Hamish lleva chaqueta sin marca de Quality Sportswear

cómo el fútbol se ha convertido en el deporte de culto de la moda

PorNacho Guillénfotografías deSanti de Hita

Reflexionamos acerca de la democratización de la cultura 'casual' y presentamos 'Love Will Terrace Apart', un editorial fotografiado por Santi de Hita.

Hamish lleva chaqueta sin marca de Quality Sportswear

Pocos podrían haber imaginado allá por los años 80 que una cultura tan temida y repudiada como la de los casuals y las football firms británicas acabaría por convertirse en la referencia de gran parte de la industria de la moda en todo el mundo. Entonces, los hooligans copaban las portadas de los noticiarios británicos por sus violentas y visibles reyertas en las que las pintas y los puñetazos entre hinchas eran pasatiempo nacional.

Grupos como los Inter City Firms —seguidores del West Ham— o los F-Troop, del Millwall, establecieron las bases del hooliganismo y de la rivalidad extrema entre hinchadas, con episodios violentos que se remontan a más de 100 años atrás y siendo especialmente evidentes a partir de los años 60 y 70.

Fue a finales de los años 70 cuando los violentos del fútbol inglés empezaron a modificar su armario, dejando atrás estéticas como la mod o la skinhead. Los hinchas, a través de sus viajes por Europa para arropar a sus equipos en las competiciones internacionales, se dejaron encantar por la estética y el diseño italiano. Influenciados, entre otros, por los entonces populares Paninaro milaneses, los hooligans británicos hicieron suyas marcas como Stone Island, Sergio Tacchini, Fila o CP Company, las cuales mezclaban con referentes británicos como Burberry’s, Aquascutum o Fred Perry.

Hamish lleva jersey Polo Ralph Lauren de Quality Sportswear. Camiseta (interior) y colgante del modelo

El antiguo y rudimentario hooligan de los años 60 y 70 queda atrás y los nuevos violentos se convierten en estetas que aprecian tanto una buena pelea como una buena parka italiana.

Es así como nacen los casual, llamados así por, aparentemente, no vestirse como hinchas de fútbol: un código estético que inicialmente solo era reconocido y diferenciado por los propios integrantes de la misma. A día de hoy, esta estética ha salido más allá de pubs y estadios de fútbol para convertirse en una de las referencias clave de la moda y del 'streetwear' actual.

Este renovado interés por este tipo de armario podría entenderse como un coletazo del reciente resurgir del 'streetwear' europeo, un fenómeno que, sumado al actual auge de la moda nostálgica, no hace sino acrecentar el valor de las tendencias de los 80 y 90.

Firmas tan apreciadas por los hooligans ingleses como Burberry o Stone Island vuelven a estar en boga y son más deseadas que nunca, mientras que marcas como Fila —cuyo logo acabamos de ver reinterpretado en la colección otoño/invierno'18 de Fendi— o Sergio Tacchini, tiran de archivo y proponen reediciones de sus piezas más emblemáticas para sus últimas colecciones, piezas en su día popularizadas por los integrantes de las football firms inglesas.

Hamish lleva jersey Polo Ralph Lauren de Quality Sportswear. Camiseta (interior), pantalón, medias, botas y colgante del modelo

Palace Skateboards es una de las marcas que desde el inicio ha apostado por la herencia casual inglesa, y que desde luego ha decantado la balanza a favor de esta tendencia. Con su colaboración con Umbro en 2012, Palace daba un golpe en la mesa reivindicando el valor estético del fútbol inglés de los 90. El deporte rey comenzaba así a permear en el 'streetwear' global.

De forma más purista y menos referencial, adidas lanzaba en 2014 su línea Spezial, una colección que repasa el archivo de la marca alemana, y que guarda una estrecha relación con el movimiento casual contemporáneo al mismo tiempo que rinde homenaje a la cultura underground británica de los 80 y 90. La americana Supreme también se ha hecho eco de esto, y así lo ha dejado ver con colecciones como la presentada junto a Stone Island en 2014, o de forma aún más evidente con la colección cápsula realizada junto a Aquascutum de 2016.

Las referencias casual no se quedan tan solo ahí, sino que han llegado a las pasarelas de la mano de diseñadores como Gosha Rubchinskiy, quien en sus últimas colecciones ha hecho del fútbol su referente estrella. Sus colaboraciones con adidas o Sergio Tacchini, así como su última colección cápsula para Burberry, apelan a todo ese imaginario hooligan de los años 80 y 90, acercándolo a una nueva audiencia con una distinta percepción del lujo.

Hamish lleva chaqueta Paul & Shark de Quality Sportswear. Vaqueros del modelo

A nivel nacional, y pese a ser país de fútbol, la cultura casual no ha tenido tanta influencia como en Reino Unido, Francia o Estados Unidos, siendo una estética nicho que es seguida por pocos puristas.

La relación entre el fútbol y la moda en España dista de la que se ha mantenido en Inglaterra con una separación histórica clara entre ambos. Las incursiones del deporte rey en la moda nacional vienen en forma de referencias directas y más evidentes, a través de camisetas y bufandas, como las presentadas por Dellafuente en colaboración con Nike y Latigo o la colección o/i'16 de Davidelfin, que presentaba una reinterpretación sartorial de la equipación de fútbol.

Si bien es cierto que ciertos elementos, marcas y prendas propias de la cultura casual están ganando en popularidad entre la gente más joven, no lo hacen por su herencia cultural, sino que vienen filtradas a través de tendencias paralelas. Con un Mundial a la vuelta de la esquina y una progresión al alza, podríamos decir que todavía nos queda mucho fútbol por ver.

Hamish lleva sudadera Umbro de Quality Sportswear. Polo Lacoste
Hamish lleva jersey Polo Ralph Lauren de Quality Sportswear. Pantalón Champion. Camiseta (interior) y colgante del modelo

Créditos


Texto Nacho Guillén
Fotografía Santi de Hita
Estilismo Mercedes de Uña
Grooming Cecilie Hildebrandt
Modelo Hamish Frew de SUPA Model Management

Agradecimientos Quality Sportswear