecesores de la Generación X, no se hunden en el sofá a quejarse, sino que se movilizan para cambiar las cosas tanto a nivel social como personal. Ahí está el gancho del concepto de 'la magia del caos': puedes lograr lo que te propongas mientras mantengas un pensamiento positivo y tengas libertad de elección. 

Imagen vía @hautegirlglam

La religión está desapareciendo en las vidas de los más jóvenes, pero la necesidad de creer en algo no, así que el "pensamiento mágico" (ya sea en forma de horóscopo, supersticiones, rituales o espiritismo) están presentes en el día a día; la libertad de cada persona radica entonces en escoger la creencia que mejor le parezca.

¿Y qué pinta la moda en todo esto? Todo, como casi siempre. La explicación que Mary Katrantzou le dio  a propósito de su colección primavera/verano 2016 -que un periódico definió como "una explosión de un cinturón de asteroides"- lo explica bastante bien: "La ropa puede tener un gran efecto en nuestra confianza y nos puede ayudar a llegar a dónde queremos ir. Si llevas algo con lo que te sientes increíble, tu perspectiva tiende a ser más positiva y, en resumen, te hace estar en contacto con lo mejor de ti mismo".

Imagen vía @marykatrantzou

La ropa es como una varita mágica de un hada que concede deseos. Para Katrantzou, la magia mira hacia el hippismo con toques cósmicos y con abigarrados estampados florales combinados con geometrías creadas a partir de cuentas brillantes y telas ligeras que dan libertad a los movimientos.

En la edición americana de Vogue ven dicho concepto en el debut de Alessandro Michele en Gucci: en cada asiento del desfile había una nota en la que mencionaba la importancia de las historias y recuerdos personales. Nicolas Ghesquière también se sumó a esta tendencia en la carta que escribió sobre su primera colección para Louis Vuitton.

Imagen vía @louisvuitton

La escritora Steff Yotka también lo vio reflejado en el último desfile de Givenchy: "La presentación de la colaboración entre Riccardo Tisci y Marina Abramovic al atardecer en una calle de Nueva York, para mí, fue algo mágico".

El informe también ha pasado por las manos de los diseñadores de las firmas de gran distribución, que ya han llenado sus perchas de prendas que apelan a esa fluidez de espíritu (al menos en las colecciones femeninas). Teniendo en cuenta que cada persona debe apelar a su propio secreto, no será difícil encontrar el concepto materializado en un vestido o en una sudadera. Este es el momento de creer.

Si quieres saber más, puedes descargarte el informe aquí.

Imagen vía @365.moda

Recomendados


Texto Carmen López
Campaña Valentino pre-fall 2015. Fotografía Michal Pudelka