Iris Apfel, la 'estrella geriátrica' de la moda

Con 93 años, este icono de estilo es la protagonista del documental que Albert Maysles estrenó en el Festival de Cine de Nueva York.

|
12 Marzo 2015, 2:10pm

Iris Apfel. Photo By Bruce Glikas/FilmMagic/Getty

"No eres guapa, nunca serás guapa. Pero no importa, tienes algo más poderoso. Tienes estilo". Esa es una frase que siempre recuerda Iris Apfel, y que de una forma u otra ha marcado su vida. Y es que la decoradora y diseñadora neoyorquina encarna a la perfección la máxima de que la actitud es lo que cuenta cuando se trata de estilo. Sus grandes gafas redondas, su pelo blanco y la infinidad de accesorios que siempre lleva encima son las principales características de una mujer que se convirtió en icono pasados los 80 años, cuando el MoMA de Nueva York realizó una restrospectiva sobre ella. Algo que le sorprende pues afirma que "todo por lo que ahora me alaban es algo que llevo haciendo toda la vida".

El director Albert Maysles ha seguido a esta estrella geriátrica -como ella misma se denomina- durante cuatro años, de su armario hasta las pasarelas. El resultado: Iris una pieza con mucho glamour, honesta y de lo más divertida, que tuvo mayor éxito comercial del que se esperaba. Un recorrido por las vivencias de alguien que nunca se consideró decoradora pero sí una buena estilista, méritos que le llevaron a decorar la mismísima Casa Blanca para varios de los presidentes que la habitaron.

Parece extraño que hoy en día el protagonismo gire en torno a una persona tan mayor, pero esto es la muestra de que el estilo no entiende de edades y de que la experiencia vale mucho más que una cara sin arrugas. Iris Apfel despierta gran curiosidad por sus ideas fijas sobre la moda y la sociedad. Cree que en la industria de hoy en día hay demasiado caos y confusión y piensa que algunos de los jóvenes diseñadores sólo pretenden convertirse en fenómenos mediáticos, algo que va en contra de la creatividad.

Es además, una mujer con una gran personalidad, que huye de lo convencional. "Compro lo que compro porque me gusta, no para impresionar. Prefiero Harlem para comprar y para inspirarme. Tienen mucho más estilo que en Manhattan, donde se creen que el estilo es ir de negro", confiesa. No podemos esperar a ver de una mujer para la que "la inspiración está en la vida misma".

No te pierdas:

* Viejas y bellas* 'Ageism', la fobia social por hacerse mayor

Recomendados


Texto Raquel Zas