Nobuyoshi Araki, de la serie Kekkai, 2014.

una entrevista con nobuyoshi araki

Abraham Cruzvillegas y Bree Zucker se encontraron en el Bar Rouge de Tokio con uno de los fotógrafos más importantes de nuestra época, Nobuyoshi Araki. Con motivo de su participación en Sonora128 y la Cantina Ardalio, hablaron con él sobre su estilo...

por i-D Team
|
15 Noviembre 2016, 12:35am

Nobuyoshi Araki, de la serie Kekkai, 2014.

Nobuyoshi Araki: No sabía que esto era una entrevista. ¿En serio tienen algo que preguntar?
Bree Zucker: Claro que tenemos preguntas.
NA: Siempre me preguntan lo mismo y poco a poco me voy poniendo de mal humor ¡hasta me da dolor de muelas! Vienen como si nunca hubiera dado una entrevista, las preguntas son las mismas. Para que sepan, miento mucho por esa razón.
BZ: Hoy prometo que trataremos de no aburrirte.
NA: No, siempre es lo mismo.
BZ: Pero no has expuesto en México antes, ¿verdad?
NA: "Puro Japón" para mí, ¡soy un nacionalista! Construiré un muro y no dejaré pasar a nadie.
BZ: Siempre he pensado que la fotografía es como el baile.
NA: También está ese elemento.
BZ: Es bueno saber que bailas.
Intérprete: Dijo que va a construir muros. [NT: juego de palabras involuntario por la similaridad de sonido entre wall=muro y waltz= vals, bailar]
BZ: Ah, va a construir muros, no a bailar. Bueno, en México estamos haciendo lo mismo.
NA: Sí, ese tipo, el que quiere hacer un muro y no dejar a los migrantes pasar, ¿cómo se llama? De él hablo.
BZ: ¿Trump?
NA: Sí, estaba hablando de Trump, son un poco lentos si no lo captaron. ¡Soy el Trump japonés! Es pura guasa. El Guasón tiene dolor de muelas hoy…
BZ: Pues esta galería, Sonora 128, es un muro en el cielo. Elisa Uematsu [de Taka Ishii, la galería de Araki en Tokio]: Es un espectacular publicitario, y ahí vas a exhibir PARADISE.
NA: Es sólo un espectacular, ¿verdad? Pero nadie me dijo que ahí estaría PARADISE. Ya tengo planes para exhibir PARADISE en Europa. EU: Pero tomaste PARADISE después del desastre y…
NA: Sí, ¡y ahora es el paraíso!
EU: Dijiste que lo querías para ese espectacular publicitario.
NA: No quiero hacer eso. Quiero ver el lugar y después pensar qué iría bien ahí y tomar una fotografía. Si no, no lo hago. ¡Ni si quiera iría! Mostrar una fotografía que ya existe por ahí, es algo que ya hice en algún lugar en el campo. ¿Fue en Shikoku? Sobre trenes y cosas así. De cualquier manera es algo que ya se hizo. Hacer algo parecido, para mí sería usar algo del pasado. No está bien. Quiero que sea una obra nueva.
BZ: Nosotros también.
NA: ¿Verdad? No quiero usar obra pasada sólo porque quedaría bien. Tiene que ser obra nueva.
BZ: Eso sería lindo. Estaríamos muy emocionados por algo nuevo. Excitados. 

Paradise de Nobuyoshi Araki en Sonora128.

Abraham Cruzvillegas: Hace poco justamente estaba platicando con Bree sobre este hermoso libro que hiciste donde cancelaste las imágenes con un marcador permanente y luego las ampliaste. La mitad es negro. Me encanta la forma en que sigues experimentando y haces cosas nuevas todo el tiempo. Ese es el espíritu tuyo que respeto.
NA: Sí, es la forma de seguir. Si te gustan las cosas experimentales te enseño ésta, se llama Kekkai, es acerca de la frontera entre la vida y la muerte.
BZ: Como eros y thanatos.
NA: Supongo.
AC: Es más eros que thanatos.
NA: ¡Soy un foto-mago!
AC: Eso es muy sexy.
NA: Te gusta, ¿verdad?
AC: Hermoso. Podría jugar esto con mis hijos.
NA: No, no puedes, son Arakiri.
AC: No puedo esperar a que crezcan un poquito.
NA: Mmmm… no estoy tan seguro.
AC: Les gustaría. Es como un juego de cartas.
NA: Justo pensé que se podrían poner en la barra de un bar. Los clientes podrían verlas y hasta robarlas. Quiero mostrarlas así.
AC: Claro, podemos hacer eso. Este es el libro con tus imágenes canceladas, y aquí unas imágenes de mi hija que tomaste la última vez que estuvimos en Tokio. Me siento un poco más viejo que en esta foto que me tomaste. Y hay otra de mi hija con una sudadera. Estuvo increíble, precioso. Bueno, te traje este librito, junto con otros regalos. Tal vez la conozcas [señala al libro]. Es una fotógrafa mexicana muy importante, se llama Graciela Iturbide. NA: Sí, vi esto hace poco.
AC: Y tiene unas imágenes de mujeres con iguanas.
NA: Es muy clásica en su acercamiento.
AC: Lleva un muy buen rato trabajando, fue asistente de Manuel Álvarez Bravo, pero eso fue hace mucho. Sigue siendo buena… Es la mamá de unos amigos míos, así que la conozco desde hace como treinta años.
NA: Sí, ustedes siguen teniendo estos fotógrafos clásicos.
AC: Tengo muchas cosas para ti, así que tómate tu tiempo. Elisa me dijo que te gusta Frida Kahlo. Este libro tiene puras imágenes de ella, un montón de retratos de Frida Kahlo de diferentes fotógrafos. Es de una exposición que organizó un amigo mío con todos los retratos hechos a Frida Kahlo. NA: Me gusta el monocromo, pero yo hubiera preferido tomarlas a color.
AC: Creo que también hay algunas fotos a color. Pero, bueno, éste es otro fotógrafo, Armando Salas Portugal. No lo conoce mucha gente. Es más un fotógrafo de paisajes. Tomó muchas imágenes del paisaje cerca del lugar en el que nací en México. Es un área de piedra volcánica. Es un libro sobre el volcán.
NA: Voy al dentista después de esto, así que les echaré un vistazo ahí.
AC: Puedo acompañarte. Podemos ir juntos. Tengo un problema con una muela también. Me puedes llevar. 

NA: No sé mucho sobre México, pero tengo la impresión de que hay muchas historias, muchas capas en esta tierra. Lo que se podría llamar Historia. Eso también se puede aplicar a los volcanes.
AC: También me parece sexy de muchas formas.
NA: No es sólo "naturaleza" en el sentido de plantas y árboles, sino que tiene una historia, y muchas capas en términos de lo no humano. Por eso cuando los artistas tratan de ir hacia adelante, no pueden. El entorno es tan bueno e impresionante. Dios ya reside en la naturaleza, entonces no puedes hacer tonterías nuevas. Eso da como resultado fotografías tan correctas como estas.
AC: Aunque también tenemos cosas terribles en México. El paisaje y la naturaleza son bellísimos, pero nuestra sociedad está un poco podrida. Sobretodo por la corrupción, la pobreza y una distribución desigual de la riqueza. Eso también transforma al paisaje.
NA: Sí, el ambiente es denso.
AC: Es la naturaleza del humano, y del humano con la naturaleza. A veces tenemos las dos vías.
NA: Puede ser la gente, el cielo o el mar; más allá del tema, el estilo sucede cuando te arrodillas para tomar fotografías. Por eso tienen este tipo de fotografías clásicas, muy correctas. No se pueden encontrar este tipo de fotos en Tokio.
AC: Esta variedad de imágenes se da por los diferentes climas y especies. México está en el norte del continente y tenemos lugares muy fríos, desiertos y también selvas.
NA: Eso es bueno, podría pasar un lindo verano ahí.
AC: Vamos.
NA: Me refiero a las fotografías. Las fotografías me son más familiares que la naturaleza. La naturaleza no se vuelve real hasta que le tomas fotos. Viajo a través de ellas.
AC: ¡Qué bien!… Tengo una cosa muy tonta para ti. Es un regalo. Es una tontería pero espero que te guste. Es de una compañía que se llama Ay Güey. "Ay güey" es una expresión que usamos en México para decir algo como "Oh my god!" Venden pendejaditas, y ésta es de plata. Es un guerrero jaguar. Espero que te guste. ¿Te queda en el dedo?
NA: Lo usaré cuando tome fotografías. Me estás dando muchísimas cosas.
AC: No sé si te quede, pero… Mira.
NA: ¡Es demasiado!
AC: Esto es algo que uso mucho en México, se llama guayabera. Dicen que se usaban para trepar en los guayabos y recoger las guayabas. Tiene cuatro bolsas para tomar un montón de guayabas y ponerlas ahí. El árbol se llama guayabo, y también se le dice así a la actividad sexual. "Subirse al guayabo" significa coger.
NA: No tengo nada de lujuria estos días.
AC: Ya no te tengo más regalos. Espero que sea suficiente. 

NA: Ah, veo que tienes una bolsa de Kinokuniya [una cadena de supermercados finos]. Estás comiendo bien.
AC: Es uno de mis lugares favoritos del mundo. La última vez compré unas herramientas tradicionales para tallar madera y navajas y cuchillos. Pero también calcomanías para el cuarto de mi hija. Tienen juguetes preciosos. Juguetes tradicionales hechos a mano.
Intérprete: Creo que se refiere a Tokyu Hands.
NA: A todo mundo le gusta Tokyu Hands.
AC: Tienes razón, el lugar se llama Tokyu Hands, no Kinokuniya… Es una chingonería. Puedo pasarme todo el día ahí. Lo único que no tienen es buena comida, por eso paso después a Kinokuniya… Pero, ¿entonces tu diente está mal?
NA: ¿Ves que este lado está un poco hinchado?
AC: Un poco… ¿Te puedo tomar una foto? Para que veas si está hinchado.
NA: Ah, me veo saludable, ¡lleno de energía! Es broma. La vida cotidiana se convierte en una mentira también cuando la vuelves fotografía. En Japón uno empieza a pensar de esta forma estrecha. Pero cuando te enfrentas a lo vasto y desértico, tomas grandes fotografías de paisaje. Es el medio ambiente lo que lo determina. E incluyo a las mujeres en el medio ambiente. El "ambiente" cercano a uno son las mujeres, y el "ambiente" que está muy lejos es el cielo. [Araki abre uno de sus libros y se lo muestra a Abraham]. Este es un balcón. Es muy cerca de donde vivía, en Gotokuji, pero la casa fue derrumbada y me cambié a Umegaoka con mis animales. Era el paraíso. Esta es mi antigua casa. Es la primera casa en la que viví después de casarme. Este es mi viaje de luna de miel. Empieza con una casa vacía, y cuando nos mudamos de ahí… Tomé ésta cuando ella estaba en condiciones muy críticas. Este es el lugar donde pasábamos mucho tiempo. Y éste es Chiro, mi gato. Le tomaba fotografías con Chiro, pero murió. Mi esposa murió y después Chiro también. Ésta es cuando ella murió. Utilicé la misma composición. Estos son trabajos más viejos.
AC: Creo que conozco algunas de éstas.
NA: Si fuera a hacer un espectacular publicitario en México, creo que tomaría una fotografía de un cocodrilo. Se vería como si el cocodrilo flotara en el cielo. Uno tiene que empezar a pensar de acuerdo con el lugar, no puedes empezar con fotos que ya existen.
AC: Una de las cosas en las que he pensado mucho sobre tu trabajo, filosóficamente, tiene que ver con la idea de que una cosa nunca muere. Es decir, experimentamos la muerte pero permanecemos de distintas formas para siempre. No hablo de la reencarnación, sino más bien del animismo. Me gustaría escuchar tus ideas sobre el animismo.
NA: Nunca he pensado sobre ello, y eso es porque yo soy dios. Soy la fotografía. Soy Buda. Soy foto-Buda. Más allá de las bromas, hablando de fotografía, cuando una foto se imprime en papel, el papel puede deteriorarse, pero la fotografía puede vivir más tiempo. Tal vez captan un alma, no lo sé. En mi caso, soy la fotografía y soy foto-Buda, así que la verdad no pienso en ello ni lo estudio. Me acerco a ello presionando el obturador; me acerco al punto definitivo de la verdad, o de las mentiras. No se trata de lo que fotografío. Se trata del día a día. Es sobre presionar el obturador. Lo importante siempre está junto a nosotros. Haberte visto hoy, por ejemplo. No que conocí a Lady Gaga el otro día, es sobre el día de hoy, es acerca de las cosas más cercanas a mí y que puedo tocar. Estos son los "incidentes" reales en la vida de uno. Y las fotografías son sólo el documento de ellas. Por eso sigo tomando fotografías. También ayudan a que me crezca el pelo.
AC: Escuchar esto me lleva a otra pregunta, acerca de quiénes somos y qué sabemos de nosotros mismos. Siempre me lleva a pensar de dónde vengo. Pero no hablo de la historia, sino de mi genealogía. Y significa más que de dónde vengo o de quién vine. Te pregunto eso, ¿dónde o quién o qué es tu genealogía?
NA: ¿De qué hablas? Vine del vientre materno. De en medio de las piernas.
AC: Es algo hermoso porque eso es lo evidente para todos nosotros. Pero estoy hablando más acerca del lenguaje. El lenguaje que hablamos. Tú hablas con el lenguaje de la imagen, y hablas del "ahora" de la imagen que te sobrevive a ti y a mí y a todos nosotros. Eso tiene su propia genealogía y no necesariamente es tu madre.
NA: Quizá, pero no tengo la intención de dejar rastro de haber vivido a través de estos tiempos, ni nada por el estilo. Cuando se acaba, se acaba, incluso cuando eres famoso. El único problema es el dinero.
AC: ¡Qué sincero! Unos dirían cínico, pero yo digo sincero.
NA: Pero, ¡oye! ¡no! No se trata sólo de dinero.
AC: Tampoco para mí. Mencionaste hace rato que para ti tomar una fotografía es aprender. Sigo creyendo que el verdadero trabajo de un artista es aprender. ¿Qué piensas de ese proceso? En vez de enseñar, aprender.
NA: Aprender parece una palabra demasiado grande aunque sí creo que la fotografía me enseña cosas. Hoy me duele la muela así que las fotos saldrán ¡bien borrosas! [Toma una fotografía] No hay problema, ¿verdad? ¿Te puedes mover un poco para este lado? Sí. ¡Bien! Acabo de sentir un temblor. ¡Debe ser el gran temblor del que todo mundo habla! No recuerdo cuándo, pero tú me tomaste una foto, ¿verdad? Mira, está hinchado [Se toca el cachete]. No sé por qué. Fui al dentista ayer. Debo ir a quejarme. Pero eso tal vez empeore las cosas.
AC: ¿Te duele? Lo siento mucho....
NA: Sí, quiero estar aquí un rato más. [Un juego de palabras: la palabra para "duele"=itai suena igual que la palabra para "quiero estar aquí"= itai].
AC: De cierta forma te gusta el dolor.
NA: Me gusta todo.
AC: Órale, eso es bueno. Te preguntaba esto por las imágenes. Hay un dolor ahí, a través de un ojo estético, especial.
NA: Más que dolor, diría que es dolor del corazón. Para usar otro juego de palabras, la fotografía no es acerca de la verdad [shinjitsu, 真実] sino de lo que es apremiante [setsujitsu, 切実]. Está escrito como cortar [切] la verdad [真実].
AC: Pues, no sé, pero cuando pienso en algo doloroso, generalmente es algo de lo que aprendí. No es una experiencia que uno nada más cancela, sino una que enriquece la vida. He tratado de pensar cómo no desdeñar el dolor como parte de la vida, y cómo aceptarlo como parte del placer también, como aprendizaje.
NA: Es la única manera. Cuando todo está dicho y hecho, la vida, mejor dicho, el vivir, es una cosa conmovedora. Por eso el título de mi primer libro es Viaje Sentimental. Incluso mi luna de miel es un viaje sentimental. 

AC: Creo que es algo que me gusta de tu trabajo y respeto muchísimo. Muchos artistas hablan de ideas y conceptos, e historia y trascendencia, y tú hablas de emoción y eso es algo que me encanta.
NA: Todo mundo habla de cosas artistoides, y eso es un error. Uno tiene que ser un poco más malicioso en la vida y cometer errores; uno no sería capaz de captarla bien de otra forma. De eso se trata. En el arte, la gente tiende a poner la importancia en hacer algo ligeramente diferente para expresarse. ¡Mi cocodrilo volará en el cielo! Un cocodrilo en un espectacular. Tengo que hacer algo porque si no, me frustro. Tengo mucho talento, así que debo usarlo. Lo que me preocupa es si podré usar todos mis talentos antes de morir. Dios me dio demasiados talentos. El tiempo pasa. Las piernas comienzan a fallarme. Tal vez deba montar en un burro o algo así. ¿Conoces al escritor Komimasa Tanaka? Una vez me dijo que México me vendría bien, en particular si voy a una sierra en una mula. No a caballo, ¡en mula!
AC: Sí, deberías de hacerlo. Y Por favor, no te detengas, usa todos tus talentos, ¡monta en burro!... Sabes que este proyecto que queremos hacer en la Ciudad de México con algunas de tus imágenes es en mi bar favorito de la ciudad. Está en mi barrio. Una muestra de tus imágenes. Es un lugar barato para la clase trabajadora. Un poco sucio, no tan fresa como éste en el que estamos ahora. Lo frecuentan veladores, albañiles, burócratas. Lo que te quería decir es que hay unos músicos que tocan todos los días. Tocan y cantan bastante mal, y sólo cantan sobre la tristeza. Sobre amor y abandono. Me encanta este grupo y su nombre, Los Insoportables. Cantan canciones tradicionales mexicanas, corridos, boleros, trova yucateca o son huasteco. Todos ritmos tradicionales, sobre el amor, la muerte y demás. Pero lo que más me gusta es ese nombre de Los Insoportables. Estaba pensando en que te gustarían, y me gustaría preguntarte qué tipo de música escuchas.
NA: Si hay una mujer hermosa a mi lado, no me importa qué tipo de música sea…
BZ: Sólo el sonido de su voz, ¿verdad?
NA: Sí, sentiría el sonido de su cuerpo. El sonido es mejor ahí abajo que en la parte superior del cuerpo.
BZ: Entonces tenemos que llenar el cuarto de mujeres. NA: ¡Tienen que ser mujeres que me gusten! ¿Entenderían mi obra? Fotografío la tristeza de las mujeres. Los hombres no la entienden.
AC: Es muy difícil de entender. Y hablando de no entender, puedo preguntarte, ¿qué estás leyendo estos días? ¿En qué tipo de libros estás interesado? NA: Ah, libros. No leo libros. O no muchos. Déjame ver, leo revistas en la cama porque me ayudan a dormir.
AC: Ah, pues sí. Yo sufro mucho con la dormida. No puedo dormir fácilmente.
NA: Yo tampoco. Me despierto cada hora.
AC: Yo también, más o menos. Y luego ya no me puedo dormir. Y entonces pienso mucho. Resulta peor.
BZ: Es cierto. Cuando estás despierto empiezas a pensar. Yo tomo pastillas para dormir, aunque no en dosis altas.
AC: Tal vez tenga que hacer eso. Mi problema es que me gusta leer. Si no puedo dormir, leo. Muchas veces, como tengo algunos libros japoneses en casa, siento que puedo leer en japonés. Pero los leo y no entiendo nada. Mis favoritos son los shunga.
NA: Son los mejores.
AC: Esa es mi siguiente pregunta. Te quería preguntar dónde piensas que es el mejor lugar para encontrar shunga en Tokio.
NA: No se venden abiertamente; todavía se consideran como algo reservado. Tenemos que hacer un trato secreto. Te aviso después. 
AC: Porque quiero llevarme algunos a México para mi falta de sueño.
NA: ¡Podrías empezar a hacer algo más si ves shunga cuando no puedes dormir!
AC: Trataré. Sin molestar a nadie.
BZ: Siempre he querido saber sobre las fotografías secretas que ocultas y guardas sólo para ti.
NA: No tengo ninguna. Las fotografías son para mostrarlas. Tengo este instinto, un impulso inconsciente de enseñárselas a la gente.
AC: También me gusta cuando sigues experimentando como lo haces. ¿Cuál es la cosa más experimental que has hecho en la vida?
NA: Hoy, cuando miro por el visor, veo el paraíso [yuen, 遊園]. Ése es el estado al que he llegado. Podría tomar cualquier cosa y convertirla en una fotografía maravillosa. Todo es maravilloso para mí. Es difícil de explicar. Puedo fotografiarlo todo. Se dicen cosas como "el momento decisivo", pero para mí todo momento es el indicado. Sin embargo, al seguir fotografiando, llega un momento en que se vuelve demasiado, así que a veces me pongo a vagar por alguna callecita. La forma en que me desvío a un callejón me enseña la forma en la que estoy hecho. Por ejemplo, hace rato hablabas de las fotografías que son mitad negras en Love on the left eye (Amor en el ojo izquierdo). La razón por la que puse un lado negro es porque perdí la visión en un ojo. No es la forma en la que veo al mundo, pero quise mostrarlo así. De origen soy un hombre literario. Hay también un libro de [Ed Van der] Elsken llamado Love on the Left Bank (Amor en la orilla izquierda), él es mi amigo y me agrada, por lo que quise dedicarle el libro. Así que está lleno de jueguitos personales. Es difícil. El libro de Elsken es acerca de la orilla izquierda [sagan, 左岸] ¿verdad? El mío es sobre el ojo izquierdo [sagan, 左眼]. 

Portada de Araki para i-D.

BZ: ¿Qué fotografías mucho ahora? 
NA: Me aseguro de fotografiar lo que pasa a diario. Puede ser comida o cualquier otra cosa. No estoy muy bien físicamente, así que por lo general me quedo en casa y tomo fotos de mi cuarto. Juego, básicamente. Éste es el periódico que me dio Robert Frank y el cielo. Tomo este tipo de fotos ahora, estoy de juguetón. Hubo además un gran temblor el 11 de marzo [de 2011, el más grande terremoto en el este de Japón], por lo que estoy tratando de experimentar ese sentimiento de las cosas desmoronándose. Traté de romper una lente y luego tomar fotos con la cámara usando la lente rota. Pero hay diferentes formas de experimentar. Me gustaba tomar fotos muy correctas de gente en el metro. ¿Quién era ese tipo famoso que tomaba fotografías en el metro? Walker Evans. ¡Me copió diez años antes de que yo lo hiciera! En esas escenas de lo cotidiano, en esas cosas tan cercanas a uno, encuentras casi todo acerca de la vida. Esas fotografías del metro son retratos de sus vidas. Sigo pensando que este tipo de fotografías son buenas. Soy de la vieja escuela. Por eso pienso que la fotografía mexicana es sensacional. 
BZ: ¿Cómo reacciona la gente cuando tomas estas fotografías? 
NA: ¡Me querían matar! Por eso se publica hasta ahora, décadas después de que tomé las fotos. 
AC: Entonces éstas son viejas. 
NA: Las tomé caminando por Ginza Dori. Ahora estoy trabajando en una serie de retratos. Una serie de retratos de hombres y la idea es platicar con ellos e incluir el resultado de los diálogos en las fotografías. Es completamente diferente de tomar fotos sin que la persona se dé cuenta. Sigo sin decidir cuál es el [verdadero] retrato fotográfico. Y encima de todo, ahora tomo a hombres. 
BZ: Es interesante. ¿Has sentido alguna vez que para tomar una buena fotografía a veces es necesario no ver por la cámara? 
NA: La verdad, no, pero es interesante. Es el inconsciente del no-visor [un neologismo japonés que hace referencia al método de tomar fotografías sin mirar por el visor]. En ese caso, el dios de la fotografía la toma por ti. Esta de aquí está fechada el día en que la bomba atómica fue lanzada sobre Hiroshima [señala una imagen]. Lo haré de nuevo este año. Es el día en que Hiroshima se convirtió en esto. Las fotografías son más rápidas que la realidad para traicionarte. Esta es una serie en la que estoy trabajando ahora. Platico con la persona a la que fotografío, preparo el ambiente y hago el retrato. Es diferente a cuando tomaba las fotos en el metro sin su conocimiento, inconscientemente. Cuando enfrento a una persona, a un hombre, todo se muestra en su cara. El fondo no debe tener nada. Si tomas una foto en un lugar como éste, eso crea una historia; afecta a la fotografía. Cuando el fondo es llano, el pasado, el presente y el futuro del hombre se sienten dependiendo de la persona que mira. Todavía no puedo decir cuál método captura lo que es verdadero en los seres humanos. Pero cuando tomo fotos así, nuestros tiempos personales fluyen y se mezclan y eso se siente bien. Aunque todos ellos tienden a morir jóvenes. Son hombres, por lo que trato de capturarlos galantes. Hoy, con mujeres también, tomo fotografías de caras que quieren que otros vean. No tomo fotografías que a la otra persona no le gustan. 
AC: ¿Qué me dices de estas imágenes? 
NA: Este es mi nuevo techo. Los caminos son caminos de vida, en ellos están todos los ires y venires de la vida. No sería bueno alcanzar la iluminación; quiero seguir siendo un neófito. Pero pensé en tomar una fotografía en el camino donde pasaba un mikoshi [un santuario portátil]. Es una buena fotografía. AC: Esta disciplina de trabajo y el poner un ojo en todo tal vez sea también una disciplina espiritual, aunque no la llamaría religiosa. ¿Qué piensas de la religión? 
NA: No pienso en la religión. Aunque me han dicho que soy budista. 
BZ: ¿Qué quiere decir tu nombre y sus caracteres budistas? 
NA: Voy a abordar esa cuestión en un proyecto próximo. Puedes ligar mi nombre al Sutra del Corazón [El Sutra del Corazón se conoce como hannya shingyo (般若心経) en japonés, y su último carácter es el mismo que el nobu del nombre de Araki, Nobuyoshi (経惟)]. Pero puedes preguntar a Jakucho Setouchi [una monja budista famosa] acerca del significado de los caracteres. De cualquier forma, la idea de que se puede ir a la Tierra Pura solo con cantar algo no tiene mucho sentido. Es una mentira. Por eso hacen algo como el Jodo-shu [una rama del budismo]; no podían soportar el no poder tocar a una mujer. [Araki lo llama Jodo-shu, pero probablemente se refiera al Jodo Shinshu, otra escuela del budismo de la Tierra Pura, fundada por Shinran. Shinran fue el primer monje que oficialmente se casó y tuvo hijos] Supongo que a la gente le gusta porque sienten que entienden algo. Es sólo una sensación. Las palabras tienen un efecto como el de la marihuana. Es extraño, pero cuando tengo una caries, generalmente mejora si me dan un beso. 
AC: El año pasado me rompí el pómulo porque me caí de una escalera. La escalera me besó aquí y rompió un hueso. Tengo que tener cuidado. Sigo tomando cerveza, pero soy más y más cuidadoso. ¿Cuándo dejaste de tomar? 
NA: Hace bastante tiempo. Ya son siglos. Pero está bien porque siempre estoy borracho. Este es un mojito pero no tiene alcohol. No tiene ron. Le puse amor en vez [otro juego de palabras: ron= (ラム) y amor (ラブ) suenan parecido en japonés]. Es como un jugo. Un mojito sin ron. 
AC: ¿Alguna vez fuiste a Cuba? 
NA: Quiero ir a muchos lugares, no sólo a Cuba. Pero me duelen las piernas, es muy molesto. Soy desafortunado. 
AC: Ahora es un momento interesante para ir a Cuba. No me atraen tanto los mojitos sino la percepción de los cubanos sobre su propio cambio. ¿Qué pasará? ¿Qué está pasando con la política y la economía? ¿Qué piensas que está cambiando en Japón ahora? 
NA: No lo sé. No creo que haya forma de que Japón cambie. Los tiempos son difíciles, hoy. ¿Sabes de la mujer que se convirtió en gobernadora de Tokio? Me fotografié con ella alguna vez. En la foto estoy fumando un puro, porque solíamos encontrarnos en reuniones de fumadores de puros. Fue en la época en que ella estaba estudiando en Cairo o algo así. 
AC: Pues, son buenas noticias, ¿no?, tener una mujer como jefa. 
NA: Desde ya todas las personas en puestos de poder deben ser mujeres. 
BZ: El futuro es mujer. 
AC: Totalmente, siempre ha sido, creo. También amo a las mujeres. Son lo mejor que pasa en el mundo. Muchísimas gracias. Me da gusto volver a verte. Me encantaría verte en México. Te puedes quedar en mi casa. 
NA: Creo que paso. No sé qué me vayas a hacer en la noche.

Abraham Cruzvillegas con Nobuyoshi Araki. Fotografía Bree Zucker, 2016.
Más de i-D:

De sensuales bodegones a íntimos desnudos: ve el mundo a través de los ojos de Nobuyoshi Araki
Supreme colabora con el ícono fotógrafico Nobuyoshi Araki

En la Ciudad de México todo está muy Caro

Credits


Entrevista Abraham Cruzvillegas y Bree Zucker.
Imágenes © Nobuyoshi Araki / Cortesía de kurimanzutto, Ciudad de México y Taka Ishii Gallery, Tokyo.

Tagged:
mexico
Fotografia
Nobuyoshi Araki
Bree Zucker
fotografía erótica
Kurimanzutto
Abraham Cruzvillegas
entrevistas de arte