las subculturas del cine español

La generación Z ha acabado definitivamente con las etiquetas y las tribus urbanas están perdiendo su identidad, pero ¿cómo eran los jóvenes antes de la era post-Internet? En i-D hemos averiguado cómo nos ve la sociedad a través del séptimo arte.

por Álvaro Piñero
|
07 Mayo 2015, 10:15am

fotograma de 'krámpack'

Internet ha puesto fin al concepto de subcultura tal y como lo conocíamos. Las nuevas generaciones entienden la moda, la música y la cultura urbana en general como algo orgánico. Ya no tiene sentido catalogarlo todo y no tenemos por qué vestir y comportarnos como punks, raperos, pijos o skaters. Ahora los jóvenes son el resultado de una mezcla de todo aquello que les inspira (como si fuesen cuentas de Tumblr andantes), pero no siempre fue así y en i-D hemos analizado cómo nos retrata nuestro cine.

La España quinqui
Antes de que Larry Clark nos mostrara los excesos de la juventud neoyorquina en Kids, directores como Eloy de la Iglesia y Jose Antonio de la Loma ya habían explorado los sectores más marginales de la España de la transición. La delincuencia, el sida y una fuerte adicción a las drogas son solo algunos de los problemas con los que los tenían que lidiar estos jóvenes de origen humilde y, gracias al auge del cine de temática quinqui (El pico, Colegas, Navajeros...), se convirtieron en verdaderos iconos eróticos de la época. Si J.W.Anderson hubiese conocido a chicos como 'El Jaro', no habría dudado en ponerlos delante del objetivo de Jamie Hawkesworth.

De Madrid al cielo
Un "encantador" Juan Diego Botto interpreta a Carlos, un estudiante de 21 años al que solo le preocupa beber, ligar y tomar drogas. Historias del Kronen fue todo un fenómeno de masas en los 90 y sigue siendo un icono representativo de la generación X. Grandes dosis de rebeldía gratuita, experiencias llevadas al límite y jóvenes conformistas en una película en la que Montxo Armendáriz se centra en la vida en los bares de Madrid: el verdadero hogar de aquellos que no necesitan wifi a todas horas para relacionarse con los demás.

Pasión por el gore
La forma en la que la violencia audiovisual afecta al comportamiento de los jóvenes siempre ha sido motivo de debate y en su primer largometraje, Alejandro Amenábar nos invitó a reflexionar sobre el tema. En Tesis, una estudiante de imagen descubre una snuff movie (que son supuestas grabaciones donde aparecen asesinatos, violaciones y torturas reales) mientras lleva a cabo su proyecto de final de carrera. La ganadora de 7 Goyas es la prueba de que el sadismo y la pornografía no tienen límites y que no es solo cosa de "gente darks". La sangre fascina tanto al friki de Fele Martínez como a Ángela y a un perturbado -pero atractivo- Eduardo Noriega: una pareja a la que podríamos considerar la versión patria de Winona Ryder y Christian Slater en Heathers.

Krámpack
"¿Nos hacemos un krámpack?". Así es como Nico y Dani se refieren a la masturbación mutua cada vez que necesitan el contacto de otra persona. Estos dos adolescentes de Barcelona se van a pasar el verano a la costa con un único y claro objetivo: perder la virginidad. Aunque la historia pueda parecer algo simple, las vivencias de estos jóvenes entrañables cautivaron a la crítica del Festival de Cannes en el año 2000. Una historia sobre la amistad adolescente y la exploración sexual: real, honesta y sin titubeos.

Riot Grrrls
Por último, volvemos a los primeros años de la 'movida' con Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón. En esta comedia surrealista, Almodóvar nos presentó -hace más de 30 años- a una jovencísima Alaska en forma de cantante punk lesbiana que convierte en su esclava a la mujer de un policía. Mientras tanto, Carmen Maura se dedicaba a pasar el rato cultivando marihuana y preservando su virginidad para ganar dinero. La noche madrileña es el paradigma de lo extremo y prueba de ello son los groupies extasiados al ritmo de Murciana Marrana, los jóvenes participantes de las "Erecciones Generales" y un Fabio McNamara que podría protagonizar el próximo Model Mother Tongue.

No te pierdas:
*Los jóvenes de Madrid ponen fin a las etiquetas
*El nuevo documental sobre pandilleros homosexuales
*Las subculturas están perdiendo su identidad

Recomendados


Texto Álvaro Piñero
Fotograma de Krámpack

Tagged:
Pedro Almodóvar
ESPAÑA
tesis
El pico
Alejandro Amenábar
alvaro pinero
eloy de la iglesia
historias del kronen
krampack
montxo armendariz
pepi luci bom y otras chicas del monton