Fotografía Olga de la Iglesia

Benia Nsi: "Hemos tenido que pedir que se le dé importancia a nuestras vidas"

Hablamos con esta emprendedora y miembro de EFAE, que ha decidido usar las herramientas de las que dispone para visibilizar el racismo enraizado que sufren las personas racializadas.

por Raquel Zas
|
15 Junio 2020, 11:52am

Fotografía Olga de la Iglesia

La muerte de George Floyd ha revolucionado el mundo. Es triste pensar que un policía haya tenido que asfixiar con su rodilla durante nueve minutos a un hombre negro para que los blancos levantásemos la cabeza. Es más triste aún que muchas otras personas hayan sido asesinadas de manera injusta y no haya pasado absolutamente nada. Sea como fuere, el tema del racismo institucional está en el foco del debate social, al menos por ahora. Cuando este tema desaparezca de la agenda de los medios, probablemente dejemos de hablar tanto de ello. Pero es nuestro trabajo, el de todos, hacer que esto sea algo más que una tendencia. Más que un absurdo cuadrado negro en nuestro feed. Tenemos que concienciarnos, educarnos e investigar por nuestra cuenta, más allá de las palabras y los repost en las stories de Instagram. Tenemos que logra un cambio real. Para ello, muchos de nosotros estamos tratando de educarnos a través de libros, películas, documentales, activistas y personas a las que deberíamos escuchar para educarnos. Una de esas voces es Benia Nsi, emprendedora y miembro de EFAE, que ha decidido usar las herramientas de las que dispone para visibilizar el racismo enraizado que sufren las personas racializadas. Hablamos con ella para conocer su opinión acerca de todo lo que está pasando. Porque nuestro silencio también es violencia, y mirar para otro lado ya no es una opción.

¿Por qué crees que en nuestro país, y en Europa en general, despierta más conciencias y provoca más movimientos el asesinato de un ciudadano negro en Estados Unidos que todas las situaciones racistas que pasan aquí cada día (que son muchas)?
Por la misma razón por la que los medios, detrás de los que están personas que deciden qué es importante y que no, no cubrieron el asesinato de Mame Mbaye y ahora cubren los titulares del asesinato de George Floyd. Eligen tener una importancia selectiva en la que se mueve de acuerdo a la presión que genera ignorar la situación de cara al público mientras normalizan la violencia de políticas y medidas de instituciones europeas y españolas que violentan cada día la existencia de las personas negras y racializadas, invisivilizando lo que pasa a la vuelta de la esquina.

¿Qué formas de racismo cotidiano persiste hoy en España y que pasa desapercibido para la sociedad?
La sociedad española gira la cabeza y mira hacia otro lado al ver agresiones físicas y/o verbales en el metro, en las calles, colegios e instituciones burocráticas. No pasan desapercibidas, son vistas e ignoradas, o son vistas, grabadas, colgadas en redes y acompañadas de cero reacciones, solo miradas. Son testigos y su inacción también los convierte en cómplices. Estamos rodeades de políticas racistas, tradiciones racistas con black face en costumbres, programas, lenguaje racista y peyorativo con respecto a las comunidades racializadas y la sociedad sigue sin mencionarlo porque no les incomoda lo suficiente como para creer que la integridad de las comunidades racializadas está por encima de cualquier historia que se construya sobre la violencia y el trauma a los que se les ha expuesto. Y todo eso está legitimado.

Creo que en nuestros país, y también en nuestra generación, hay mucho antirracismo moral, pero no real, ¿por qué crees que todavía hay tanta hipocresía?
Para muches es bastante cómodo vivir en una burbuja individual en la que te conformas con cumplir más bien de cara al ojo público y que lo demás se sobreentienda, a mucha gente no le interesa revisar su conducta porque eso implica hacer un esfuerzo que ven ajeno y verse a sí mismes en posiciones en las que no tienen por qué tener razón y eso les lleva a reconocer toda la opresión que han aprendido y reproducido a lo largo de sus vidas. Se romantiza la estética de la movilización en redes sin ningún tipo de acción real que pueda generar un cambio y a la hora de la verdad basta con la medallita de compartir un post en solidaridad mientras una vez más, cuando la tendencia y la visibilidad de actos racistas no es tan mediática y se va hacia otro lado, siguen llevando a cabo prácticas racistas sin que una cámara lo grabe.

A través de las redes sociales, se difunden muchas imágenes y vídeos con contenido sensible y violento, ¿crees que es contraproducente e irrespetuoso o necesario para que la gente vea el horror que está sucediendo?
Las imágenes violentas que se viralizan se comparten con demasiada facilidad y muy poco cuidado por la integridad de la víctima y la salud mental de esta y todas las personas que se topan con esas imágenes sin ningún tipo de aviso. No necesitamos ver una y otra vez estas imágenes para sensibilizarnos o juzgar una situación que refleja una opresión sistémica sobre cuerpos negros. Al final se perpetua ese imaginario de muerte y violencia que se usaba para aterrorizar a las personas racializadas y nos hace depender de ver este tipo de atrocidades para validar lo que pasa o simplemente para hacer algo al respecto.

Me da la sensación de que muchos blancos queremos colaborar pero parece que no sepamos cómo, y es cierto que poner un hashtag o un cuadro negro es poco útil para la causa. ¿Qué pueden hacer los blancos para convertirse en aliados pero mantenerse en un segundo plano?
Los blancos no tienen que esperar a que se les diga qué tienen que hacer para ser aliados; una persona racializada no tiene el deber moral ni vital ni de ningún tipo de enseñar a un blanco cómo no se oprime o cuales son todas las maneras de apoyar en la lucha antirracista. Es una responsabilidad que se tiene que plantear y cuestionar desde dentro y en el día a día desde cada contexto, cuestionarse el abuso de poder y de privilegio, la posición de centro que los blancos quieren ocupar en una lucha anti supremacía blanca, sin preguntar o simplemente sin ubicarse, la visibilidad y el espacio que le están dando a las voces negras y racializadas ahora y desde siempre. Tienen que interesarse por cómo pueden redistribuir y compartir, sin tener que colgarlo a las redes para que se les aplauda por hacer lo que se supone que tienen que hacer. Esta es una pregunta que se tiene que hacer entre blanques, no hacia negres.

El racismo es transversal, pero sí es verdad que afecta de muchas otras formas a las mujeres y a la comunidad LGBTQ negra, ¿qué trabajo lleváis a cabo en EFAE con respecto a esto?
Nos seguimos movilizando masivamente únicamente por personas negras cis documentadas, debemos movilizarnos por todas las vidas negras, no podemos invisibilizar la muerte de negres trans, no binaries, irregularizadas por la violencia de leyes que se niegan a darles voz y a reconocer su identidad, se les trata solo como a cifras, cuestionan su existencia como si tuvieran que pedir permiso. No tenemos que entender o validar estas identidades, las tenemos que respetar y abrazar y demostrar dentro y fuera de la comunidad negra que podemos revisarnos esa homofobia, transfobia, capacitismo, individualismo, elitismo, todas estas cosas no nos pertenecen, son coloniales.

La moda siempre ha sido una industria en el punto de mira en cuanto a racismo se refiere, ¿crees que está cambiando para mejor o todavía hay demasiadas firmas que cuentan con personas racializadas solo para cumplir con la cuota de diversidad?
En la industria de la moda muchas firmas se benefician de lo que representan las personas negras según la tendencia y las instrumentaliza para crear una imagen inclusiva que les haga creer que es suficiente con que aspiren a disponer del trabajo de uno o dos modelos negros. ¿Cuántas personas negras hay contratadas en la industria de la moda en cada una de esas firmas y empresas que de repente quieren ayudarnos? Creo que el posicionarse bajo la presión social en momentos como este y anteriores a este en muchos casos solo hace que las marcas se esfuercen en proyectar lo que mejor les venga. El cambio no es solo en la fachada porque es lo que más se percibe por norma global, sino en el interior de sus principios y prácticas relacionadas con ellos.

¿A qué activistas o personajes relevantes debemos seguir para educarnos contra el racismo?
Sigan y escuchen a sus amigos, familiares, conocidos, cuando hablan de racismo y de sus experiencias, no tienen por qué salir en la tele o tener miles de seguidores, busquen e investiguen hasta que les resuene y les incomode, hay muchos personajes y colectivos que llevan tiempo trabajando y no son difíciles de encontrar.

¿Hay algún libro o artista que te haya marcado especialmente?
Todo se desmorona de Chinua Achebe, Salvation, Black People And Love de Bell Hooks y todo el trabajo de Audre Lorde, Lauryn Hill, Fela kuti y muches más.

El papel de los medios de comunicación es esencial en torno al tema del racismo, ¿qué pueden para convertirse en verdaderos aliados?
La forma en que los medios tratan muchas de las situaciones de violencia racista cotidiana como ‘’presuntas’’ o ‘’supuestas’’ quitándole siempre importancia y credibilidad a los hechos que sufren víctimas racializadas es totalmente su responsabilidad. Elegís el lenguaje y como queréis contar las historias, qué historias cubrís y cuáles no. El hecho de que os mováis con la tendencia y convirtáis en tendencia de forma tan banal lo que está ocurriendo con la lucha antirracista tiene que haceros repensar de qué manera enfocáis la difusión de información que hacéis. Así que en vuestras manos queda hablar entre vosotres desde dentro y decidir cómo podéis contribuir y que tenga significado.

Como muy bien dice Louis Yupanki en esta entrevista, “el activismo no nace del amor”, ¿qué te hizo a ti convertirte en activista?
Soy Benia Nsi, negra, queer, cantante, estilista, peluquera, emprendedora, y continuo hablando y visibilizando lo que les sucede a las comunidades a las que oprime este sistema supremacista blanco porque vivimos y no es gracias a él. Yo no me convertí en activista, callé hasta que no pude callar más.

¿Quieres lanzar un último mensaje?
Al final de estas semanas nos daremos cuenta de que hemos tenido que pedir por que se le dé importancia a nuestras vidas, a nuestros amigos, familiares, gente que nos rodea, gente del mundo. Pregúntense por qué no ha salido de vosotres y hagan algo al respecto sin que se les tenga que decir el qué. Inviertan tiempo. Reparen. Hermanes no se olviden de descansar, no tienen por qué estar todo el rato viendo tanta violencia, contestando a tantas preguntas… Cuídense mucho.

Tagged:
Cultură
antirracismo
EFAE
benia nsi